Varicocele, várices en los testículos e infertilidad masculina - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Varicocele, enemigo número uno de la fertilidad masculina

Martes 28 de marzo del 2017, 11:20 am, última actualización

Presente hasta en 4 de cada 10 hombres de 15 a 30 años de edad, el varicocele no genera síntomas notables ni pone en riesgo la vida, pero altera la capacidad reproductiva. Por suerte, puede detectarse a través de sencillo examen de rutina y corregirse con ayuda de cirugía.

Varicocele, Infertilidad, Hombres

Si le preguntas a tus amigos o familiares varones si alguna vez han acudido a consulta a un urólogo, tal vez la mayoría te dirán que nunca lo han hecho; otros quizá no sepan con certeza qué tipo de enfermedades atiende este especialista y, algunos más, orgullosos de sus conocimientos, aceptarán que sólo vigilarán escrupulosamente el estado de salud de su próstata a partir de su cuarta década de vida.

En realidad, el urólogo, experto en vías urinarias y aparato genital masculino, debería ser consultado al menos una vez por año a partir de los 15 años de edad, puesto que existen trastornos que desde ese momento pueden limitar el buen funcionamiento de los testículos y, con ello, configurar un futuro problema de infertilidad.

Uno de estos padecimientos, llamado varicocele, se define como la presencia de várices en los testículos y puede presentarse en 40% de los hombres de entre 15 y 30 años de edad, justo cuando es fundamental la capacidad reproductiva del varón, explica el Dr. Ángel Vélez Laguna, urólogo del Hospital General de Zona 2-A Troncoso del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), localizado en la Ciudad de México.

Egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Dr. Vélez Laguna amplía su descripción y señala que la sangre requiere de la presión arterial para circular adecuadamente, pero para ello también es fundamental la colaboración de las valvas (elementos que forman parte de las venas), cuyo trabajo consiste en empujar a la sangre en contra de la gravedad para que haya adecuado retorno venoso.

Cuando este complejo sistema se atrofia en las venas que drenan la sangre de los testículos, aparece varicocele, que puede dar pie a infertilidad masculina.

Tras el culpable

La afección a que nos referimos puede tener un componente genético, explica el especialista formado en el Hospital Juárez de la capital de la República Mexicana, pero también hay factores que pueden desarrollarse a lo largo de las tres primeras décadas de vida, como tumores en la parte inferior del riñón que promueven la compresión de la vena testicular y, con ello, favorecen el estancamiento de la sangre.

En realidad, señala el Dr. Vélez Laguna, este padecimiento debería atenderse tempranamente, pero no ocurre de esta manera por varios factores.

En primer lugar, indica, “porque no se conoce su existencia y casi nadie se hace un autoexamen para saber si hay algo extraño en sus testículos. Por otro lado, la exploración de los órganos genitales masculinos no es común durante la consulta con el médico familiar o de primer contacto y, por último, los síntomas de este tipo de afección son escasos, de modo que en la mayoría de los pacientes el hallazgo de la enfermedad ocurre por casualidad”.

El reconocido especialista, miembro del Consejo Mexicano de Urología, hace hincapié en que los hombres debemos cambiar nuestro comportamiento y dejar de lado la idea de que sólo se debe ir a consulta cuando “nos duele algo”.

Asimismo, comenta, el diagnóstico de varicocele se puede realizar en forma sencilla: tan sólo se requiere palpar los testículos en su parte superior mientras se realiza esfuerzo (pujar). De esta manera, la presión aumenta y es posible palpar las venas.

De acuerdo con el experto, al aplicar esta técnica es necesario que el varón se muestre atento ante alguna dilatación importante, ya que esto revela la presencia de varicocele, aunque también señala que, cuando el problema es severo, la sensación que se percibe es la de tocar una bolsa de plástico llena de gusanos. También aconseja descubrir pesantez en los testículos o pequeño aumento en el volumen de los mismos, ya que cualquiera de estos síntomas es motivo para visitar al urólogo.

Cirugía, lo más recomendable

Las estadísticas del IMSS señalan que durante 2007 se atendieron 7 mil 727 consultas por varicocele, y de ellas 4 mil 330 correspondieron a hombres de entre 15 y 39 años de edad. Nuevo León (norte de México) registró 818 atenciones médicas, seguido por el Estado de México (centro) con 804 y la Ciudad de México con 796.

Por lo que toca al tratamiento de varicocele, la opinión generalizada de los urólogos señala que lo más recomendable es someter al paciente a intervención quirúrgica, misma que consiste en ligar los vasos sanguíneos que están dilatados, dejar que la sangre retenida se reabsorba y esperar la generación de nuevas venas, las cuales realizarán la función que tenían las que estaban obstruidas.

El éxito de esta operación es muy alto, ya que se estima que hasta 90% de quienes se someten a ella recuperan su función reproductiva, siempre y cuando la causa de su infertilidad sea exclusivamente varicocele. Los casos en que hay alguna recaída son pocos (8 a 12%) y se conocen como varicocele recidivante.

El Dr. Vélez Laguna es preciso al mencionar las recomendaciones generales sobre el cuidado de nuestros genitales: “Si se observa que uno de los testículos aumenta de volumen, lejos de enorgullecernos debemos preocuparnos. Lo mismo si notamos cambios tras recibir un golpe en los genitales (un impacto por un balón, por ejemplo) o si cargamos un objeto muy pesado, ya que es verdad que realizar un esfuerzo extraordinario puede causar hernia inguinal (abultamiento en la ingle o en el escroto, es decir, la piel que cubre a los testículos), pero también varicocele”.

Concluye el urólogo que el varón debe aprender desde la adolescencia a explorar sus genitales y saber lo que es normal o anormal. “Es igualmente importante hacerse una revisión urológica al menos una vez al año a partir de los 15 años de vida, lo cual será una excelente prevención no sólo en caso de varicocele, sino también ante posible cáncer en órganos genitales, lo cual aparece frecuentemente durante la etapa reproductiva”.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore