Trastorno histriónico o histeria: cuando falta amor - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Histeria: cuando falta amor

Viernes 07 de abril del 2017, 09:12 am, última actualización.

Suele pensarse que la histeria es un trastorno exclusivo de la mujer y que sus manifestaciones se limitan a un ataque de nervios, llanto, gritos repentinos o ademanes exagerados, pero hay mucho más detrás de este padecimiento que aún se presta a discriminación.

Histeria, Trastorno histriónico
Histeria: cuando falta amor

Historia de la histeria

El trastorno histriónico o histeria se consideró durante siglos una enfermedad eminentemente femenina, ya que sus manifestaciones se atribuían a alguna alteración en el útero o matriz. De hecho, su nombre proviene de la palabra griega "hyster", que designa al órgano del aparato reproductor femenino en que tiene lugar la gestación.

Papiros egipcios y escritos del padre de la Medicina occidental, Hipócrates (460 a 377 a.C.), describen a este padecimiento como un cuadro que afectaba a las mujeres, haciendo que sufrieran ataques de convulsiones, asfixia, dolores y parálisis (en ese entonces se consideraba que el útero o matriz era un órgano que se movía dentro del cuerpo, y el resultado de dicho desplazamiento era, precisamente, la histeria).

Durante la Edad Media (años 500 a 1500 de nuestra era, aproximadamente), miles de mujeres murieron torturadas o en la hoguera por presentar síntomas de histeria, ya que se decía que eran víctimas de posesión demoniaca o practicantes de brujería.

¡Pero no sólo ella la sufre!

En nuestros días, la histeria es un trastorno perfectamente identificado por los estudiosos de la salud mental, quienes saben que se trata de un comportamiento histriónico (teatral) en donde la personalidad es muy frágil y hay tendencia sumamente marcada a la exageración de algunas dolencias.

"Quienes sufren histeria son personas a las que les faltó afecto durante su infancia y, por ello, inconscientemente buscan ser el centro de atención para sentir que son importantes", señala la psiquiatra María de Lourdes López Ángel.

De acuerdo con los criterios diagnósticos de la Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos (American Psychiatric Association), una persona histérica es aquella que cumple con la mayoría de los siguientes aspectos:

  • Se siente incómoda cuando no es el centro de atención.
  • Su interacción con los demás se caracteriza por un comportamiento sexualmente seductor o provocador.
  • Su expresión emocional es superficial y puede cambiar con rapidez.
  • Utiliza su aspecto físico para llamar la atención.
  • Su forma de hablar es subjetiva y carece de matices. Sus juicios y comentarios son extremistas, de "todo o nada".
  • Sus palabras están llenas de autodramatización, teatralidad y exagerada expresión emocional.
  • Su opinión es fácilmente influenciable por otras personas o por las circunstancias.
  • Piensa que sus relaciones son más cercanas o íntimas de lo que son en realidad.

No confundir histeria con atracción

La gente que se topa con una persona que padece el trastorno histriónico puede sentirse halagado al percibir un coqueteo o episodio de seducción; sin embargo, lo que ocurre es que el enfermo opera un mecanismo psicológico que busca la aceptación sin que necesariamente quiera tener una relación sexual.

Lo típico de esta conducta, en el caso de la mujer, es que se manifieste a través de una forma de vestir provocativa y conducta social que llama la atención. Puede que no se trate de una persona muy hermosa, pero hará todo lo posible para lucir atractiva.

Es por ello que en ocasiones se ataviará con una falda excesivamente corta o blusa translúcida, además de que hablará de manera locuaz y con tono sumamente alto en lugares públicos, a fin de ser el centro de atención. También es probable que logre tener muchas parejas, pero dada su personalidad suele perderlas con la misma facilidad con que las encuentra.

La histeria se manifiesta en forma semejante en el varón. Se trata de hombres que cuidan al máximo su imagen y galanura, pretenden ser el centro de todas las reuniones, nunca se comprometen y son sumamente promiscuos.

El psiquiatra Patricio Vidal ratifica que para una persona histérica es fundamental ser el centro de atención, pero como tiene cierto vacío interior, traduce esto en incapacidad para relacionarse sentimentalmente. Ello representa un obstáculo notable pues, afirma el especialista, "el amor no debe ser objeto de negociación, sino que tiene que ser directo e incondicional".

Las personas histéricas no sólo se visten llamativamente para atraer las miradas, de vez en cuando tratan de aparecer como personas que realizan actos caritativos. Lo particular de esta conducta es que no actúan desde el anonimato, sino que desean tener la mayor divulgación posible.

"Todos necesitamos afecto, pero cuando lo requerimos casi de manera desesperada para vivir es porque existe un gran vacío interior, y en tal caso estaríamos cayendo en un estado histérico. En esencia, estas personas le dan más importancia al ‘parecer’ que al ‘ser’, tanto interiormente como en sus actos. En muchas ocasiones esta conducta se convierte en una caricatura, y es por ello que al acercarnos a estos individuos que atraen la atención se descubre que ‘no hay sustancia’ y que no hay un sentir real", señala.

Por su parte, la Dra. López Ángel explica que es importante estar pendiente de esta situación y ayudar a la persona enferma porque, de lo contrario, puede atentar contra sí misma, es decir, autoagredirse en caso de no obtener la atención de sus familiares y amigos.

Esto ocurre porque hay un cuadro de angustia, ansiedad e impulsividad que, en casos extremos, puede hacer necesaria la hospitalización del enfermo, terapia psiquiátrica y administración de medicamentos.

El psiquiatra entra en acción para ayudar a que el histérico revalore su autoestima y entienda que es un ser valioso para su familia, pareja y sociedad en general. El experto también debe trabajar para que el paciente comprenda que no necesita hacer nada especial para ser aceptado o querido.

Las mujeres son quienes sufren con más frecuencia la histeria, en una relación de 4 a 1 con respecto a los varones. Seguramente por ello se le ha etiquetado como una enfermedad femenina.

No obstante, "se estima que entre 20 y 35% de la población general puede padecer el trastorno histriónico, y que las sociedades más expuestas son aquellas en las que hay muchos factores de estrés o se encuentran en crisis".

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore