Síndrome del Piojo Herrera o culpar a los demás de tus errores - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Enero 2018 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Síndrome del "Piojo" Herrera o culpar a los demás de tus errores

Jueves 22 de junio del 2017, 11:28 am, última actualización

Tras el supuesto golpe propinado al comentarista deportivo Christian Martinoli, la Federación Mexicana de Futbol (FMF) ha suspendido de su cargo como seleccionador mexicano a Miguel Herrera. La pérdida de control emocional, su comportamiento impulsivo y no asumir errores propios le comienzan a pasar la factura al "Piojo". ¿Te ha sucedido algo similar? ¿A qué se deben las reacciones agresivas del ahora ex director técnico del "Tricolor"?

Miguel Herrera y el estrés en el deporte, Culpar a los demás por los errores propios, Pérdida del control emocional

¿Qué sucede con Miguel Herrera?

A lo largo de su carrera, Miguel Herrera se ha mostrado como un técnico atrevido, efusivo e irreverente; pero con un comportamiento impulsivo, rebelde y con ataques de rabia. Luego de que sobresalieron sus aspectos más polémicos con los resultados de la Selección Mexicana en la Copa América, psicólogos han llamado la atención, y aunque médicamente el título "síndrome del Piojo Herrera" no existe, bien podría caber en aquellas personas que, como el estratega mexicano, se molestan cuando personas externas les hacen ver sus errores manifestando:

  • Pérdida del control emocional. Es causado por la tensión emocional y de acuerdo con psicólogos, "El Piojo" podría estar sufriéndolo debido a los resultados del equipo que comanda, así como las críticas que le ocasionan los múltiples comerciales que realiza, ya que prensa y aficionados los consideran distracciones en el trabajo del técnico nacional.
  • Ataques de rabia. Son una respuesta ante las frustraciones y el DT los ha tenido perdiendo el autocontrol en el deporte al encararse con árbitros, técnicos rivales y miembros de la prensa en situaciones que provocan agresividad, como una falta no marcada o una crítica a su trabajo, por bien fundada que esté.
  • Culpar a los demás. Suele acompañar a los enfados y se debe a que no se quiere reconocer la responsabilidad de una reacción agresiva. Vemos este problema cuando Miguel Herrera se queja del arbitraje o cuando ha sido cuestionado sobre los resultados del "Tri".

El "síndrome de Miguel Herrera" le hizo olvidar que es un personaje público que representaba a una institución que debe tener como valor el respeto. El altercado "Piojo-Martinoli" mermó por completo su ya de por sí cuestionado triunfo en la Copa Oro.

No obstante, no sólo el técnico debe estar al tanto de la pérdida del control emocional, sino cualquier persona que presente estos signos de agresión.

¿Por qué se pierde el control?

Cuando una persona no puede cumplir con un objetivo o deseo se genera un estado de frustración que puede ocasionar disposición a la agresión como respuesta. En especial en el ámbito deportivo existen situaciones que provocan agresividad, por ello, cuando el Piojo Herrera se enoja puede deberse a un sentimiento de frustración en el deporte, como una falta que no se marcó o un gol mal anulado.

Desafortunadamente, las agresiones, como encararse con otros técnicos, no se quedan en un solo suceso ya que pueden engendrar más agresión y transformarse en una conducta aprendida. Sobre todo si la agresión es compensada por los seguidores, jugadores o por la gratificación de haber infligido daño.

En el caso de Miguel Herrera, su comportamiento impulsivo podría tratarse de un rasgo arraigado, pues siempre ha tenido un temperamento explosivo. Él mismo ha relatado que formó su carácter en una infancia carente de lujos en la colonia Narvarte de la Ciudad de México.  

Aunque encontró en el futbol la manera para controlar esa energía, a veces ha caído en conductas agresivas, como lo recuerda una violenta jugada frente a Honduras, durante la etapa de jugador de Herrera, que convenció al entonces técnico tricolor, Miguel Mejía Barón, para no incluir al "Piojo" en el equipo que disputó el Mundial de Estados Unidos 1994.

La falta de experiencia ante las críticas posiblemente también haya sacado de control a Miguel Herrera. Gustavo Zepeda, presidente de la Federación Mexicana de Psicólogos de Futbol, considera que Herrera no esperaba ser tan criticado luego de los malos resultados de la Selección Mexicana, pues cuando asumió el cargo, todo era "miel sobre hojuelas" porque había "rescatado" al Tricolor en su difícil trayecto rumbo a la Copa del Mundo Brasil 2014.

¿Cómo evitar el "síndrome del Piojo Herrera"?

Cualquier persona bajo tensión emocional puede padecer el "síndrome del Piojo Herrera". En especial aquellos que como el técnico ejercen un liderazgo deportivo o laboral. Para evitar la frustración que conlleva a este problema, los expertos aconsejan:

  • Sé objetiv@. Si sueles no asumir errores propios, ten en mente que los resultados no son instantáneos. Debes ser autocritic@ y realista con tus aspiraciones, ten claro que puedes esperar de ti mism@ o las personas a tu cargo y no exijas más que eso ya que podría ocasionar errores.
  • Mantente positiv@. Refuerza tus conductas positivas y anima a las personas a tu cargo para que se esfuercen e intenten hacer cosas sin miedo a fracasar. Paradójicamente, esta es una de las cualidades más valiosas de Miguel Herrera y por la que sus jugadores le tienen en gran estima.
  • Sé constructiv@. Pase lo que pase en una competición o labor, el entrenador o líder debe aprovechar el resultado para que los deportistas o allegados obtengan experiencia y beneficio. La decepción forma parte del desarrollo de cualquier persona.
  • Utiliza el efecto catarsis. Se trata de una liberación de la frustración reprimida y enojo para pasar a una sensación de bienestar. En cambio, la agresión no es catártica ya que conduce a un aumento del deseo de agredir. Podemos observarla en Miguel Herrera cuando festeja con soltura y satisfacción los goles de la selección tricolor.
  • Enfrenta tus temores y ansiedades. Si tienes pensamientos negativos que obstaculizan tu rendimiento, utiliza técnicas de detención y control del pensamiento, como el yoga o alguna actividad que te guste hacer. También es importante el buen uso de la visualización, respiración y relajación, especialmente para manejar el estrés en el deporte.
  • Auto contrólate. No reprimas la ira, pues esto no significa controlarla. En cambio, exprésate de una manera firme, pero no agresiva. Cuando una persona está enojada tiene un deseo compulsivo de actuar sin pensar, por ello, evita las expresiones excesivas, maldecir y renegar, pues intensifican la ira. Piensa antes de realizar una acción y no saques conclusiones a la ligera.
  • Busca un apoyo. Aprender a escuchar críticas es complicado; pero si sientes que tu ira está fuera de control y está afectando tus relaciones puedes considerar acudir al psicólogo, quien puede ayudarte a desarrollar técnicas para cambiar tu pensamiento y conducta.

La tensión emocional ha contribuido a mermar la popularidad del técnico mexicano, así como podría traer problemas laborales y personales a cualquier persona que la padezca. Si es tu caso, recuerda que puedes visitar a un profesional de la salud mental para descubrir qué desencadena el problema y desarrollar una estrategia.

SyM - Cirilo Barreiros

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

El orgasmo femenino es poderoso analgésico debido a que libera endorfinas, por lo que los dolores de cabeza son mal pretexto para no tener sexo.




Comscore