Consumo de anfetaminas para bajar de peso: un peligro - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Anfetaminas, ¿peligro en extinción?

Jueves 13 de octubre del 2016, 09:12 am, última actualización.

Durante mucho tiempo las anfetaminas fueron el tratamiento contra la obesidad, pero con el paso de los años se observó que ocasionaban dependencia y daños a la salud. Sin embargo, actualmente hay clínicas de control de peso que las siguen utilizando a pesar de sus terribles consecuencias.

Anfetaminas, ¿peligro en extinción?
Anfetaminas, ¿peligro en extinción?

Las anfetaminas pertenecen a un grupo de fármacos sintéticos (elaboradas en laboratorio) que se desarrollaron en 1927 con el propósito de encontrar tratamiento efectivo para los pacientes con asma.

"No obstante, se descubrió que tenían propiedades estimulantes sobre los sistemas nervioso y cardiovascular, lo que mejoraba los estados de ánimo y alerta, disminuía fatiga y sueño, proporcionaba sensación general de bienestar y suprimía el apetito. Debido a estas características comenzaron a usarse para controlar los casos de narcolepsia (enfermedad que ocasiona sueño excesivo), paradójicamente la hiperactividad en niños y en la reducción del peso corporal", refiere el Dr. Miguel Luján Estrada, quien es jefe de la Unidad de Farmacología Clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, ubicado en el Hospital Español de la Ciudad de México.

Contra la obesidad

El exceso de peso siempre ha orillado al ser humano a buscar fórmulas mágicas que le permitan perder kilos sin esfuerzo. Por momentos parecía que este sueño se había hecho realidad, pues inmediatamente después de que se descubrieron las anfetaminas se usaron como tratamiento debido a que ocasionaban en el paciente falta de apetito acompañada de sensación de bienestar y alto nivel de energía.

"Pese a que en apariencia traían efectos benéficos a las personas debido a que perdían peso y se sentían bien, poco a poco se fueron dejando de utilizar por las repercusiones adversas que generaban, como incremento en la presión arterial, frecuencia cardiaca y temperatura corporal, así como comportamiento agresivo. Pero esto no fue todo, ya que también se detectó que el organismo se acostumbraba a la droga y cada vez necesitaba mayor cantidad de la misma, generándose con ello estado de dependencia", explica el farmacólogo.

Para identificar si alguien consume anfetaminas es preciso que reúna ciertas características físicas y conductuales, entre las que destacan cambios en el tamaño de las pupilas, sudoración excesiva, temblor, aumento de temperatura en las manos, euforia, hiperactividad, seguridad de que no se cometen errores (aunque la realidad diga lo contrario), falta de sueño y pérdida del apetito.

"Aunque desde hace tiempo se ha alertado a la población sobre los daños que ocasionan dichos fármacos, en la actualidad mucha gente los sigue consumiendo, especialmente ésto es favorecido por las clínicas de control de peso, en donde venden productos que consideramos son anfetaminas debido a los efectos que generan al paciente. Ante esta situación es necesario considerar que en la actualidad hay medicamentos para bajar de peso que son seguros, los cuales deben ser prescritos por el médico endocrinólogo", advierte el Dr. Luján Estrada.

Cabe destacar que los productos naturistas indicados en la reducción del peso corporal no contienen anfetaminas, "pero su fórmula puede incluir sustancias parecidas a éstas (por ejemplo, efedrina), por lo que son capaces de generar efectos similares y, en dosis elevadas, los mismos daños".

Antes de abundar en los mecanismos de acción y complicaciones más severas que generan las anfetaminas es importante no dejar de lado que actualmente se consumen bajo la forma de "drogas de diseño". Se les denomina de esta manera porque sólo basta con hacerles leves modificaciones en su estructura química para que proporcionen diversos efectos; lo anterior les confiere características específicas, por ejemplo, ser más estimulantes, generar alucinaciones, aumentar la sensibilidad táctil o incrementar el deseo sexual.

¿Qué sucede en el organismo?

El mecanismo de acción de las anfetaminas consiste en estimular a los receptores adrenérgicos, los cuales actúan como la adrenalina, hormona que desempeña papel fundamental en la disponibilidad rápida de glucosa (azúcar) para tejidos que requieren del suministro inmediato de energía. Asimismo, estos fármacos inducen la secreción de noradrenalina, sustancia que al inundar las zonas que conectan a las células cerebrales (neuronas) genera elevación de la presión arterial y disminución del apetito.

"Sin embargo, con las modificaciones que se les han hecho a las anfetaminas ahora no sólo actúan sobre la adrenalina y noradrenalina, sino también sobre serotonina (involucrada en el sueño, actividad sexual y estado de ánimo) y dopamina (produce sensaciones de satisfacción y placer). Por el ejemplo, la droga llamada éxtasis extrae la serotonina de las neuronas pero, al mismo tiempo, las destruye; asimismo, hay otras 'drogas de diseño' que también tienen este efecto sobre las células productoras de dopamina", acota el Dr. Luján Estrada.

Como se puede apreciar, las anfetaminas tienen acción en ciertas áreas cerebrales denominadas "de recompensa", pues al ser estimuladas por la droga segregan sustancias que aportan satisfacción y placer a quien las consume, razón por la que se crea dependencia, la cual generalmente se presenta a nivel psicológico, situación que ocasiona en la persona necesidad compulsiva de ingerir el fármaco para poder actuar adecuadamente en el medio que le rodea, pues de otra manera no puede lograrlo.

"Igualmente, hay quienes desarrollan dependencia física, en la cual las anfetaminas llegan a formar parte del sistema biológico, por lo que cuando se suspende su consumo el individuo presenta serie de cambios, mismos que incluyen alteraciones cardiovasculares (en corazón y vasos sanguíneos) y un evento llamado crash anfetamínico, que genera sueño profundo durante 12 a 14 horas", detalla el farmacólogo.

Complicaciones

Es importante saber que el consumo continuo de anfetaminas puede llevar a problemas de autodestrucción mediante lesiones al propio organismo, o bien derivar en estado psicótico, caracterizado por alucinaciones que pueden hacerle creer al afectado que su vida peligra, razón por la que puede tornarse muy agresivo.

"El paciente que presenta cambios conductuales debido a la administración de dosis altas de anfetaminas debe ser controlado y estrictamente vigilado para que no se haga daño a sí mismo ni a quienes le rodean. Pero hay ocasiones en que la cantidad consumida de la droga es tan elevada que ya no es posible revertir rápida ni totalmente el estado psicótico del paciente", señala el Dr. Luján Estrada.

Asimismo, hay personas que al exceder el consumo de anfetaminas presentan intoxicación, la cual se manifiesta mediante hipertensión severa (presión arterial alta) que puede dar lugar a infarto al miocardio o cerebral (falta de circulación sanguínea en el cerebro). Para contrarrestar este cuadro se administran medicamentos que bloquean la secreción de adrenalina y, si hay problemas conductuales, antipsicóticos (fármacos indicados para controlar la psicosis).

"En muchos casos, después de que se eliminan las anfetaminas del organismo, el paciente queda con el problema de la dependencia psicológica y la necesidad de conseguir el fármaco para poder sentirse bien. En estas situaciones lo más recomendable es canalizar al afectado al psiquiatra, especialista en salud mental que mediante varios procesos que incluyen pláticas, información, tratamiento no farmacológico y una serie de tareas hará comprenderle lo que implica la dependencia y cómo salir de ella. Lo anterior puede apoyarse con medicamentos para controlar la ansiedad", explica el farmacólogo.

Como puede apreciarse, el consumo de anfetaminas no es la mejor alternativa para obtener energía, sensación de bienestar o bajar de peso, ya que el precio que se debe pagar al final es sumamente alto e, incluso, puede costar la vida.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore