Unión libre: derechos y obligaciones ante la pareja - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

14 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Unión libre: no es lo que parece

Martes 11 de abril del 2017, 03:43 pm, última actualización

En las últimas décadas la búsqueda de vínculos "sin ataduras" que se alejan del concepto tradicional de familia ha crecido por múltiples razones, ya sea para probar si la relación funciona, por temor al compromiso o simple gusto. De esta manera se formalizan uniones al margen de exigencias sociales; sin embargo, el establecimiento de este tipo de relaciones no está libre de responsabilidades, ¡conócelas!

Unión libre, Concubinato, obligaciones ante la pareja
Unión libre: no es lo que parece

Concubinato: ¿a qué me obliga?

Despertar todos los días al lado de él o ella, tener proyecto de vida en común y procurar seguridad y estabilidad emocional en relaciones sentimentales menos rígidas y demandantes es lo que desean las parejas en unión libre, quienes sienten atracción por compartir su mundo sin tantas complicaciones.

Si bien la unión libre no está reconocida legalmente, el Código Civil establece que la pareja heterosexual soltera, sin impedimento legal para casarse y que a lo largo de dos años haya cohabitado, adquiere derechos y obligaciones a fin de regular la convivencia. A esta figura legal se le conoce como concubinato.

De acuerdo con la Dra. Rosa María Álvarez González, experta en derecho civil e investigadora titular del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por mucho que los jóvenes decidan vivir en unión libre para "sacudirse" de firmas, convenios o compromisos legales, una vez que lo hacen establecen derechos y obligaciones ante la pareja.

Unión libre, forma de convivencia en auge

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los casos de unión libre comenzaron a multiplicarse a partir de 1960, cuando el número de solteros y divorciados que optaban por esta forma de convivencia alcanzó 8.4% de la población total. Cifras más recientes (Censo de Población y Vivienda 2010) afirman que las parejas que deciden irse "por la libre" constituyen aproximadamente 15% de la población.

Según estudios sociológicos, un factor que predispone hacia el concubinato es la cada vez más frecuente aceptación de relaciones sexuales fuera del matrimonio, así como el uso de métodos anticonceptivos, pues facilitan a las personas mantener vida sexual abierta y segura.

Además, en la actualidad es común darle menos importancia al protocolo (que para muchas parejas implica gastos innecesarios) y al típico "qué dirán"; de hecho, hoy se otorga más peso al proyecto de vida personal y en común, sin importar las críticas.

Vínculo de pareja con largo pasado

Si nos remontamos a épocas antiguas y analizamos la forma en que se establecían las parejas, encontraremos que, en México, la unión libre ha existido siempre, pero con rostro muy peculiar: "robarse a la muchacha", vivir con ella y, si todo funcionaba, se concretaba el matrimonio. De lo contrario, la mujer regresaba a su casa y resultaba común que la tacharan de "indigna", "loca" o "de cascos ligeros".

Si bien tal concepción se ha modificado, todavía existe importante sector de gente tradicionalista y conservadora que no mira con buenos ojos la unión libre. No falta quien lo considere "inseguro", "informal", "poco serio" e "inestable", y destaque que un matrimonio civil seguido de boda religiosa es lo mejor (aunque esto tampoco garantiza que la relación de pareja funcionará).

Cada quien es dueño de su vida y tiene derecho a decidir cómo desea formalizar su relación amorosa; no obstante, lo que pocos toman en cuenta es que existen derechos y obligaciones ante la pareja que se adquieren a través de la unión libre mediante la figura de concubinato, que establece los siguientes requisitos:

  • Ser pareja heterosexual, en donde la mujer se convierte en concubina y el hombre en concubinario.
  • Que la relación dure al menos 2 años o la pareja haya tenido un hij@.
  • Ambos miembros de la pareja deben haber permanecido solteros durante el concubinato.
  • No deben ser menores de edad o con alguna discapacidad.

Concubinato: libres… pero no tanto

Por lo general se piensa que al finalizar la unión libre no hay nada que reclamar y quizá sólo habría que dar las gracias. Lamentablemente esto no funciona así, es decir, si han transcurrido dos años y existen testigos que den fe de ello, cualquiera de los dos puede demandar indemnización por daños y perjuicios.

Además, la ley concede derechos alimentarios (pensión) y sucesorios (herencia) al igual que a un cónyuge en el caso del matrimonio. Pero esto no es todo: si hay hijos nacidos en el concubinato, se les considera legítimos; además, hay derecho a recibir indemnización por muerte de la pareja a causa de accidente laboral y pensión por viudez.

Desde luego, cuando la pareja decide terminar el concubinato no hay impedimento legal para ello, pues en estas uniones no median contratos escritos, sino sólo compromiso emocional y/o verbal.

Pero como hemos visto, al igual que en el matrimonio, tanto él como ella tienen derecho a pensión conforme a los requisitos que señala el Código Civil: "Al cesar la convivencia, la concubina o el concubinario que carezca de ingresos o bienes suficientes para su sostenimiento tiene derecho a pensión alimenticia por tiempo igual al que haya durado el concubinato. No podrá reclamar alimentos quien haya demostrado ingratitud, viva en concubinato o contraiga matrimonio".

"La única diferencia legal es que no hay papel firmado y que los bienes que adquirieron durante su vida en común no podrán reclamarse, sólo si se compraron en copropiedad, por ejemplo, automóviles, terrenos, casa o departamento", aclara la Dra. Rosa María Álvarez.

Asimismo, explica que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal efectuó reformas en materia familiar que incluyen al concubinato en cierto apartado dentro del Código Civil, el cual indica que la concubina y el concubinario tienen derechos y obligaciones recíprocos, siempre que se cumplan los requisitos antes mencionados. Sin embargo, no es necesario el transcurso de dos años cuando, reunidas las demás condiciones, tengan un hijo en común.

Así que si estás pensando dar el siguiente paso en tu relación y establecer vínculo "sin ataduras" recuerda que lo más importante para decidirse por la unión libre es ver con quién te vas a relacionar o estás dispuesto a convivir. Si no estás segur@ de querer asumir un compromiso libre o por contrato matrimonial, es momento de detenerte y analizar qué deseas y qué rumbo debes tomar.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore