Pene cautivo y vagina dentada, ¿en realidad dañan la salud masculina?

  • SyM - Andrea de María
Mitos sexuales masculinos, Pene cautivo, Vagina dentada

Creer o fomentar mitos sexuales masculinos como el del pene cautivo (penis captivus) o la vagina dentada es consecuencia de prejuicios o inhibiciones que dañan la salud masculina al hacer que los hombres renuncien al placer erótico. ¡Infórmate y acaba con ellos!

Pene cautivo: sin base científica

Cuando se habla de sexualidad masculina, un error común es pensar que el tamaño del pene tiene que ver con la altura del hombre, la dimensión de sus manos o pies (no existe correspondencia entre la longitud del miembro masculino y la estructura corporal general o de alguna de sus partes).

Desafortunadamente, no es el único mito, pues la idea de que el pene puede quedar atrapado en la vagina durante el coito está más difundida de lo que parece.

El miedo que invade al hombre que cree esta mentira suele impedirle disfrutar libremente del placer sexual y establecer relaciones sanas, lo que inevitablemente altera también su salud mental.

El penis captivus ocurre en algunos animales (perros, por ejemplo), los cuales poseen un bulbo copulador encargado de aumentar el tiempo de la cópula, es decir, funciona como mecanismo de perpetuación de la especie.

Sin embargo, fuera de anecdóticas escenas dentro de cuentos o leyendas e, incluso, entre charlas de jóvenes, no existen casos científicamente documentados de pene cautivo en el ser humano.

Vaginismo, causante de mitos sexuales masculinos

Quienes aseguran que el problema del pene cautivo se debe a este trastorno quizá ignoran que el vaginismo consiste en un espasmo o contracción involuntaria de los músculos que rodean a la vagina y hacen que ésta se cierre, imposibilitando el coito.

Por tanto, el vaginismo dificulta la penetración vaginal (además de provocar dolor o irritación en la mujer) y, si llega a ocurrir la cópula, el espasmo hace que el pene reaccione tornándose flácido y esto facilita su retiro, y nunca que quede atrapado.

Vagina dentada, mentira que apaga el deseo

La idea de una vagina dentada (con dientes) que aparece en leyendas o relatos antiguos e, incluso, en películas, constituye un mito universal y generalmente se interpreta como temor a lo desconocido o a la castración.

Quien divulga esta mentira aparentemente busca “proteger” y “prevenir” a los hombres del contagio de enfermedades sexuales a través de mujeres desconocidas, sin embargo, propicia todo lo contrario.

Cuando un joven intenta “comprobar” si la pareja posee afilados dientes en este conducto uterino, probablemente prescindirá del condón que no sólo protege de infecciones de transmisión sexual sino también evita embarazos no deseados. Por tanto, constituye un riesgo para la salud difundir esta mentira.

La mejor forma de acabar con estos peligrosos mitos sexuales masculinos es a través de información confiable, buscando respuestas a cualquier duda en profesionales de la salud y evitando hacer caso a cuentos o rumores que luego de viajar de boca en boca entre amigos, también pueden dañar la salud mental.

descarga este artículo en PDF