Cuando falta un testículo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

26 Mayo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cuando falta un testículo

Jueves 16 de marzo del 2017, 01:41 pm, última actualización

1 a 3% de niños varones de término (cuando el embarazo llega hasta las 39 ó 40 semanas) y de 15 a 30% de los bebés prematuros no tiene uno o ambos testículos en su lugar al momento de nacer, de acuerdo a información proporcionada en la Guía de Práctica Clínica "Diagnóstico y Tratamiento del Testículo no Descendido" de la Secretaría de Salud, Este problema recibe el nombre criptorquidia y en 70% de los casos se resuelve de manera natural antes de cumplir 18 meses de edad. Pero, de superar esa etapa y no recibir tratamiento oportuno puede llegar a causar esterilidad o cáncer testicular.

Falta de un testículo, Criptorquidia, Anomalías en bolsas escrotales

Testículos no descendidos

Los testículos (también llamados gónadas masculinas) son dos glándulas sexuales que producen y almacenan semen, además de ser la principal fuente de hormonas en el cuerpo, sobre todo las que controlan el desarrollo de los órganos reproductores (testosterona, principalmente) y de las características masculinas.

De manera normal se forman en la zona abdominal del pequeño durante su vida intrauterina, hasta que cerca de los siete meses de gestación se alojan en las llamadas bolsas escrotales. Este descenso puede verse detenido por razones que aún se desconocen, lo que provoca que el bebé nazca con una o las dos bolsas escrotales vacías, lo que sucede en aproximadamente 20% de los hombres.

Es de suma importancia que las glándulas finalicen su recorrido en el escroto, pues al llegar a la edad de producción de espermatozoides éstos encontrarán ahí las condiciones ideales de calor para su supervivencia y utilidad. Es por ello que cuando la temperatura baja, las bolsas escrotales se arrugan buscando que los testículos se acerquen más al cuerpo para obtener calor, y en el caso contrario las bolsas se expanden permitiendo mejor ventilación.

Revisión temprana de las gónadas masculinas

Durante la revisión médica posterior al alumbramiento, el médico se percatará de las condiciones de ambos testículos, y de reconocer la ausencia de uno (unilateral) o ambos (bilateral) deberá dejar pasar entre 12 y 18 meses para volver a hacer una revisión, pues es común (más de 80% de los casos) que en ese lapso las gónadas masculinas desciendan espontáneamente.

No resulta raro que la criptorquidia se confunda con lo que se conoce como "testículo retráctil", donde éste cumplió con un descenso normal hasta el escroto, pero es jalado hacia la ingle por la acción de un músculo, lo que puede confundir al médico y hacer que emita un diagnóstico erróneo. Para evitarlo, el pediatra (especialista en la salud de los niños) deberá apoyarse en la utilización de laparoscopía, es decir, a través de pequeña incisión se introduce microscópica lámpara que permitirá ver la localización y condición del testículo, y de esta manera seleccionar el procedimiento a seguir.

El médico tiene la opción de prescribir medicamentos para motivar el descenso natural de los testículos a partir de los 12 meses de edad, mediante terapia hormonal (particularmente se administra gonadotrofina coriónica).

Si lo anterior no mostrara los resultados esperados, se cuenta con la alternativa de la intervención quirúrgica (orquidopexia), considerada de bajo riesgo y que se recomienda practicar cuando el pequeño tiene entre 3 y 5 años de edad -se realiza bajo anestesia general y requiere mínima hospitalización (menos de 24 horas)-. En casos excepcionales, cuando se requiere que ambos testículos desciendan, deben programarse dos intervenciones, pero es necesario que transcurran al menos seis meses entre una y otra con objeto de permitir el crecimiento de los vasos testiculares que en estos casos son cortos.

¿Vida normal con criptorquidia?

Ahora bien, es común que los padres de un pequeño criptorquídico se inquieten ante tal situación, ya que consideran que éste no cumplirá con un desarrollo normal, a lo que los especialistas responden que el chico con un solo testículo se desarrolla tan normal como los demás de su generación, e incluso al llegar el momento podrá producir las suficientes hormonas masculinas y espermatozoides para tener hijos.

Sin embargo, cabe destacar que cuando el testículo no descendido se encuentra en un ambiente térmico inadecuado (mucho calor) y ello lo puede llevar primero a atrofia (muerte de sus células y capacidades) y posteriormente a degeneración cancerosa, por lo que no hay que dejar que pase mucho tiempo sin que se atienda el problema. En caso extremo, cuando se tienen que extirpar los dos testículos, el varón será estéril desde temprana edad, y deberá quedar bajo vigilancia permanente del endocrinólogo (médico especialista en glándulas y hormonas), pues requerirá de su supervisión para mantener sus funciones sexuales y emotivas dentro del rango de lo normal.

Es muy importante que desde los primeros meses de vida el pediatra esté al pendiente de los testículos del chico, pues hay otros problemas que pueden presentarse, como el llamado hidrocele (del griego "bolsa de agua") donde en el escroto hay líquido fuera del testículo que provoca que paulatinamente aumente de tamaño y el cual debe ser retirado mediante intervención quirúrgica; la misma solución debe darse al haber hernias inguinales, quistes (tal vez causados por fuertes golpes) y tumores testiculares -estos dos últimos son el posible origen de cáncer-.

En niños mayores y adolescentes puede presentarse varicocele, en donde las venas del testículo se inflaman y causan mucho dolor, siendo más común en el lado izquierdo; en muchos casos son consecuencia de opresión por tumor o quistes. También debe tratarse con cirugía.

Asimismo, debe acudirse a inmediata revisión médica de presentarse dolor testicular y/o abdominal, náuseas, vómito, y en algunos casos, fiebre, ya que puede tratarse de un problema infeccioso en la zona (orquiepididimitis), que requerirá de tratamiento a base de fármacos.

Por otra parte, como consecuencia de movimientos bruscos puede generarse la llamada "torsión testicular", en la que, además de los síntomas que se han señalado, hay aumento de volumen, como consecuencia de que el cordón (vasos sanguíneos y conducto deferente) cambia bruscamente de posición e impide la óptima circulación sanguínea, por lo que de no intervenirse quirúrgicamente para recuperar su condición normal antes de seis horas, el testículo puede perderse.

Cualquier anomalía en las bolsas escrotales debe ser evaluada por el pediatra, particularmente si es un cambio súbito, para lo cual la autoexploración o autoexamen por parte del niño mayor y el adolescente es el primer paso; enséñeles la importancia de tocar sus testículos durante el baño para reconocer la presencia de líquido o protuberancias extrañas, así como el aumento de tamaño o dolor al tacto, pues ello es el aviso de alguna posible anormalidad.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

En algunos casos de implante de válvulas cardiacas se utilizan válvulas de vaca y oveja como reemplazo. La ventaja de estas válvulas biológicas es que los pacientes no necesitan tomar anticoagulantes de por vida.




Comscore