Azoospermia, incapacidad para producir espermatozoides - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Azoospermia, incapacidad para producir espermatozoides

Jueves 02 de marzo del 2017, 12:02 pm, última actualización.

Se sabe que entre 70% y 90% de los casos de infertilidad masculina se deben a la incapacidad para producir espermatozoides, problema que recibe el nombre azoospermia y que para algunos pacientes tiene remedio.

Azoospermia
Azoospermia, incapacidad para producir espermatozoides

Algunos estudios recientes acerca de infertilidad masculina señalan como principal causa la baja productividad de espermatozoides. Las investigaciones refieren que en 1940 los hombres eran capaces de generar, en promedio, 113 millones de espermatozoides por ml3, cantidad que en 1990 descendió a casi la mitad (66 millones). Esto se debe, al parecer, a la exposición a mayor número de compuestos químicos, como los contenidos en la contaminación o en fertilizantes agrícolas.

Para entender la razón por la que no hay producción de espermatozoides (afección llamada azoospermia), pensemos en primera instancia que éstos se generan en los testículos a una temperatura inferior a la del resto del cuerpo y son transportados a través de conductos muy delicados (seminales o deferentes) hacia la glándula prostática y de ahí al pene, para que de este órgano lleguen a los genitales femeninos buscando la gestación a través del coito.

Cabe destacar que el líquido que utilizan los espermatozoides como vía de transporte, generado por los conductos deferentes, recibe el nombre semen, y que la glándula prostática (o próstata) es la responsable de proporcionar nutrientes y condiciones de acidez y temperatura para que el trayecto no enfrente problemas. Es así que puede mencionarse que la eyaculación de quien padece azoospermia será líquido seminal sin esperma o espermatozoides.

Dos orígenes, un destino

Las causas de la azoospermia puede ser dos, la primera se denomina azoospermia secretora y se refiere a que los testículos no producen espermatozoides, lo cual puede deberse a su vez a anomalías como las siguientes:

  • Genética. Por lo regular una falla en la estructura cromosómica del varón imposibilita que sus genitales masculinos se desarrollen plenamente.
  • Déficit de hormonas. Principalmente la baja producción de testosterona puede afectar la generación de esperma; el remedio al problema es la administración de hormonas.
  • Radioterapia o quimioterapia.Este tipo de tratamientos se prescriben para quienes padecen cáncer, así sea en el área genital u otra cercana; sin embargo, los tejidos adyacentes pueden verse afectados seriamente y alterar sus funciones, por ejemplo, en la producción de esperma.
  • CriptorquidiaAl llegar a cierta madurez (aproximadamente a los 18 meses de edad) los testículos deben bajar a la bolsa escrotal donde permanecerán el resto de la vida del hombre; cuando esto no se presenta o se retrasa el descenso, la producción de semen se ve mermada. La solución es sencilla intervención quirúrgica que ubicará a los genitales en su lugar.
  • OrquitisSe refiere a la inflamación de los testículos y se desarrolla por ataque de gérmenes, como el virus de la parotiditis (causante de paperas) o la bacteria Chlamydia; el tratamiento requiere invariablemente medicamentos.
  • Epididimitis. Se llama epidídimo a la estructura cilíndrica que circunda la parte posterior de los testículos, recibe a los espermatozoides y los traslada a los conductos deferentes para su posterior expulsión. Cuando este órgano se inflama se produce el problema referido, generalmente por infección en vejiga, próstata o uretra (porción del tracto urinario que transporta orina desde la vejiga y funge como conducto para eyacular el semen), así como por golpes y sobrexcitación sin eyaculación; de no tratarse de manera temprana puede ocasionar infertilidad. La administración de medicamentos generalmente revierte la afección.
  • Hidrocele. Se trata de acumulación de líquido en un solo lado del escroto, es común en los jóvenes y puede ser consecuencia de orquitis o epididimitis, combinación de ambos padecimientos o a causa de golpes. Regularmente el aumento de tamaño del testículo se acompaña de dolor, pudiendo llegar a presionar a tal grado al órgano que afecte la fertilidad y ocasione incomodidad al tener relaciones sexuales; una intervención quirúrgica permitirá extirpar el líquido.
  • Hematocele. Tras recibir golpes muy fuertes puede llegar a acumularse sangre en uno o ambos testículos; hay otras causas menos frecuentes, como seguir tratamiento con medicamentos coagulantes, malformaciones en las venas que circundan la región o complicación de cirugía (vasectomía). Igualmente, cuando la cantidad de líquido es de consideración, es posible que comprima al órgano, lo infecte e induzca a su extirpación; por ello, es conveniente proceder a cirugía en cuanto se diagnostique.
  • Varicocele. Es la primera causa de infertilidad en el hombre. Se caracteriza por várices en el testículo (principalmente en el izquierdo) muy similares a las que aparecen en las piernas, lo que ocasiona que las venas que conforman el cordón espermático se dilaten y bloqueen el drenaje de la sangre hacia los testículos; en consecuencia, genera que el órgano aumente de tamaño y que al tacto sea similar a tocar una bolsa llena de lombrices. Regularmente no produce ningún síntoma, por lo que es difícil que el paciente se percate del padecimiento, pero en ocasiones puede tenerse la sensación de pesadez en los testículos. Se corrige quirúrgicamente y las posibilidades de mejorar la calidad del semen oscilan entre 60 y 70%, y las de lograr la fecundación son de 50%.

Por otra parte, no puede dejar de mencionarse al cáncer de testículo, que generalmente se manifiesta a través de un tumor que origina que el órgano aumente de volumen y peso, siendo de consistencia dura; se hace presente entre los 16 y 40 años de edad y si se detecta a tiempo es altamente curable. En algunos casos se hace necesario extirpar el genital afectado, lo cual no interfiere con la fertilidad, pues uno solo puede cumplir correctamente con las funciones productoras de semen. 

Retomando la incapacidad para producir espermatozoides, el otro origen es la llamada azoospermia obstructiva, la cual se caracteriza por la oclusión (cierre) de los conductos que unen a los testículos con el pene; las causas más frecuentes son:

  • Infecciones en los conductos seminales que producen cicatrices y los obstruyen.
  • Incisión o corte de los conductos deferentes, los que ocurre, por ejemplo, como consecuencia de la vasectomía (cirugía efectuada con ese fin y como medida anticonceptiva) o como complicación quirúrgica de una operación de hernia inguinal (protuberancia dolorosa formada cuando el intestino traspasa la zona ubicada entre el músculo abdominal y la ingle, generalmente por gran esfuerzo); una cirugía puede reparar la condición, pero son pocas las posibilidades de éxito total.

¿Cantidad y calidad?

Por otra parte, la cantidad y calidad de los espermas puede ser también un problema que obstaculice la fertilidad masculina; se puede deber a dos motivos:

  • Astenozoospermia. Disminución de la movilidad de los espermatozoides, de manera que no pueden desplazarse, después del coito, desde la vagina hasta las trompas donde se encuentran con el óvulo. Las causas más frecuentes son: infección en el área genital, varicocele y alteraciones en la estructura de los mismos espermatozoides (generalmente la cola es de menor tamaño al normal); como se vio con anterioridad las soluciones pueden ser medicamentos o cirugía, pero cuando se trata de alteración en los espermatozoides no hay remedio todavía.
  • Oligoastenozoospermia. No sólo la movilidad de los espermatozoides puede ser menor, sino también el número producido. Lo anterior se debe a problemas genéticos, hormonales, infecciosos, obstrucciones parciales de los conductos seminales o los referidos a los testículos párrafos arriba.

Como has podido ver, la fertilidad del hombre se encuentra estrechamente vinculada a la salud de los testículos, por lo que son indispensables revisiones periódicas de los genitales, a fin de detectar de manera oportuna cualquier alteración en su estructura. Son sólo unos cuantos minutos que se dedican, en la intimidad, para evitar problemas posteriores. 

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore