Síndrome del nido lleno, adultos que viven con sus padres - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Enero 2018 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

"Nido lleno", comodidad en la casa paterna

Martes 20 de junio del 2017, 09:40 am, última actualización

A menudo la permanencia de hijos adultos en el hogar paterno extiende su adolescencia a costa del envejecimiento de los padres. ¿Qué prefieres: tener a tus "retoños" eternamente en casa o vivir sin ellos tu madurez?

Síndrome del nido lleno, Hijos boomerang, Adultos que viven con sus padres

"Treintones" en casa

A diferencia de las generaciones anteriores, actualmente muchos jóvenes tienen en común el escaso interés por independizarse o iniciar nueva vida lejos del nido paterno. En pocas palabras, ya no quieren salir de casa… ¿Para qué? Si en ella se encuentran todas las comodidades con menos responsabilidades.

Como resultado, los padres deben seguir solventando los gastos de la casa y de los hijos (sobre todo cuando no consiguen trabajo); además, surge el reto de llevarse bien y tener una convivencia armoniosa, pues no es lo mismo regañar o dar órdenes a niños de 9 ó 10 años que a un joven adulto ¡con más de 25!

Por si fuera poco, cuando los hijos se niegan a abandonar su adolescencia (a tal grado que se les define como "adultescentes"), con frecuencia los padres envejecen más rápido, debido a que continúan sometidos a la presión de buscar los recursos para mantener el ritmo de vida de sus descendientes, y poner en "pausa" los propios sueños de viajar, dedicarse por completo a satisfacer únicamente sus necesidades y gozar sin obstáculos de la pareja.

Síndrome del nido lleno

De acuerdo con investigadores de la Universidad de la Laguna, en Santa Cruz de Tenerife (España), cada vez son más los jóvenes adultos que viven como niños, es decir, por diversas circunstancias, perpetúan la convivencia con los padres, situación que dificulta la dinámica familiar e, incluso, puede afectar el vínculo matrimonial.

A esta situación se le ha dado el nombre de síndrome del nido lleno (en contraparte del síndrome del nido vacío que expresa la soledad en que los matrimonios se quedan cuando los hijos se independizan).

Si bien el estudio se realizó en España, se trata de problema que se observa también en países de América Latina (México, entre ellos). Entre las causas que favorecen la permanencia de hijos adultos en el nido paterno podemos encontrar:

  • Falta de recursos económicos. Los hijos no consiguen empleo y, sin dinero, poco pueden hacer para mudarse. Por otra parte están los jóvenes adultos que trabajan, pero el sueldo que perciben no es suficiente para pagar una renta. Incluso, en ocasiones se independizan, pero ante la difícil situación económica que enfrentan, regresan a casa (son los llamados hijos boomerang).
  • Estudios que nunca terminan. Con el propósito de seguir preparándose y lograr maestrías, posgrados o cualquier especialidad, los hijos deciden continuar "cobijados en el nido materno" para poder invertir todo su sueldo en una mayor preparación académica.
  • Rechazo al compromiso. Entre los obstáculos para volar del nido paterno, la resistencia de los jóvenes a asumir un compromiso de pareja (ya sea matrimonio o unión libre), es uno de los motivos más poderosos.
  • Padres sobreprotectores: "¿Para qué me voy si aquí me resuelven todo?", es lo que muchos jóvenes piensan. Para su fortuna, no tienen que cambiar de idea, pues sus padres también quieren seguir teniendo hijos para cuidar.
  • Dificultades en el matrimonio. Aunque parece difícil de entender, existen parejas cuya relación marital se ha deteriorado a lo largo de los años y están acostumbradas a los desencuentros, discusiones o al alejamiento como cónyuges, por lo que hacen cualquier cosa para evitar quedarse solos en casa, por ejemplo, extreman los cuidados y atenciones hacia los hijos para que éstos no tomen la decisión de independizarse.

¿Qué hacer cuando los hijos no se van de casa?

Generalmente los hijos independientes tienen padres igualmente autónomos que han sabido darles fuertes raíces, pero también oportunidades, experiencias, valores y retos que les permiten trazarse un plan de vida propio.

Así que si tu hij@ dejó de ser adolescente desde hace tiempo, pero no consigue madurar, quizá ha llegado el momento de reconocer que como madre (o padre) también has jugado importante papel en el problema y, en cierta forma, eres responsable de la situación.

Con frecuencia los adultos que viven como niños actúan de esa manera porque en casa han enfrentado situaciones que tomaron como ejemplo. Sin embargo, es posible ayudar a tus "adultescentes" a lograr su independencia para mejorar la convivencia familiar y, sobre todo, gozar la etapa de madurez que todo matrimonio tiene derecho a disfrutar. ¿Cómo? Aquí varios consejos:

  • Crear responsabilidades. No importa si ha pasado muchos años como "rey o reina" de la casa, tu hijo debe tener responsabilidades y la obligación de cumplirlas. A medida que vea que la vida fácil desaparece (ya no tiene ropa limpia, recién planchada, ni los alimentos esperándole siempre en la mesa a cualquier hora), comenzará a actuar como adulto responsable.
  • Se acabaron los patrocinadores. Cuando un joven descubre que el dinero para satisfacer sus aficiones se reduce o desaparece por completo, se ve obligado a buscar trabajo. ¡No te sientas culpable, es lo mejor que tu hijo puede hacer por su libertad!
  • Reglas en tu casa. A veces los adultos que viven con sus padres tienen interés en hacer las cosas de cierta manera, pero hasta que él o ella no pague todos los gastos de la casa, tú eres quien establece las reglas.
  • Bríndale comprensión, no lástima. También es posible que tu hijo esté consciente de la difícil situación que vive la familia y se sienta solo, derrotado o enojado. Sin embargo, en nada lo ayudas si manifiestas lástima, pues le transmites el mensaje de que es incapaz de salir adelante; al contrario, debe saber que tiene todos los conocimientos para conseguir trabajo o iniciar una vida como adulto responsable.
  • Trato de huésped. A veces es difícil recordarlo, pero el o la joven que vive contigo sigue siendo "adulto", aunque seatu hijo. Una forma de evitar conflictos en casa y animarlos a buscar su independencia, es dejar tu rol de "padre" o "madre" y tratarlo como si fuera alguien rentando un cuarto en tu casa (puedes cobrarle una renta, sobre todo si no sabes qué hacer si tu hijo regresa a la casa). Esto hará que tu hijo se sienta incómodo de vivir en ese lugar y probablemente inicie la búsqueda de su propio espacio. Incluso, si ya estuvo viviendo fuera del hogar, este tip también aparece en la lista de consejos para tratar hijos boomerang.

Los matrimonios con hijos adultos independientes tienen mayor probabilidad de convertirse en parejas que gozan de sus años de madurez con plena salud, en la mayor intimidad y con toda libertad, satisfechos de haber procreado individuos responsables y preparados para sobrevivir lejos del nido paterno con sus propios recursos.

SyM - Cecilia Jiménez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

El orgasmo femenino es poderoso analgésico debido a que libera endorfinas, por lo que los dolores de cabeza son mal pretexto para no tener sexo.




Comscore