Hiperplasia prostática benigna tratada con Homeopatía - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

La hiperplasia prostática benigna tratada por la Homeopatía

Jueves 16 de marzo del 2017, 10:52 am, última actualización.

El crecimiento de la glándula prostática en el varón es problema casi ineludible, pues se relaciona con el envejecimiento del organismo. Sin embargo, el tratamiento homeopático soluciona sus síntomas, como alteraciones en la micción y bajo deseo sexual.

Hiperplasia prostática benigna, tratada por Homeopatía
Hiperplasia prostática benigna tratada por la Homeopatía

Conforme pasan los años, el hombre puede notar que la fuerza con que expulsa la orina es menor, o que el vaciamiento de su vejiga es incompleto, por lo que se ve obligado a realizar mayor esfuerzo que llega a lastimarle. Más aún, la micción suele volverse más frecuente e inoportuna, e incluso su deseo sexual puede disminuir, pues sus erecciones son de menor calidad o duración.

Es muy probable que estos problemas tengan origen común, explica el médico cirujano y homeópata Alfredo Felipe de Legarreta de Legarreta, y que se trate de hiperplasia prostática benigna (HPB), “padecimiento que recibe este nombre no porque sea bueno, sino porque es crecimiento de la próstata no cancerígeno (aunque no excluye que en el futuro el paciente pueda presentar un tumor en esta glándula). Al parecer, ocurre por envejecimiento, pues es más frecuente en varones mayores de 40 años de edad”.

De acuerdo con el entrevistado, las estadísticas señalan una relación directa entre la edad y la frecuencia del padecimiento, pues éste se presenta en 40% de los hombres mayores de 50 años, en 50% de los mayores de 60 años, en 60% que rebasan los 70, y así progresivamente. “De hecho, se dice que si todos los hombres llegáramos a 100 años de edad, invariablemente padeceríamos HPB”.

Vista a detalle

El Dr. Alfredo de Legarreta, egresado de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional y dedicado a la práctica privada, comenta que en la HPB “la próstata aumenta de tamaño y, debido a que se encuentra inmediatamente por debajo de la vejiga urinaria y alrededor de la uretra (conducto hacia el exterior), comprime ambas estructuras y por eso disminuyen la capacidad de retención y expulsión de la orina”.

A consecuencia de esto, el paciente micciona con mayor frecuencia e incluso debe levantarse por las noches. Luego descubre que la potencia del chorro urinario se pierde (en casos extremos o avanzados el flujo sucede casi por acción de la fuerza de gravedad), y que al final queda orina residual o goteo terminal.

Como es de suponerse, “esto disminuye la calidad de vida porque la persona tiene que orinar cada hora, lo que es muy molesto cuando se trabaja en la calle o hay que desplazarse. Asimismo, es común que el paciente no tenga sueño reparador, debido a que éste se interrumpe por tener que acudir 2, 3 o más veces al sanitario”.

Además, aclara el experto, la hiperplasia prostática benigna no aparece por tener vida sexual escasa o muy activa, más bien, muestra cierta tendencia hereditaria, pues hay familias que lo presentan con mayor frecuencia y otras que casi no.

Por otra parte, el Dr. De Legarreta indica que en México hay muchos casos de hiperplasia prostática no diagnosticados o sin tratamiento, debido a nuestra deficiente cultura en materia de prevención y sexualidad. “Tenemos demasiado respeto y temor al urólogo por la revisión prostática, y muchos varones piensan que al practicarse un examen de antígeno prostático específico en sangre, cada año y después de los de 40 años, será suficiente como precaución.

“No obstante, esta prueba sólo nos indica si hay indicios de cáncer en la próstata y no nos detalla si hay HPB. Para esta enfermedad, la revisión ideal es tacto rectal, sobre el cual solemos hacer muchas bromas y al que rehuimos, básicamente por ignorancia.”

Importancia del diagnóstico

A pregunta expresa, el especialista comenta que el tratamiento homeopático se prescribe con base en los síntomas y características particulares de cada paciente, aunque en el caso de la hiperplasia prostática benigna es preferible recurrir a pruebas de diagnóstico.

“Por un lado es lo más científico y nos ayuda a hacer una estimación de cómo estará el paciente en 1, 3 ó 5 años, y por otro podemos descartar problemas como cistitis (inflamación de la vejiga), infección urinaria o de transmisión sexual, vejiga neurogénica (alteraciones en la micción por transtornos neurológicos, psicológicos o estrés) y, sobre todo, tumores”, sentencia Alfredo de Legarreta.

Sobre este último punto, enfatiza que “el cáncer de próstata es uno de los más silenciosos que existen, pues casi no tiene síntomas, y si usamos la Homeopatía sin diagnóstico exacto es posible que lo enmascaremos. Por eso, antes de iniciar el tratamiento debemos realizar examen de antígeno prostático específico y otras pruebas, como ultrasonido o biopsia (toma de tejido para estudiarlo en el laboratorio) por vía transrectal, a fin de evitar errores”.

Tratamiento en Homeopatía

Una de las características más notables de la Homeopatía es que basa su abordaje en las características profundas y distintivas de cada persona. Por ello, explica el entrevistado, no se prescribe el mismo medicamento en todos los casos, sino que se ofrece tratamiento individualizado que considera los síntomas mentales, emocionales y físicos.

De hecho, puntualiza, “pueden venir dos hermanos con el mismo problema de hiperplasia prostática benigna y es muy probable que a cada uno le demos diferente medicamento”.

En opinión del Dr. De Legarreta, esto sorprende a la gente porque “en México estamos muy acostumbrado a que el médico alópata recete cierto fármaco, por ejemplo, a quien padece de las anginas, y el paciente comparte su tratamiento con sus familiares o amigos que se enferman de lo mismo. En fin, que autoprescribirse o atenderse con ‘lo que recomiendan el compadre’ es uno de los problemas de salud más graves que enfrentamos”.

Así pues, el médico homeópata debe realizar interrogatorio completo al paciente y elaborar su historia clínica a detalle, aun cuando el consultante se sienta desconcertado ante las preguntas y los temas que se abordan, pues de ello depende la obtención de buenos resultados.

Abunda el experto: “En Homeopatía, más que en la Medicina convencional, decimos que no hay enfermedades, sino enfermos. Por ello, aunque el paciente nos pregunte para qué queremos saber si tiene un zumbido en el oído izquierdo, siendo que su problema es de la próstata, debemos indagar sobre el cuadro general en todos sus aspectos para escoger el medicamento más individualizado posible”.

Perspectiva del paciente tratado con Homeopatía

El Dr. Alfredo de Legarreta habla con fundamentos. No sólo tiene casi 30 años de ejercer como médico especializado en el sistema terapéutico fundado por Samuel Hahnemann, sino que pertenece a la cuarta generación de médicos homeópatas en su familia: su padre fue profesor durante 35 años; su abuelo escribió varios libros sobre la materia (los cuales se emplean hasta la fecha en enseñanza y consulta), y su bisabuelo fue el primer especialista en Homeopatía de origen mexicano: Luis de Legarreta.

“Con base en mi experiencia puedo decir que a los pacientes con HPB que son tratados con Homeopatía les va tan bien como a los que reciben medicamentos alópatas, con el añadido de que no tienen problemas por contraindicaciones y efectos secundarios porque manejamos dosis muy pequeñas en nuestras terapias”, asegura.

Más aún, añade que los medicamentos convencionales han tenido que modificar su enfoque, pues aunque muchos son químicos sintetizados en el laboratorio, otros tantos son de origen vegetal o herbolarios.

“En Homeopatía tenemos medicamentos excelentes para hiperplasia prostática benigna y, además, son más económicos que los alopáticos. Por desgracia, los tratamientos convencionales son poco accesibles para la mayoría de la población, la consulta con el médico privado o en grandes centros hospitalarios es cara, y los estudios que se solicitan son costosos”, detalla de Legarreta.

Los pacientes que optan por los servicios de salud pública no tienen mejor panorama, ya que los médicos deben atender a una población enorme de derechohabientes; así, no cubren la demanda ni cuentan con medicamentos suficientes en el cuadro básico. Incluso, hay personas con problemas graves por hiperplasia prostática que a pesar de su urgencia son atendidos y sometidos a los exámenes correspondientes varios meses después de su solicitud.

Ante estos casos extremos, concluye el Dr. Alfredo de Legarreta, la Homeopatía es excelente opción. “Los médicos homeópatas comúnmente damos consultas muy largas, dedicadas y exhaustivas, y eso le da confianza al paciente. Por si fuera poco, el tratamiento es individualizado y efectivo, el costo de los medicamentos no rebasa los 100 pesos en promedio, y a eso podemos añadir que no hay problemas en cuanto a reacciones secundarias indeseables o contraindicaciones. Creamos empatía o afinidad con los pacientes, y por eso están contentos con nosotros”.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Masculina

Dime qué te tatúas, y te diré quién eres


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore