¿Por qué el mexicano se considera inferior? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Por qué el mexicano se considera inferior?

Miércoles 21 de junio del 2017, 07:19 pm, última actualización.

Si la población de México es como cualquier ser humano, ¿por qué el mexicano tiene complejo de inferioridad (o así pareciera que nos ven)? El tema es común hasta en el deporte, pero tiene matices y un trasfondo que pocos conocen.

Complejo de inferioridad del mexicano
¿Por qué el mexicano se considera inferior?

Más en número, pero menos en autoestima

Es cierto que los atletas mexicanos (por ejemplo la Selección Mexicana de Futbol) recientemente han sufrido varios reveses justo al encontrarse a un paso de la gloria y que esto ha revivido un tema que forma parte de la discusión cultural de la nación: el complejo de inferioridad del mexicano.

Sin embargo, esta pasión tiene sus riesgos debido a que elimina de tajo al importante contrapeso que podrían representar, los éxitos de atletas mexicanos en otras ramas, como el racquetbol o los deportes paraolímpicos.

El tema no es nuevo, luego de la Revolución Mexicana, artistas, filósofos e intelectuales han discutido sobre la identidad del mexicano, sobresaliendo novelas como las de Carlos Fuentes (El espejo enterrado, La muerte de Artemio Cruz) o ensayos como los de Roger Bartra (La jaula de la melancolía), Octavio Paz (El laberinto de la soledad) y Samuel Ramos (El perfil del hombre y la cultura en México).

Si bien estos dos últimos libros han cuestionado y aclarado aspectos sobre la identidad de nuestro pueblo, también han establecido estereotipos del mexicano fuertemente cimentados. Curiosamente, estos escritos exponen reflexiones individuales sobre "qué es ser mexicano" y no conclusiones obtenidas a través de estudios de opinión a estos. Asimismo, restan importancia a lo individual para dar peso exclusivamente a lo colectivo.

"En realidad no podría decirse que es una de las características del mexicano; complejo de inferioridad hay en Estados Unidos, Perú o Argentina. Debe considerarse que muchas veces las ideas de grandiosidad ocultan exactamente lo contrario: gran desazón y sentirse inferior a otros", comenta el psicoterapeuta Alberto Montoya.

El mexicano y su sociedad

Para comprender esta problemática se deben atender dos niveles: personal y colectivo.

"A nivel individual, puede deberse a patologías narcisistas, se presentan cuando un individuo está empobrecido internamente. Aunque aparentemente sea una persona normal, valorada por los demás, sobresaliente, brillante, adinerada, atractiva o que cuente con muchísimas cualidades, se siente 'poca cosa'. Esto también depende, claro, de la historia de cada sujeto", explica el excatedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Esta situación es tan variable que incluso dentro de una familia existen casos contrastantes, una persona puede ser sobrevalorada y otra devaluada. Asimismo, suele ocurrir que niños consentidos o sobreprotegidos se conviertan en individuos que experimenten carencias e imposibilidad para tolerar frustración y obstáculos. Esto los deprime y, por tanto, pensarán que la vida es muy difícil y no pueden lograr lo que se proponen.

En cuanto a la dimensión colectiva, el experto cree que no todos padecen complejo de inferioridad del mexicano; pero reconoce que hay mayor tendencia a experimentar esta en sectores de bajos recursos, indígenas y grupos marginados. Esto podría deberse a una herencia social que se vincula directamente con la historia nacional.

"Mande usted"

La mentalidad del mexicano se ha reproducido desde la época de la Conquista, cuando los europeos impusieron un sistema de sumisión, aunque a los mismos españoles les asombró, y hasta sedujo, la cultura de los mesoamericanos. "El mestizaje se dio así, a partir de una raza que se creyó superior y otra raza que lució inferior a sus ojos, y que estaba para servirles", acota el psicólogo.

Esta relación de poder entre mexicanos y extranjeros se vive todavía en el México contemporáneo, el experto comenta que, por ejemplo, muchos extranjeros se sorprenden cuando un mexicano responde "mande" cuando alguien le llama por su nombre, lo cual es muestra de servilismo (a la persona se le pide 'mandar', dar una orden que nosotros acatamos).

"Es una pérdida de valores y aceptación del dominio del 'otro', abrirle las puertas. Al hablar de la casa propia, el mexicano dice: 'la casa de usted'; la gente de otros países se desconcierta, lo oye raro aunque sea una cortesía. Esta forma de hablar del mexicano muestra una apertura a lo extranjero, implica una especie de conquista amorosa en que se es seducido por el 'otro', porque adjudica al que llega de fuera algo valioso, que gusta y que en México no se encontrará".

Esta condición de servilismo en México, basada también en que mucha gente deposita sus esperanzas en una mejor existencia después de la muerte, es aprovechada en la explotación de recursos naturales de la nación en beneficio de unos cuantos, durante las campañas políticas o en el aprovechamiento de mano de obra barata: "el mexicano acepta la conquista, y aunque trabaja muchísimo (eso de que el mexicano es flojo es una gran mentira) se conforma con recibir una remuneración baja", considera el psicoterapeuta.

El mexicano en el mundo

No es sólo que los mexicanos se sienten inferiores, sino que también los tratan de esta forma, ya que el sistema global está diseñado para eso, dando oportunidad y poder a un grupo reducido de individuos.

La desigualdad se vuelve palpable en las condiciones laborales. "Si comparamos un salario mínimo en México con el de Francia o Estados Unidos, hay una diferencia 8 a 1. Esto corrobora o confirma el sentimiento de inferioridad del mexicano; es un bombardeo constante de ideas que se combinan con historia familiar y otros problemas sociales", comenta el especialista.

Al aceptar esta ideología mucha gente comienza a creer que las posibilidades de ascenso están limitadas por condiciones económicas. Las formas para mejorar la calidad de vida se vuelven un sueño realizable sólo a través de las telenovelas o ganar la lotería. Se anhela poco y se sabe que aún menos se verá concretado.

Otro problema, a decir de Alberto Montoya, es que "en México somos más folcloristas que nacionalistas; hay un orgullo por la imagen más que un interés por el país. Estamos aparentemente felices con música y bailes; pero es algo artificial porque somos indiferentes a la explotación, a que mueran niños de hambre o los conflictos en estados tan ricos como Oaxaca, Chiapas o Guerrero".

"En el fondo el mexicano no se quiere, se siente humillado y no ha podido reparar eso por él mismo ni por el 'otro', que cuando llega lo aplasta y domina. Sigue sufriendo, tal vez el complejo de inferioridad del mexicano sólo es el efecto de que se le sigue considerando inferior por muchos, por él mismo para empezar".

¿Cómo solucionar el complejo de inferioridad?

A nivel personal, puede enfrentarse a través de psicoterapia para dimensionar los conflictos de acuerdo a la historia de cada individuo y lograr una revaloración específica.

En cuanto al aspecto social, Montoya considera que lo recomendable es educar: que la gente lea, asista a la escuela y se cuestione todo aquello que le rodea. La finalidad es que "se reflexione sobre las barbaries e injusticias de todos los días; en el fondo esa sensación del uso del poder salvaje, de destruir a otros sujetos, tiene que ver también con un estado de inferioridad. En ese sentido, toda nuestra especie es inferior, pues al volverse más poderosa, su creatividad y valores son menores".

La idea del complejo de inferioridad del mexicano parece trascender el debate y encuentra una explicación no sólo a través de la observación histórica, condiciones sociales e interacción con otras naciones, sino en el conocimiento de la condición humana y su naturaleza profunda. Es algo que deja qué pensar, pero sobre lo cual cada quien tiene su propia opinión.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore