Acoso sexual en el trabajo hacia mujeres y hombres - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Acoso sexual en el trabajo?, ¡no lo calles!

Jueves 20 de abril del 2017, 11:14 am, última actualización

La competencia laboral entre ambos sexos ha traído beneficios a la mujer, pero también momentos no gratos, pues la convivencia diaria en el ambiente de trabajo ha propiciado el acoso sexual, el cual en la mayoría de los casos se oculta por temor a represalias, cuando en realidad está en juego algo más que un puesto: la propia salud.

¿Acoso sexual en el trabajo?, ¡no lo calles!

Se entiende por acoso sexual aquellos comportamientos verbales o físicos de naturaleza erótica no deseados, los cuales pueden presentarse en la calle, escuela e incluso en el propio hogar, teniendo cada caso repercusiones que afectan la salud de la víctima. No menos importante es hablar de este tipo de comportamiento en el ámbito laboral, pues sus consecuencias igualmente pueden dejar huella de por vida.

No es nuevo que en el ambiente laboral se presenten conductas hostiles, intimidatorias o humillantes por parte de quienes ocupan mandos superiores hacia sus subordinados, creando un ambiente de miedo, que casi siempre arroja malos resultados. Sin embargo, al tratarse de acoso sexual la atmósfera que se crea tiene un tinte diferente, ya que sin levantar la voz un superior puede chantajear a su víctima al ofrecer ascensos o aumento de salario a cambio de ceder a sus proposiciones.

Quienes son especialmente blanco de este tipo de insinuaciones son mujeres divorciadas o separadas (40% de las denuncias), las recién llegadas al mercado de trabajo, quienes viven situación precaria, así como las minusválidas y las pertenecientes a minorías raciales; parece ser que tener pareja estable genera cierto respeto que inhibe a los acosadores.

Es importante hacer hincapié en que la mujer no es la única víctima del acoso sexual en el trabajo, sino también los varones, quienes representan 10% de las denuncias al respecto, siendo los homosexuales los principalmente afectados, y después los hombres jóvenes.

No te dejes intimidar

Como se mencionó, la violencia no es la única forma de acoso, sobre todo en el aspecto sexual, pues las denuncias definen el perfil de acosador como el de un hombre no necesariamente mayor, muy calculador y que en público se esfuerza por aparentar ser una persona educada, correcta e incluso escrupulosa, quien necesita demostrar su poder sobre otra persona con el subliminal mensaje "tu vida laboral y personal dependen de mí".

Sin embargo, el acoso sexual en el trabajo no se ciñe a la relación jefe-subordinado, sino amplía el abanico hacia los compañeros del mismo nivel, quienes emplean otro tipo de recursos que resultan igualmente molestos a quien van dirigidos, como bromas, alusiones, miradas que pretenden "desnudar", comentarios groseros, gestos, así como caricias o tocamientos, insinuaciones y proposiciones, siempre dentro del ámbito sexual.

Lo que en muchas ocasiones detiene a la víctima para denunciar el hecho es lo complicado que suele ser demostrar que ha habido acoso y, sobre todo, sin consentimiento o provocación por parte de la víctima; roces innecesarios, frases de doble sentido y chistes groseros son difíciles de demostrar legalmente.

Sucede entonces que el comportamiento por parte de los superiores, e incluso de los mismos compañeros, se torna un hecho bastante habitual, llegando a transformarse en algo que llega a aceptarse como normal por las víctimas o, yendo aun más lejos, lo asumen como algo que deben soportar porque va unido a su condición de mujer.

No obstante, la repercusión del acoso sexual en la salud es algo que debe hacernos pensar, pues se sabe que puede producir ansiedad, depresión, irritabilidad, fatiga y baja autoestima, además de que las perspectivas profesionales se vienen abajo; es entendible la baja en la productividad y la manifestación de "supuestas" enfermedades que ocultan el miedo a asistir al centro de trabajo.

No son pocas las mujeres que sufren este tipo de vejación en el trabajo, pero no son capaces de denunciarlo por miedo a perder su puesto o por temor a que no se les crea. Sin embargo, ante una situación de acoso en el ámbito laboral, la víctima no debe autoculparse, sino denunciar la situación al sindicato que rija en la empresa, o bien, al comité directivo. Para ello, es de vital importancia buscar a los testigos de la situación que puedan colaborar con su testimonio para desenmascarar al agresor.

Sin embargo, no elijas la opción de abandonar el empleo en vez de delatar tu problema, pues ello puede traerlt consecuencias que empeoren tu situación, como perder todos los derechos como trabajadora; busca conciliar intereses con el agresor -utilizando los medios que se han planteado-, pero no dejes de cumplir con tus obligaciones laborales. Por otra parte, cuentas con la posibilidad de denunciar el acoso laboral ante el Ministerio Público, trámite que es prolongado pero que te hará sentir seguridad para enfrentar la situación y que será una manera de detener el agobio del agresor.

La vida moderna fomenta cada vez más un mercado laboral en el que mujeres y hombres trabajen juntos, cuya productividad no debe verse mermada por diferencias como las que se han señalado. Recuerda que el acoso sexual es un ataque a la dignidad del individuo y un obstáculo para su desarrollo profesional, por tanto, no lo permitas en tu entorno y apoya a quien es víctima de ello.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore