Depresión posparto, enfermedad mental por cambios hormonales - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Posparto, del júbilo a la depresión

Martes 10 de enero del 2017, 10:58 am, última actualización

Después de sentir gran alegría por la llegada del bebé, gran número de mujeres experimentan cierta melancolía la que, según los expertos, es una forma de depresión cuya causa son los cambios hormonales. Aunque este trastorno suele desaparecer después de algunas semanas, hay ocasiones en que la madre se ve incapacitada para cuidar a su hijo.

Posparto, del júbilo a la depresión

Considerar al bebé como increíble responsabilidad, lamentarse por la pérdida relativa de la libertad, sentirse incapaz de ser buena madre y a la vez experimentar sentimiento de culpa, son sólo algunos pensamientos que bombardean frecuentemente la mente de muchas mujeres después de 2 ó 3 semanas del alumbramiento. Lo anterior, indudablemente, son síntomas de depresión posparto, periodo que puede durar desde semanas hasta un año, estos incluyen:

  • Insomnio o sueño excesivo.
  • Pérdida o aumento del apetito.
  • Preocupación extrema o falta de la misma hacia el bebé.
  • Intensa tristeza y ataques de llanto.
  • Sentimiento de ira hacia el pequeño, pareja o familia.
  • Ansiedad y ataques de pánico.
  • Desesperanza.
  • Pérdida de la memoria.
  • Falta de concentración.
  • Baja autoestima.
  • Indiferencia por las relaciones sexuales.
  • Fatiga excesiva.
  • Cambios repentinos en el estado de ánimo.
  • Pensamientos obsesivos sobre muerte y suicidio.

Es importante aclarar que no siempre se sufren todas estas molestias y que la intensidad de las mismas es variable; sin embargo, hay ocasiones en que llegan a ser intensas y aterradoras, momento en el que se considera que la madre cursa depresión mayor. En estos casos resulta indispensable acudir al psiquiatra (médico especializado en salud mental), para que realice evaluación e indique el tratamiento a seguir.

¿Por qué a mí?

Muchos profesionales de la salud, entre ellos ginecólogos, ginecobstetras (especialista que da seguimiento al embarazo y atiende el parto) y psiquiatras, consideran que los cambios hormonales durante embarazo y posparto son responsables de la depresión posparto, pues tanto estrógenos (encargadas de controlar el desarrollo sexual femenino) como progesterona (desempeña importante papel en el ciclo menstrual y gestación) incrementan considerablemente durante la gravidez y disminuyen de la misma manera después del alumbramiento.

Asimismo, los niveles de las hormonas producidas por la glándula tiroides (ubicada en cuello y responsable del metabolismo) pueden descender bruscamente después del nacimiento del bebé, lo que da lugar al desarrollo de síntomas relacionados con la depresión, por ejemplo, nerviosismo, fatiga, melancolía y trastornos del sueño, entre otros.

Ahora bien, los factores emocionales derivados del embarazo también son responsables de la depresión materna, entre ellos se encuentran gestación no deseada, preocupación por problemas de salud durante la gravidez, tener parto antes de los nueve meses y concebir un bebé malformado. A ello se suman no contar con el apoyo de la pareja y familia, sentir que se perdió la libertad (debido al cuidado del recién nacido) y frustración por los cambios en la figura.

Es importante tomar en cuenta que las mujeres con mayor riesgo de tener depresión intensa generalmente presentan:

  • Antecedentes personales y familiares de la enfermedad.
  • Historial clínico de ansiedad y nerviosismo.
  • Acontecimientos terribles durante el embarazo, por ejemplo, muerte de un ser querido, problemas conyugales y divorcio.
  • Baja autoestima.
  • Falta de descanso.

¿A quién acudo?

En cuanto se manifiesta la depresión posparto es muy importante tomar ciertas medidas, las cuales le permitirán a la madre cuidar tanto de su bebé como de ella misma. Lo más recomendable es:

  • Descansar el mayor tiempo posible, lo cual puede realizarse mientras el pequeño duerme.
  • Pedir ayuda a familiares y amistades, principalmente si se tiene otro hijo.
  • Integrar a la pareja en los cuidados del bebé.
  • Dedicar tiempo a sí misma, por ejemplo, aplicarse tratamientos en cutis y cabello, cambiar de look, salir a pasear y reunirse con sus amigas.
  • Evitar el aislamiento social.

En caso que estas recomendaciones no ayuden a superar la depresión posparto en un periodo de 2 a 4 semanas, es conveniente acudir al psiquiatra para que proporcione tratamiento a base de psicoterapia y administración de medicamentos antidepresivos. Respecto a estos últimos debe considerarse que su ingesta no es compatible con la lactancia, pues todavía no se conocen los efectos que dichos fármacos pueden ocasionar al bebé. Ante esta situación se tiene como alternativa alimentar al niño con fórmulas lácteas en biberón, las cuales tendrán que ser prescritas por el pediatra.

Como puedes ver, hay muchas acciones que se pueden llevar a cabo para luchar contra la depresión posparto por muy severa que ésta sea, lo indicado es darle importancia a cada síntoma y aceptar que se tiene un problema. De esta manera, habrá mayor disposición para seguir el tratamiento, lo que permitirá superar este padecimiento de manera más rápida y efectiva.

SyM - Angélica Villanueva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore