El sexo en la playa… es más sabroso

Lunes 02 de abril del 2018, 09:43 am, última actualización
  • SyM - Jenny Ramírez
Cómo tener sexo seguro en la playa, Sexo acuático
Imaginar que tienen sexo en la playa eleva la excitación de las parejas.

Animadas por la elevada temperatura ambiental, algunas parejas multiplican sus encuentros sexuales cuando vacacionan a la orilla del mar. Para las que temen ser descubiertas o afectar su salud mientras liberan sus más íntimos deseos en la playa, compartimos cómo hacer realidad sus fantasías sexuales.

Sexo acuático, deseo frecuente

Además de que el agua tiene connotación erótica debido a numerosas historias románticas en cine y televisión, cuando el ambiente es más cálido que la temperatura corporal (como en primavera o verano), aumenta la producción de la hormona luteinizante, que eleva el deseo sexual.

Tales circunstancias elevan la excitación y, ante los ojos de la pareja, la playa se vuelve un lugar adecuado para un encuentro íntimo. Sin embargo, no se debe dejar de lado el sexo seguro.

¿Cómo tener sexo en la playa?

Para cumplir sus fantasías sexuales en el mar tal como las imaginaron, tomen las siguientes precauciones:

  • Busquen el lugar adecuado para tener sexo. Eviten ceder a sus bajos instintos en playas públicas con mucha gente, pues incomodarían a terceros (sobre todo si hay niños); además, si las autoridades los descubren, podrían multarlos.
  • El momento indicado. El sexo en la playa y a plena luz del día puede ser excitante, pero el riesgo de ser "interrumpidos" es enorme; si esto no los detiene, al menos, protéjanse de los rayos solares, pero consideren que al cubrir la piel con bloqueador solar, facilitarán que la arena se pegue y, con la fricción, también podría haber irritación. En todo caso, la noche puede ser más favorable para tener relaciones en la playa.
  • Con o sin ropa. Para el sexo acuático tienen dos opciones: usar ropa fácil de quitar y poner, o permanecer vestidos y mover sus prendas solamente lo necesario, así estarán presentables ante cualquier situación que les haga detener su encuentro.
  • ¡Cuidado con el agua! Irónicamente, el agua reseca la vagina y la fricción de la penetración puede provocar dolor a ambos, incluso, con el uso del condón. Si tienen sexo acuático, lo ideal es que el nivel del agua no alcance sus genitales; también pueden usar lubricantes (a base de agua) para evitar la resequedad vaginal.
  • Con preservativo. Suponer que las relaciones sexuales dentro del agua los libera del riesgo de embarazo o enfermedades de transmisión sexual, es un error, por tanto, recuerden usar un condón (pónganlo con el pene completamente erecto y antes del contacto con el agua)
  • Precaución adicional. Durante la sesión de sexo acuático, revisen que el condón continúe colocado correctamente; si se filtra agua, podría romperse. Tras el coito, depositen el preservativo en una bolsa de plástico y llévenselo hasta encontrar un cesto de basura (¡a nadie le gusta encontrar esos restos en sus paseos por la playa).
  • Enjuáguense. Lleven consigo agua potable para lavarse después de tener relaciones sexuales en la playa. El lavado vaginal debe hacerse de arriba hacia abajo tratando de evitar la introducción de arena. No permanezcan mucho tiempo con la ropa mojada una vez que salieron del mar; la humedad favorece infecciones.

Saber cómo tener sexo en la playa ayudará, sin duda, a romper con la monotonía y avivará el deseo. ¡Disfruten sin riesgos ni temores a sus fantasías sexuales!