Rutina de ejercicios en la oficina - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Rutina de ejercicios en la oficina

Miércoles 19 de abril del 2017, 10:35 am, última actualización

El intenso ritmo de vida a que está sometido cualquier habitante de las grandes ciudades limita la posibilidad de ejercitarse. De no hacerlo, el precio puede ser aumento de peso y estrés, incremento de colesterol y reducida capacidad pulmonar, entre otras consecuencias. No dejes pasar más tiempo y ¡haz ejercicio en la oficina!

Ejercicios en la oficina
Rutina de ejercicios en la oficina

Sentado pasa la mayor parte del tiempo el habitante de cualquier gran ciudad, así sea en el auto, comedor, frente a la computadora o en la oficina. Sin embargo, es en este recinto laboral donde se tiene la posibilidad de ejercitarse en un espacio limitado y sin levantarse de la silla de trabajo, ¿te interesa saber cómo?

Ejercicios en la oficina

  1. Separa un poco la silla del escritorio y sentado, con los pies apoyados sobre el piso, dóblate hacia adelante pegando el abdomen a los muslos, manteniendo esta posición durante 30 segundos. Repítelo entre 3 y 5 veces diarias, y cada vez que lo hagas, lograrás relajar todos los músculos de la espalda.
  2. Sujétate fuertemente al borde del escritorio y sepárate de éste lo más que puedas; en la medida en que vayas estirando los brazos, pega la barbilla al pecho e inclina el cuerpo hacia delante flexionando las caderas. Poco a poco irás sintiendo cómo se extienden los músculos de hombros, espalda y brazos, en un ejercicio que debes realizar de 3 a 5 veces por día.
  3. Parado o sentado, lleva los hombros hacia delante y luego hacia atrás formando círculos; intenta hacer lo mismo con los brazos estirados hacia arriba o a los lados. Este ejercicio puede hacerse cuantas veces se desee, pues ayuda a aliviar la tensión acumulada.
  4. Erguida la espalda sobre la silla, sujétate a una de las coderas o un lado del asiento y gírala en esa misma dirección, de manera que pecho y ombligo estén dirigidos hacia ese lado. Mantén esa posición por 30 segundos y cambia de lado. Si lo realizas tres veces al día será de mucho beneficio.
  5. Sentado sobre la silla, flexiona el tronco hacia la derecha, doblando la cintura hacia ese lado, al tiempo que se baja el hombro respectivo (con el brazo pegado al tronco), en una posición similar a la de recoger algo que se hubiese caído. Manténgase así por 30 segundos y cambie de lado; hazlo tres veces diariamente.
  6. Delante del pecho junta las palmas de las manos, y presiona lo más que aguantes durante 15 segundos. Este ejercicio reducirá la tensión de brazos y manos, pudiendo estar parado o sentado.
  7. Siéntate sobre el borde de la silla, sin recargarte en el respaldo, y apoya los pies al piso, de manera que se forme un ángulo de 90° entre la parte posterior de muslos y pantorrillas. Levántate con las piernas separadas (a la altura de los hombros) y los brazos extendidos por delante del cuerpo. Haz el movimiento como si fueras a sentarte, pero apenas tocando el asiento con los glúteos, y vuelve a levantarte. Repite la acción siete veces; fortalecerás los músculos del estómago y piernas.
  8. Sentado y con las manos apoyadas sobre el asiento, levanta las rodillas por encima del nivel de las caderas, sosteniendo la posición durante 15 segundos, repitiendo tres veces al día.
  9. Igualmente sentado y con los pies apoyados sobre el piso, junta las rodillas y contrae los músculos de la parte interna de los muslos (aductores) durante 15 segundos; repite tres veces diariamente.
  10. Para fortalecer el cuello, mira al frente y lleva la oreja derecha hacia el hombro de ese lado, manteniendo este estiramiento al menos durante cinco segundos; repite la operación con el costado opuesto. Nuevamente, con la cabeza erguida, déjala caer hacia delante, manteniéndote así durante cinco segundos. Vuelve a levantar la cabeza y ahora gírala al lado derecho, buscando tocar con la barbilla el hombro de ese lado, manténte así por cinco segundos y cambia de costado.

Caminar puede complementar las actividades anteriores, de forma que hazlo siempre que puedas, aunque sea alrededor del escritorio. De igual forma evita en lo posible el elevador, y sube y baja escaleras como una recomendación médica, pensando en que así estimularás tu circulación sanguínea y aumentarás tu capacidad pulmonar. No lo eches en saco roto, piensa en tu salud.

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore