Reto del pasesito, ¿cómo alejar a tus hijos de las drogas? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Reto del pasesito, ¿cómo alejar a tus hijos de las drogas?

Jueves 22 de junio del 2017, 11:53 am, última actualización.

¡Alerta papás! Jóvenes retan a sus amigos a inhalar cocaína y realizar el "reto del pasesito" por medio de videos en redes sociales. ¡No te quedes con los brazos cruzados! Saber cómo alejar a tus hijos de las drogas depende en gran parte de ti.

Reto del pasesito, Consumo de drogas en jóvenes, Cómo alejar a tus hijos de las drogas
Reto del pasesito, ¿cómo alejar a tus hijos de las drogas?

Reto del pasesito, nueva moda en redes sociales

En 2014, el Ice Bucket Challenge o "reto de la cubeta de hielo" se convirtió en una de las modas en redes sociales más populares, consistía en echarse encima una cubeta con hielos y agua fría para luego retar a otros, con esto se buscaba crear conciencia y recaudar fondos sobre la esclerosis lateral amiotrófica.

Ahora, un supuesto nuevo reto circula a través de redes sociales como Facebook con el nombre "reto del pasesito", que consiste en inhalar cocaína o "polvo blanco" y lanzar la invitación a los amigos a que también lo hagan y suban su video con el hashtag o etiqueta #retodelpasesito.

Esta promoción del consumo de drogas podría crear una cadena para "darse un pase de coca", lo cual representaría una grave amenaza para todos los jóvenes, sobre todo en la adolescencia, cuando se busca la aprobación de los demás, por lo que este desafío los puede presionar a consumir sustancias estimulantes para pertenecer a un grupo.

¿Cómo evitar que mi hijo consuma drogas?

La prevención del consumo de drogas en jóvenes comienza en casa, por ello, los padres deben estar al tanto de las principales recomendaciones para evitar que sus hijos desarrollen alguna adicción. Algunos consejos que te pueden ayudar son:

  • Infórmate sobre los efectos de las drogas. Debes saber que la cocaína es parte de los estimulantes del sistema nervioso central, por lo que los efectos de la cocaína inhalada son sensación de euforia o excitación, elevación del estado de ánimo y menor percepción de la fatiga. Al tiempo que aumenta frecuencia cardiaca y presión arterial, reduce el sueño, inhibe el apetito y aumenta la actividad muscular y temperatura corporal produciendo sudoración, temblor y fatiga muscular.

Además, entre las diferentes complicaciones de inhalar cocaína se encuentran ataques cardiacos, insuficiencia renal, problemas psiquiátricos (como conducta violenta o paranoica) y lesiones o erosiones del tabique nasal.

Como el llamado "polvo blanco" hay muchas otras sustancias. Informarte sobre las drogas y sus efectos, te ayudará a platicar con tu hijo sobre los daños que éstas ocasionan. Hazle ver que la adicción a la cocaína, así como el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas trae consecuencias negativas.

  • Habla con tus hijos. En general, es bueno que sepas cómo se sienten, qué problemas tienen y cuáles son sus intereses. Platica con ellos, muestra interés en lo que te dicen y evita juzgarlos. No lo hagas sólo por unos días, esta debe ser una actividad familiar constante y permanente.

Cuando llegue el momento de hablar sobre las drogas evita tener una conversación forzada que parezca regaño o interrogatorio; puedes comenzar por mencionar alguna noticia que hayas conocido sobre el tema, de este modo vas a impedir que estén a la defensiva.

Conoce sus metas de vida o lo que les gustaría hacer en unos años; hazles ver que consumir drogas impide cumplir sus planes de vida y explícales sus consecuencias negativas.

  • Fomenta su criterio. La mejor forma de prevenir el consumo de drogas en jóvenes es consiguiendo que tus hijos tengan un pensamiento crítico y tomen decisiones que los beneficien. Lo puedes lograr con una disciplina firme, pero afectuosa en casa, en la que tus hijos estén conscientes de las consecuencias de sus acciones y decidan seguir las reglas por convicción.

Ten en cuenta que generalmente los castigos no funcionan, ya que sólo condicionan el comportamiento y pueden fomentar una doble moral en tus hijos, es decir, se comportan adecuadamente únicamente mientras tú u otro miembro de la familia los está observando.

  • Enséñales a decir "no". La presión de grupo para consumir drogas es el principal motivo por el que los jóvenes empiezan a fumar, beber o probar drogas ilegales. Platica con tus hijos sobre cómo se sienten acerca de lo que sus compañeros pueden pensar de ellos, explícales que es más valiente decir "no" con amabilidad y respeto cuando les ofrecen drogas.

Si insisten o los amenazan en que al menos deben consumir cocaína una sola vez para ser parte del grupo, indícales a tus hijos que esos no son buenos amigos y que pueden contar con tu apoyo para buscar nuevas amistades. Saber negarse es esencial tanto en la juventud como en la vida adulta, por lo que educar en la asertividad siempre es un acierto.

Señales de que mi hijo consume drogas

Existen diversos signos que te pueden indicar si tu hijo ha caído en alguna adicción, mantente alerta a:

  • Exceso de hiperactividad.
  • Cambios en su apetito.
  • Pérdida de interés en sus actividades preferidas.
  • Cambia de amigos y no quiere que los conozcas.
  • Baja sus calificaciones y no cumple con las tareas.
  • Sale más seguido y no quiere decir a dónde va.
  • Descuida su arreglo personal.
  • Se enoja fácilmente.
  • Tiene los ojos rojos o irritados.
  • Huele a cigarro o alcohol.
  • Se están perdiendo objetos de la casa (como electrónicos o joyería).

Si sospechas que están consumiendo alguna droga actúa con calma, habla con ellos sin enojarte o llorar.

  • Ayúdalos si cayeron en las drogas. Saber cómo ayudar a un hijo adicto es complejo para los padres; si acepta que está consumiendo es importante que mantengas la calma y evites juzgarlo; apóyalo y dile que juntos van a buscar una solución. En caso de ser necesario, es recomendable buscar ayuda de un profesional de la salud, pueden acudir a un hospital o una clínica que ofrezca un programa de desintoxicación.

Los hijos que consumen drogas tienen sus días buenos y malos, pero tu apoyo puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso. El primer paso en su recuperación es una desintoxicación, que tardará de dos días a dos semanas. En este periodo, las drogas saldrán de su sistema y atravesará la peor parte del retiro.

Sin embargo, no es una cura para su adicción, por lo que deberá tener asesoramiento y terapia para enfrentar los diferentes problemas que lo llevaron al consumo.

  • Planea una intervención cuando sea necesaria. Los adictos no se dan cuenta de la gravedad de su problema, las intervenciones son un medio eficaz para ayudarles a buscar la rehabilitación.

Para llevarla a cabo se requiere de un especialista que guíe al grupo de familiares cercanos. Sin causar conflictos, todo el mundo espera su turno diciéndole cómo se sienten acerca de sus acciones, su adicción, lo que está haciendo con él y cómo les afecta, entre otras cosas. Los hijos no sabrán lo que sucede hasta que comience el evento.

Por ahora, el "reto del pasesito" no ha tomado la magnitud de otros retos. Sin embargo, los padres deben estar al tanto del problema que representan las drogas en edades cada vez más tempranas. No permitas que tus hijos acaben por "darse un pase de coca", ¡la mejor vacuna es la prevención!

SyM - Alma Iglesias

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore