¿Te enfermas con frecuencia? ¡Revisa tu oficina! - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Te enfermas con frecuencia? ¡Revisa tu oficina!

Miércoles 19 de abril del 2017, 01:21 pm, última actualización.

¿Eres una persona que suele enfermarse con frecuencia en el trabajo?, ¿a menudo sientes cansancio en la oficina? Si así sucede, quizá sufras el síndrome del edificio enfermo. Un problema causado por el inmueble donde laboras, que puede afectar tu salud y tu productividad. ¡Que no te acabe el trabajo! Aquí te decimos de qué se trata.

Síndrome del edificio enfermo, Contaminación del aire en espacios cerrados, Enfermedades asociadas a los inmuebles enfermos
¿Te enfermas con frecuencia? ¡Revisa tu oficina!

¿Qué es un edificio enfermo?

El síndrome del edificio enfermo afecta comúnmente a las personas en edad laboral. Consiste en un conjunto de síntomas provocados por la contaminación del aire en espacios cerrados, que a su vez es causada por una planeación errónea en la construcción del inmueble o mala calidad en los materiales. Puede aparecer en dos tipos distintos de edificios:

  • Por un lado, están los edificios temporalmente enfermos, que incluyen inmuebles nuevos o de reciente remodelación en los que las molestias disminuyen y desaparecen con el tiempo (cerca de un año).
  • Por otra parte, se encuentran los edificios plenamente enfermos en las que persisten los problemas durante años, en ocasiones a pesar de que se hayan tomado medidas para resolverlos.

Los edificios de oficinas, así como los inmuebles modernos pensados en forma estética son de los más asociados a estos problemas, en especial aquellos que son herméticos.

¿Cómo puede afectarme que mi edificio esté enfermo?

Los síntomas del síndrome del edificio enfermo también suelen presentarse en diversos padecimientos. Pero lo que los distingue son su relación con un inmueble en particular, es decir, aparecen mientras se permanece en el interior de dicho sitio. Algunos de los signos más comunes son:

  • Cansancio que inicia a las pocas horas de entrar al trabajo y que desaparece a los pocos minutos de salir del edificio.
  • Fatiga mental.
  • Dolores de cabeza con pesadez.
  • Síntomas nasales como mucosidad abundante, flujo, sequedad y congestión.
  • Problemas oculares como irritación, cansancio, escozor y enrojecimiento.
  • Alteraciones en la piel como irritación y escozor.
  • Molestias de la garganta como sequedad, irritación, ronquera, enrojecimiento e inflamación.
  • Alergias empeoran en edificios enfermos, como alveolitis (inflamación de los alveolos pulmonares debido a inhalación de distintos tipos de polvo), rinitis (trastorno que afecta la mucosa nasal) y dermatitis (afección que lastima la piel).

Por si fuera poco, los sistemas de ventilación permiten la transmisión de padecimientos infecciosos, virales y tóxicos. Algunas de las enfermedades asociadas al síndrome del edificio enfermo son las que atacan las vías respiratorias, así como la lipoatrofia semicircular, de la que se desconocen sus causas exactas y, aunque no es grave, tiene consecuencias estéticas que se manifiestan con hundimiento en rostro y zona lateral de los muslos.

El problema está en el aire

Los problemas de salud que pueden aparecer en las zonas de trabajo son consecuencia principalmente de que el aire acondicionado en las oficinas se contamina, pero continúa circulando por las instalaciones. Esto enturbia el ambiente produciendo molestias en personas vulnerables, como quienes sufren alergias. Algunos de los principales agentes causantes de enfermedades en edificios enfermos son:

  • Químicos. Formaldehído (presente en productos de limpieza, por ejemplo), disolventes, pintura, así como componentes que se desprenden de impresoras y fotocopiadoras.
  • Biológicos. Bacterias, hongos y ácaros que se encuentran en los sistemas de ventilación de los edificios.
  • Polvo y fibras. Suciedad, fibra de vidrio y descomposición de los materiales de construcción, entre otros.
  • Otros. Dióxido de carbono que expulsamos al respirar, humo de tabaco, humedad y pesticidas, entre otros.

De igual forma, influye la temperatura mayor a 23°C, falta o exceso de humedad (inferior a 40% o superior a 60%), iluminación inadecuada y techos inferiores a 2.4 metros.

¿Cómo saber si mi edificio está enfermo?

Además de presentar uno o varios de los síntomas antes mencionados cada vez que te encuentras en tu lugar de trabajo, puedes descubrir si laboras en un sitio enfermo con la ayuda de las siguientes características de los edificios enfermos que detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Tienen un sistema de ventilación o clima artificial que comparte todo el edificio o amplios sectores, a través del cual el aire recircula por ductos llevando partículas perjudiciales para la salud.
  • Son edificios herméticos en los que las ventanas no pueden abrirse.
  • Tienen tomas de renovación de aire en lugares inadecuados.
  • Cuentan con un ambiente térmico en todo el inmueble, que los mantiene relativamente calientes.
  • Las superficies interiores están cubiertas en gran parte con material textil (alfombras), incluyendo paredes, suelo y otros elementos del diseño.
  • La construcción es ligera y poco costosa.

La OMS estima que 30% de las construcciones modernas sufre este problema, usualmente podemos encontrar estos rasgos en edificios de oficinas que tienen mala ventilación.

¿Cómo trabajar en un edificio enfermo?

Permanecer en un inmueble de este tipo puede ser complicado, ya que deben arreglarse las condiciones que provocan los malestares. Estos cambios en los inmuebles enfermos requieren inversión económica y contar con la opinión técnica de un experto. No obstante, existen soluciones para edificios enfermos que son sencillas y pueden ayudar a tu oficina a recuperarse:

  • Limpia a fondo conductos de ventilación de manera periódica.
  • Conserva una temperatura agradable de entre 22 y 34°C.
  • Asegúrate de que las tomas de aire exterior estén bien protegidas.
  • Mantén la humedad entre 40 y 60%.
  • Mejora la iluminación, elimina los ruidos y renueva los muebles de oficina.

Es recomendable que se lleve a cabo una investigación sobre las características del edificio, así como un examen médico a los empleados enfermizos, que incluya cuestiones psicológicas sobre el clima laboral, ya que tener un estatus bajo a nivel laboral, pasar mucho tiempo frente a la computadora, fatiga mental, estrés y escasa satisfacción laboral, favorecen la aparición del síndrome del edificio enfermo.

SyM - Alma Iglesias

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore