Practicar deporte estimula el apetito sexual - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sexo y deporte, explosiva mancuerna

Martes 28 de marzo del 2017, 08:47 am, última actualización.

Algunos dicen que al practicar un deporte lo mejor es suspender las relaciones sexuales antes de una competencia, y otros refieren que si se quiere tener mejor rendimiento en el encuentro amoroso lo mejor es ejercitar el cuerpo. Aunque parezcan informaciones encontradas, no es así.

Sexo, Deporte
Sexo y deporte, explosiva mancuerna

En el aspecto profesional, durante muchos años los entrenadores deportivos prohibían a sus practicantes tener relaciones sexuales en los días previos a una competencia, ya que se creía que influía notablemente en bajo rendimiento. Tal vez esta apreciación, que carece de base científica, partió de que el sexo fue, y sigue siendo, un tema tabú.

Por fortuna para los deportistas que viven de serlo, ésta es una hipótesis cada vez más en desuso y que, por el contrario, se ha demostrado que es perjudicial enclaustrar a los deportistas antes de entrar en competición, porque puede generar ansiedad. Es igualmente comprobable que una relación normal, sin demasiados excesos, no consume muchas calorías ni agota, por lo que no debe afectar al deportista.

Entre los ejemplos que han ayudado a derrumbar mitos a este respecto está el del atleta estadounidense Bob Beamon, quien previo a la mañana en que rompió el record de salto largo en los Juegos Olímpicos de México 1968, mantuvo relaciones sexuales con una compatriota competidora -sin que supiera su entrenador-; la marca tuvo una vigencia de 23 años y el secreto casi el mismo tiempo.

Por su parte, el entrenador de futbol de la selección de Holanda en el Mundial de 1974, Rinus Michels, fue blanco de innumerables comentarios -a favor y en contra-, ya que permitió a los jugadores llevar a su pareja y compartir el alojamiento durante la competencia; el equipo llegó a la final del campeonato y fue catalogado como el de juego más espectacular.

Lo que es un hecho es que el rendimiento físico y anímico del deportista no se ve afectado, pero cuando transgrede los límites de la moderación empiezan los problemas. Por ejemplo, cuando el atleta empieza a obsesionarse por el sexo y descuida la atención a su desempeño, o si hay excesos en alcohol, desvelo o drogas, las consecuencias son mayores.

Deporte para un mejor sexo

Probablemente no seas un profesional del deporte, pero realizas actividades físicas que, sin saberlo, te ayudan a estar preparado y dispuesto para el encuentro sexual. Si practicas regularmente natación, bicicleta, corres o subes escaleras -llamados ejercicios aeróbicos-, la resistencia cardiovascular aumentará y se mejorará la circulación de la sangre, lo que para los hombres se traduce en mayor fortaleza a la hora del encuentro sexual y mayor capacidad para mantener la erección; en las mujeres la lubricación vaginal será más eficiente.

Un estudio reciente realizado en Alemania por la Sociedad de Psicología Racional demuestra que el deporte estímula el sexo. Los resultados reflejaron que los hombres deportistas desean tener relaciones sexuales casi seis veces por semana y las mujeres 4.6 veces, promedio que es más bajo entre quienes no practican ninguno (4.6 ellos y 3.6 ellas).

Ahora bien, los deportistas alemanes no profesionales tienen sexo, en promedio, tres veces por semana, frente a las dos de los no practicantes. En el caso de quienes viven del deporte, el esfuerzo excesivo tiene en ocasiones consecuencias negativas sobre el deseo sexual, debido al desgaste físico extraordinario y la tensión durante la competencia.

Otra investigación realizada en California, Estados Unidos, mostró que una vez concluido un programa intensivo de ejercicio, 40% de las ocho mil mujeres (entre 18 y 45 años de edad) a las que se incluyó en la muestra notaba excitación sexual más intensa y 31% hacía el amor con más frecuencia que antes.

La terapeuta sexual Linda de Villers, responsable del estudio, señala que la práctica de ejercicio físico hace que aumente la actividad del hemisferio izquierdo del cerebro, lo que produce un efecto de euforia, y que el cuerpo libere endorfinas, sustancias químicas generadas en ese órgano que incrementan la sensación de bienestar. Igualmente, se aumenta la producción de testosterona, hormona que eleva el apetito sexual de hombres y mujeres.

Es importante resaltar que la testosterona se genera en menor cantidad a partir de los 40 años y conlleva no sólo reducción de la masa muscular sino también disminución del impulso sexual, de manera que las personas mayores a esta edad que practican algún deporte ven más activo su deseo sexual.

No olvidemos que la salud sexual es parte importante para una vida plena y el ejercicio ayuda, y mucho, a lograrla, por lo que sexualidad y deporte no deben ser vistos como enemigos sino complementos.

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore