Exámenes para detectar cáncer de próstata - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

30 Abril 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hombres vemos, próstatas no sabemos

Jueves 02 de marzo del 2017, 11:05 am, última actualización

El cáncer de próstata cobra más víctimas año con año. Un sencillo examen de tacto rectal, con el que no se pierde masculinidad u hombría, puede evitar años de dolor y ganar otros tantos de vida.

Próstata, Cáncer de Próstata

El expresidente francés Françoise Mitterrand logró sobrevivir a su cáncer de próstata nada menos que 18 años. La clave, seguramente, estuvo en que se le detectó a tiempo y se emprendieron acciones para detener su avance. Ahora, por fortuna, contamos con métodos sencillos que ayudan a esa labor, como un examen de sangre y una exploración física por el recto que solo toma algunos minutos, la cual no debe considerearse una transgresión a la dignidad de la personalidad masculina.

La próstata cumple un papel muy importante en el organismo del varón, principalmente en la etapa reproductiva, ya que genera el líquido seminal que protege y transporta a los espermatozoides en la ruta que éstos siguen hasta el útero femenino. Además, proporciona las condiciones de acidez, los nutrientes y temperatura adecuada para que esta acción se cumpla.

No obstante, hay señales que avisan que esta glándula empezará a manifestar problemas. Es común que se presenten al momento de orinar, cuando hay dificultad y dolor para orinar, sensación de que se ha concluido y el deseo impetuoso, después de unos minutos, de ir al baño nuevamente, así como falta de control de los esfínteres para contener esos deseos de orinar.

Pudor fatal

Estadísticas al respecto señalan que el cáncer de próstata es el segundo en frecuencia entre los mexicanos mayores de 50 años de edad. Se sabe también que anualmente se incorporan a la lista más de 6 mil 500 nuevos casos, de los cuales solo 20% corresponden a etapas iniciales. Cuando se establece un diagnóstico oportuno, el tratamiento brinda mejores resultados hasta en 90% de los casos.

Tal como sucede con las mujeres y las enfermedades que circundan el área genital, los padecimientos en la próstata son guardados en secreto por quien los sufre, simplemente por atavismos a una cultura machista.

El problema, para quienes así lo interpretan, se inicia por la ubicación de la próstata, ya que envuelve a la uretra (vía que conduce la orina de la vejiga hacia el exterior del cuerpo), y para lograr palparla es necesario introducir un dedo por el ano. De esta forma el urólogo (médico responsable del tratamiento de esta enfermedad) tiene la oportunidad de sentir desde el recto a la glándula, medir su tamaño e identificar sus características físicas.

Lo que recomiendan los especialistas es efectuar este examen por lo menos una vez al año cuando se rebasan los 40 años de edad, o si se presentan síntomas como los que se han indicado. No obstante, los estudios más profundos contemplan la utilización de ultrasonido transrectal y la determinación en sangre del llamado “antígeno prostático específico”, prueba en la que se miden anticuerpos indicativos de la presencia de un tumor en la zona.

Soluciones al alcance

Por otra parte, uno más de los miedos a los que se enfrentan quienes manifiestan alguna anomalía prostática es la intervención quirúrgica como método para retirar el tumor canceroso presente. Hasta hace unas décadas el riesgo de disfunción eréctil luego de una operación de este tipo era de 90%, porcentaje que ha disminuido notablemente gracias al avance de la ciencia médica. De igual manera, el riesgo de padecer incontinencia urinaria (imposibilidad de contener la orina) se ha reducido a menos de 5%.

Cuando el médico ha determinado la presencia de cáncer cuenta con la opción de suministrar radioterapia al paciente, método que se utiliza sobre todo cuando es mayor de 75 años de edad y se trata de evitar una cirugía, ya que ésta, en tales condiciones, puede poner en riesgo su vida.

Una alternativa más, a la que se recurre en bajísimo porcentaje, es la llamada castración hormonal. Para los especialistas es claro que un tumor en próstata crece lentamente, pero puede verse estimulado su aumento de tamaño por la acción de la testosterona, hormona producida por los testículos; de esta manera, si se bloquea su producción (por medio de medicamentos o, en caso extremo, retirando los testículos), la evolución del tumor es mucho más lenta o se detiene por varios años. Es así que un paciente con cáncer en próstata puede vivir durante más tiempo.

La decisión está en tus manos y no olvides que en este tipo de anomalías el tiempo es oro.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Un piojo hembra produce aproximadamente cuatro huevos al día y aproximadamente 88 huevos durante su vida. Usualmente se encuentran de 10 a 15 piojos en la cabeza de un ser humano.




Comscore