Depresión en niños y adolescentes mexicanos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

9% de los niños mexicanos sufre depresión

Jueves 02 de marzo del 2017, 10:36 am, última actualización

Cerca de 2 millones de personas en México han padecido episodios de depresión mayor antes de los 18 años y, desafortunadamente, quienes no reciban tratamiento oportuno tendrán menor capacidad para alcanzar metas educativas, sociales y laborales. 

9% de los niños mexicanos sufre depresión

Durante mucho tiempo se pensó que la depresión, es decir, el trastorno anímico en el que la sensación de tristeza, pérdida, ira o frustración interfiere con la vida diaria, sólo ocurría en la edad adulta, pero investigaciones efectuadas a partir del decenio 1980-90 han desmentido esta opinión. 

En efecto, el tema ha adquirido tal relevancia que algunos especialistas en Salud Mental alertan sobre la posibilidad de que esta afección, cuando inicia en la infancia o adolescencia, sea una de las formas más severas del trastorno, pese a lo cual rara vez recibirá tratamiento. 

El asunto es de mayor relevancia para México, ya que la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, efectuada en 2003, revela que la incidencia de niños con rasgos depresivos oscila entre 8 y 9%, y algunos estudios reportan una presencia de hasta 20% en ciertos grupos de la población pediátrica, como infantes enfermos o maltratados. 

“Para prevenir aislamiento y depresión infantiles es necesario recuperar los espacios de afecto, convivencia y comunicación familiar, además de proporcionar un grupo social de soporte y actividades deportivas, recreativas o culturales para abrir la posibilidad de crecimiento en todas las áreas, incluidas las de expresión de las emociones”, señala María Teresa Gutiérrez Alanís, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, en el Distrito Federal). 

De acuerdo con la especialista, es importante recordar que uno de los precursores más significativos de la depresión es el estrés, y que en este sentido la sociedad no ofrece el mejor panorama para los pequeños: las exigencias para ellos son cada vez mayores y las estructuras que les daban apoyo emocional, como la familia, círculos sociales inmediatos (vecinos, compañeros de escuela) y hasta las creencias religiosas, se han debilitado. 

“Los adultos estamos expuestos a diferentes fuentes de tensión que se pueden complicar y derivar en problemas emocionales considerables, y lo mismo ocurre entre los menores”, señala la experta. 

Datos para la reflexión

Un estudio bibliográfico realizado por investigadores del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz y la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, ambos en la Ciudad de México, señala que al menos 2 millones de mexicanos han sufrido crisis de depresión mayor antes de los 18 años de edad, y que éste puede prolongarse hasta por 31 meses “durante los cuales generalmente no se recibe atención”. 

El trabajo, publicado por la revista Salud Pública de México, con el título La depresión con inicio temprano, indica también que las personas con problemas depresivos que debutan en la infancia tienen más episodios graves y de mayor duración que quienes los manifiestan en la adultez. Las razones de este hecho, indican los expertos, son la falta de detección y tratamiento oportunos. 

Más aún, señala el texto, “es de particular relevancia estudiar la depresión en la infancia y adolescencia no sólo por el sufrimiento que representa para los jóvenes, sino por las implicaciones que pueda tener para el funcionamiento en la vida adulta”. 

Presentar esta enfermedad “durante periodo que se caracteriza por definir la formación académica, la elección de pareja, el inicio de la actividad profesional y el comienzo de las relaciones sexuales, tiene consecuencias más allá del ámbito de la salud. Algunos investigadores sugieren que las personas que padecen depresión en la infancia o adolescencia viven con cierta vulnerabilidad, la cual implica una etapa adulta con mayor estrés, menos amistades y redes de apoyo, así como menor alcance educacional, ocupacional y económico”. 

Cómo actuar ante la depresión en los niños

La profesora María Teresa Gutiérrez Alanís indica que la depresión tiene múltiples causas, de modo que en su aparición intervienen “factores genéticos, biológicos, neurológicos, de educación y de desarrollo de habilidades para afrontar las dificultades en la vida. A ello, se pueden sumar situaciones como la pérdida de un ser querido, que hacen más susceptibles a ciertos individuos”.

A esto podemos añadir que el uso excesivo de videojuegos e Internet contribuye al aislamiento del menor, pues además de interferir con el tiempo que requiere para convivir y relacionarse con sus semejantes, lo mantiene en un mundo de fantasía, con reglas y límites que pueden confundirle, ya que son distintos a los de su entorno. 

El problema de base, señala la especialista, es que los niños pierden la oportunidad de conversar con familiares y amigos, de divertirse y aprender a jugar o negociar, a perder y ganar. “En muchos de estos casos puede tratarse de aquellos que no saben tolerar la frustración, lo que los sitúa en desventaja”. 

Aunque la psicóloga acepta que la depresión infantil es un padecimiento difícil de detectar, ya que se enmascara y en ocasiones tiene síntomas distintos a los del adulto, los padres pueden poner atención a ciertas conductas. 

“Un chico no siempre puede expresar que está preocupado, triste o presionado, pero su equivalente sería una queja por molestia física, como dolor de cabeza o estómago, además de que puede presentar enuresis (mojar la cama) o algún trastorno de conducta”, indica Gutiérrez Alanís. 

Al respecto, abunda, es común que los niños más pequeños externen su malestar a través de dolencias, miedo, crisis de llanto, pesadillas y notable resistencia a separarse de alguno de sus padres, mientras que a partir de los 9 ó 10 años su comportamiento es más parecido al de los adolescentes, así que puede expresarse a través de actitud antisocial, rebeldía e irritabilidad. 

La recomendación es que los padres acudan a un especialista (psicólogo, paidopsiquiatra) en cuanto noten este tipo de cambios en su hijo, a fin de contar con diagnóstico oportuno. El tratamiento de depresión infantil suele basarse en psicoterapia de varios tipos, sin olvidar que en casos severos se requiere la administración de medicamentos (antidepresivos). 

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore