Amnesia, ¿por qué se pierde la memoria? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Amnesia, ¡adiós recuerdos!

Miércoles 07 de diciembre del 2016, 09:58 am, última actualización

La incapacidad para retener conceptos nuevos y recordar vivencias es conocida como amnesia. Esta enfermedad, que se asocia con golpes en la cabeza, también se produce por ingesta de drogas y alcohol, trombosis y, por supuesto, enfermedad de Alzheimer.

Amnesia, ¡adiós recuerdos!

La memoria es uno de los fenómenos del cuerpo humano que ha llamado poderosamente la atención de científicos y médicos, los cuales han tratado de desentrañar los mecanismos a través de los cuales logramos almacenar incalculable cantidad de datos en nuestro cerebro.

Este sistema se compone de imágenes, sonidos, recuerdos, sentimientos, conocimientos y experiencia acumulada a través del paso de los años, quizá el proceso neurológico más complejo del sistema nervioso central, ya que implica la capacidad para recordar hechos y situaciones que se registran cada segundo de nuestra existencia y la interacción de todos los sentidos y capacidades intelectuales.

Los recuerdos se tejen a través de amplia red de interconexiones neuronales o circuitos nerviosos que en cuestión de milésimas de segundo nos hacen conscientes de que ya hemos vivido alguna experiencia o almacenado cierta información. Así, por citar un caso, al olfatear rico guisado se activa una zona del cerebro donde se registran los olores, la cual se conecta con otra encargada de reconocer imágenes (por ejemplo de nuestra madre) y otra parte que identifica sentimientos. De esta forma, un simple estímulo oloroso nos trae en un instante recuerdos, visiones y sentimientos (buenos o malos) relacionados con la comida que prepara o preparaba mamá.

¿Por qué se pierde la memoria?

Así como el cuerpo sufre el paso del tiempo, el cerebro también experimenta cambios que se asocian a "lagunas" de memoria, pérdidas que seguramente se producen por una desconexión o la falta de funcionamiento de alguno de sus múltiples circuitos.

El sistema nervioso funciona como una serie de cables eléctricos que una vez que son lastimados o cortados nunca más vuelven a transmitir los impulsos de la misma manera, lo que ocurre porque las conexiones del cerebro no son capaces de regenerar por completo los daños ocurridos. Así, es común que la mayoría de las lesiones cerebrales dejen algún grado de secuela permanente.

La memoria es una función cerebral que fácilmente puede alterarse, no sólo por un trauma (golpe), sino por motivos un tanto ignorados que vale la pena conocer:

  • Edad avanzadaEl envejecimiento causa estragos en todo el organismo y el cerebro no es la excepción; este órgano tiene cambios degenerativos (disminución progresiva de su condición normal), lo que supone que algunas de las zonas que lo componen sufren pérdida de volumen y funcionalidad (atrofia).
  • Enfermedad vascular cerebralSi el proceso circulatorio se altera y se interrumpe puede provocar que las células cerebrales no reciban la cantidad suficiente de oxígeno, lo que frecuentemente deriva en muerte o invalidez. Es común que las víctimas de este tipo de ataque sufran amnesia, ya sea temporal o permanente.
  • Hipotiroidismo. Cuando la glándula tiroides -ubicada en el cuello- no actúa adecuadamente genera escasa cantidad de hormonas, lo que ocasiona que diversas funciones del organismo fallen; entre éstas se encuentran regulación de temperatura corporal, frecuencia cardiaca y presión arterial, así como la capacidad de transformar los alimentos en energía. Asimismo, esta alteración se asocia a disminución progresiva de las funciones intelectuales superiores, entre ellas pérdida de la memoria.
  • Infecciones. Varios agentes infecciosos del sistema nervioso son capaces de producir daño permanente y, por tanto, pérdida de la memoria.
  • Drogas y alcohol. El consumo prolongado y excesivo de este tipo de sustancias se asocia a disminución lenta y progresiva de la memoria, pues provocan el rompimiento de las uniones nerviosas del cerebro.
  • Falta de vitaminas. Los pacientes que olvidan frecuentemente algunas cosas pueden tener deficiencia de vitamina B12, situación que habitualmente se remedia con la ingesta de suplementos vitamínicos que contengan dicho elemento.
  • Enfermedad de Alzheimer. Quien padece esta demencia experimenta confusión en tiempo y espacio, cambios en la personalidad, dificultad para encontrar palabras, finalizar ideas o pensamientos y seguir instrucciones. Ello sucede porque las neuronas (células nerviosas) que controlan la memoria y el pensamiento se deterioran, es decir, presentan cambios que dañan al tejido cerebral, lo cual interrumpe el paso de mensajes a través de ellas.

Un menú muy amplio

La amnesia puede presentarse a cualquier edad, pero es mucho más frecuente en personas mayores de 65 años.

Cuando un individuo no recuerda lo que sucedió el día anterior, o hace unas cuantas horas, se puede afirmar que experimentó un episodio de amnesia inmediata. Un ejemplo típico es el paciente que sufre un accidente automovilístico y que, horas más tarde, no es capaz de recordar lo ocurrido.

Asimismo, hay casos en que un sujeto no puede recordar situaciones que ocurrieron hace poco tiempo y, sin embargo, es capaz de reconocer algunos hechos que se presentaron hace muchos años. Este tipo de pérdida de memoria mediata puede variar de un caso a otro, pero se ha observado que se hace más evidente conforme avanza la edad. Las personas de edad avanzada que sufren pérdida de memoria suelen mantener intactas sus otras funciones intelectuales, como juicio, razonamiento y cálculo.

Ahora bien, los expertos han definido con precisión cada uno de los tipos de amnesia que existen, los cuales hay que conocer para situar mejor el problema.

  • Amnesia retrógrada. Dificultad para recordar sucesos que acontecieron antes de la enfermedad o el trauma craneal que hizo al individuo amnésico.
  • Amnesia  anterógrada. Se dificulta la capacidad para almacenar recuerdos que ocurren después del trauma o la enfermedad que ha ocasionado la amnesia.
  • Amnesia  global. No se recuerdan hechos tanto anteriores como posteriores a la enfermedad o el traumatismo.
  • Amnesia  específica. Se refiere a la vía sensorial que debió guardar la información; por ejemplo, incapacidad para recordar una canción o un tipo de música, que tiene que ver con el sentido del oído, mientras que no existe problema para recordar un hecho visual, olfativo o táctil.
  • Amnesia  transitoria. Surge después de un trauma o golpe en el cráneo y desaparece gradualmente.
  • Amnesia  progresiva. La pérdida de memoria se incrementa paulatinamente, como ocurre en el mal de Alzheimer u otras demencias degenerativas, como el mal de Parkinson, por ejemplo.
  • Amnesia  senil. Pérdida de la memoria benigna que se considera natural y está relacionada con la senectud.
  • Amnesia  psicógena o amnesia simulada. Se caracteriza porque los recuerdos recientes y lejanos están alterados pero de forma reconocible. Un ejemplo de ello es el paciente que en ocasiones no recuerda quién es.

Neuronas bajo la lupa

Hace poco se dio a conocer interesante estudio realizado por el doctor Joaquín Fuster, profesor de Psiquiatría de la Universidad de California Los Ángeles en el que se explica con claridad las complejas asociaciones neuronales en las que se basa el proceso de la memoria.

El especialista experimentó con algunos simios (macacos) para establecer y confirmar las hipótesis que descifran los mecanismos de la memoria y sus trastornos; sus conclusiones indican que en el cerebro se forman placas proteicas que obstruyen la comunicación interneuronal; además, establece que es común que se desarrollen fibrillas intracelulares que producen degeneración de las neuronas.

Tal parece que la causa de este proceso es la predisposición genética, lo que genera que las neuronas afectadas dejen de funcionar y que la transmisión de impulsos vía contacto celular, sinapsis, se obstaculice, lo que finalmente provoca pérdida de memoria reciente, es decir, en la que el paciente recuerda lo que ocurrió hace medio siglo, pero no lo que desayunó.

Sin embargo, y a pesar de lo trágico que puede parecer el asunto, el Dr. Fuster cree que este tipo de problemas (incluido el Alzheimer) podrán desaparecer en un futuro relativamente cercano, pues las investigaciones sobre la anatomía del cerebro y la identificación de los genes implicados en este tipo de padecimientos, basados en el programa Genoma Humano (empresas públicas y privadas han identificado cuántos genes hay en el organismo humano y trabajan para saber cuál es la función de cada uno de ellos), son alentadoras.

Diagnóstico a tiempo

La persona que sospeche tener problemas de amnesia deberá acudir al médico (internista o neurólogo), especialista que deberá preguntarle desde cuándo ha notado alteraciones en su memoria, qué tan frecuentemente olvida las cosas y si se le dificulta caminar, realizar algunos movimientos o hablar adecuadamente.

Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, los pacientes con algún tipo de amnesia no son capaces de proporcionar toda esta información, sobre todo si padecen algún grado de demencia, por lo que es necesario que algún familiar ayude a proporcionar esta información.

En la mayoría de los casos, el médico establece el diagnóstico basándose en la historia clínica proporcionada por el enfermo y sus familiares. Por ejemplo, si una persona tiene antecedentes de enfermedad arterioesclerótica (caracterizada por engrosamiento y falta de elasticidad de las paredes arteriales) o accidentes cerebrovasculares (interrupción del flujo de sangre y, por ende, de la oxigenación hacia los vasos sanguíneos del cerebro), la pérdida de memoria seguramente se asocia a una enfermedad cerebral multiinfarto, o bien, es simplemente una secuela de algún problema en la circulación cerebral.

Asimismo, es importante averiguar si el paciente ha sido o es adicto al alcohol o drogas, pues en estos casos la pérdida de memoria se asocia a alteraciones en el hígado y riñones.

Por otra parte, una historia familiar de demencia a edad temprana, o bien, inicio progresivo y lento de la pérdida de memoria acompañado de problemas en el lenguaje y en la realización de movimientos son datos compatibles con el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.

Una vez realizado un adecuado interrogatorio, el médico efectuará un examen neurológico detallado, el cual puede proporcionar datos relevantes acerca del origen de esta disfunción mental.

En el caso de encontrar alteraciones importantes o defectos en algunos nervios (en los pares craneales, por ejemplo), se debe sospechar de problemas orgánicos como tumores o hemorragia cerebral. En otros casos, cuando existe falta de sensibilidad de la piel a la vibración o los cambios de posición, la pérdida de memoria se puede deber a deficiencia de vitamina B12.

Por último, existen algunos exámenes de laboratorio que pueden ser útiles:

  • Perfil tiroideo. Sirve para medir el posible desequilibrio en las hormonas de la glándula tiroides, la cual determina la manera como los nutrientes son aprovechados por el organismo y, en este caso específico, por el órgano cerebral.
  • Niveles de vitamina B12.
  • Estudio de imagen del cerebro, que puede ser una tomografía (radiografías analizadas por una computadora que muestran diferentes cortes y planos de la cabeza) o bien, una resonancia magnética, estudio en el que la cabeza del paciente se coloca en un espacio reducido donde se somete a intenso campo magnético. Dicha técnica proporciona imágenes de las estructuras anatómicas del cerebro con excelente definición.

Recuerda, muchos de los casos de amnesia pueden tratarse con éxito, pero para ello es fundamental conocer la causa, pues no es lo mismo tratar la enfermedad si su origen es hormonal (hipotiroidismo), que si se debe a traumatismo o un cuadro infeccioso que afecte al cerebro.

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore