Asfixiar a la pareja: práctica sexual mortal - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Asfixiar a la pareja: práctica sexual mortal

Jueves 20 de abril del 2017, 10:42 am, última actualización.

La estrangulación erótica puede brindar mayor satisfacción sexual, pero también poner la vida en peligro si no sabes cuándo detenerla. Antes de practicarla, conoce sus técnicas y riesgos, ¡infórmate!

Asfixia erótica, Asfixiar a la pareja
Asfixiar a la pareja: práctica sexual mortal

Disminución de la respiración durante el sexo

Los seres humanos podemos excitarnos por cosas que oímos, vemos, olemos, saboreamos o tocamos, ya sea en el mundo real, mediante la imaginación o dentro de nuestros sueños.

Desde luego, las preferencias individuales son infinitamente diferentes, por lo que no extraña que para algunas personas el placer en la intimidad inicie con un romántico beso o una sesión de caricias, mientras otras lo obtienen únicamente cuando protagonizan prácticas sexuales peligrosas, es decir, aquellas en las que su vida (o la de su pareja) pende de un hilo.

La asfixia erótica es ejemplo de actividad sexual extrema. Consiste en cortar la respiración del otro o la propia durante el acto sexual mediante la obstrucción de las vías respiratorias (nariz y boca), lo cual puede lograrse cubriendo la cabeza con objetos de plástico o látex, o bien, apretando el cuello con la manos o algún objeto (soga, cinturón o cordón, por ejemplo) alrededor de la garganta.

Quienes la llevan a cabo aseguran que la también llamada asfixiofilia es muy efectiva, pues la disminución del riego sanguíneo al cerebro multiplica la satisfacción sexual que tanto ansían y los conduce a niveles de éxtasis inimaginables.

No obstante, expertos advierten un elevado riesgo de morir asfixiado mediante esta práctica, lo que además la convierte en una parafilia, es decir, en una actividad donde el placer (orgasmo) sólo se alcanza mediante conductas que pueden resultar potencialmente dañinas para cualquiera que la realice.

Asfixiar a la pareja y masoquismo

El dolor es sensación que la mayoría intentamos evitar, sin embargo, en ocasiones genera placer y, por tanto, se convierte en algo que la persona persigue por decisión propia.

En el ámbito sexual, este comportamiento suele definirse como masoquismo, refiriendo así una conducta en la que la excitación y satisfacción se obtiene a través del propio dolor físico o psíquico, o bien, de la humillación, dominación o sometimiento.

La hipoxifilia (amor a la falta de oxígeno) es considerada una práctica masoquista; por lo general, quienes la llevan a cabo (ya sea en soledad o con pareja) muestran un umbral de dolor más elevado, esto significa que la privación de oxígeno durante el sexo les resulta agradablemente excitante, a diferencia de otras personas que definitivamente la rechazan.

Precisamente, protagonizar una sesión de este tipo sin saber en qué consiste o sólo "por curiosidad" o "por satisfacer a la pareja" convierte a la también llamada hipofixiofilia en potencial práctica sexual mortal, pues la persona no sabe a qué se enfrenta ni cómo detenerla si compromete su vida.

Práctica sexual mortal e individual

La privación de oxígeno durante el sexo es peligrosa porque el cuerpo se queda sin el elemento vital para cumplir con sus funciones; al ser indispensable para la respiración celular, la tolerancia sin aire es mínima.

Así, el tejido que menos tolera la falta de oxigenación es del cerebro; de hecho, si en 4 minutos no recibe oxígeno, se generan daños irreversibles de más de 50% en el tejido cerebral. Por su parte, el corazón y pulmones sólo pueden soportar entre 5 y 6 minutos sin recibir este preciado gas.

Estos datos explican el letal peligro que enfrentan quienes recurren a la asfixia erótica para lograr la satisfacción sexual, lo que, según expertos, se realiza con más frecuencia de forma individual que en pareja.

Cabe señalar que esta conducta acompaña con frecuencia a la masturbación (se define como masturbación asfixiofílica) porque de esta forma no existe presión o influencia de la pareja. Además, la asfixia autoerótica parece ser más común en hombres y formar parte de varias actividades fetichistas, esto es, de aquellas en las que el orgasmo se consigue exclusivamente a través de un objeto fetiche, como una prenda de vestir, un cinturón o alguna parte del cuerpo.

Actividad sexual extrema, Privación del oxígeno durante el sexo

Juegos sexuales peligrosos

Llevar a cabo técnicas de asfixia erótica sin el conocimiento necesario es el escenario perfecto para que los riesgos de la asfixia erótica se multipliquen. Por ello, los expertos recomiendan ciertos puntos para evitar situaciones peligrosas:

  • Acuerdo previo. Antes de lanzarte a la búsqueda de orgasmo y estrangulamiento simultáneo, habla con tu pareja de manera sincera y abierta sobre los riesgos que conlleva esta práctica y definan las señales que indicarán el momento de detener la privación de oxígeno. La decisión de vivir este (y cualquier otro juego sexual) debe ser siempre libre, informada e individual.
  • Objetos permitidos. Es importante utilizar sólo objetos que cualquier miembro de la pareja sepa manipular, de manera que puedan ser desatados o cortados sin problema para que nadie salga lastimado. De ser posible, practiquen con anticipación las formas de atar y desatar estos objetos.
  • Preparación mental. A pesar de lo divertido o excitante que parezca, la estrangulación erótica puede salirse de control y dejar huella psicológica en los participantes, es decir, generarles un shock traumático a tal grado que podrían enfrentar terror a tener relaciones sexuales en el futuro o sentirse incómodos con todo lo que tenga que ver con sexo. Si no tienes la seguridad emocional para enfrentar un escenario así, mejor busca otras alternativas para explorar tu sexualidad.
  • Diversión, ante todo. Cuando la asfixia erótica deja de ser un juego divertido y se convierte en una práctica imprescindible para alcanzar el orgasmo, probablemente es porque el comportamiento ha caído en el área de las parafilias. En este caso, conviene buscar la ayuda de un especialista y descubrir qué hay detrás del deseo persistente de asfixiar a la pareja.
  • Protección. Una práctica sexual debe ser divertida y consensuada, pero sobre todo, protegida, lo que significa utilizar preservativos (evitan infecciones de transmisión sexual) y métodos para prevenir un embarazo no deseado.

El hecho de que muchos jóvenes "presuman" haber vivido prácticas sexuales de riesgo en las redes sociales no significa que las hayan protagonizado de verdad; por el contrario, puede ser solamente una engañosa forma de presionar a otras personas a llevar a cabo sesiones de asfixia erótica que pongan su salud en peligro.

SyM - Andrea de María

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore