Burnout, estrés laboral que incapacita - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Burnout, estrés laboral que incapacita

Miércoles 21 de junio del 2017, 04:25 pm, última actualización.

El síndrome de burnout es una forma avanzada de estrés laboral que llega a desarrollar una incapacidad total para volver a trabajar y que se presenta en personas cuya profesión se basa en el trato directo con gente, como profesores, enfermeras, médicos, servidores públicos y hasta comerciantes. Conoce y preven el surgimiento de este mal.

Síndrome de burnout, Estrés laboral
Burnout, estrés laboral que incapacita

"Quemado" por el trabajo

Es bien cierto que existen profesionistas de gran importancia social que inspiran respeto y admiración por el tiempo y las atenciones que brindan a otros individuos, tales como profesores, bomberos o personas dedicadas al servicio médico en sus diferentes vertientes, como enfermería, medicina general y urgencias.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que desde la segunda mitad del siglo XX se ha encontrado que este tipo de actividades, junto con rasgos particulares de la personalidad, exponen a las personas a una forma especial de estrés que puede resultar devastador, el llamado síndrome de burnout (quemado) o de desgaste.

Se sabe que médicos, psicólogos, asistentes sociales, profesores, policías, bomberos, guardias de cárcel, comerciantes y personal encargado de brindar atención al público se encuentran expuestos a este problema de estrés debido a que se ven involucrados durante largas horas en los problemas y preocupaciones de las personas con las que se relacionan, y en las que es cotidiano enfrentarse a factores sociales desfavorables como pobreza, violencia o muerte.

Este padecimiento fue descrito por primera vez en 1974 por el psicólogo clínico Herbert Freudemberg, quien trabajaba en una clínica para personas con problemas de adicción en Nueva York (Estados Unidos). El especialista observó que luego de laborar un año, la mayoría de los voluntarios sufrían ansiedad, depresión, progresiva pérdida de energía hasta llegar al agotamiento, desmotivación en su trabajo y agresividad hacia los pacientes, de modo que lucían o manifestaban sentirse "quemados" o "fundidos".

Casi al mismo tiempo, la psicóloga social Cristina Maslach, estudiando las respuestas emocionales de los profesionales "que trabajan con personas" o "de ayuda", calificó a los afectados de sobrecarga emocional o síndrome de burnout como gente con profundo agotamiento emocional, insensibilidad hacia los receptores del servicio, falta de realización personal y una serie de problemas psicológicos, nerviosos y dolencias físicas que mermaban su rendimiento.

¿Cómo, por qué?

Paulatinamente, el empleado dedicado a servir a otras personas se da cuenta de que "algo" no funciona en su trabajo, y llega a pensar que el problema es un fallo a nivel organizacional, de modo que se ve invadido por un sentimiento de impotencia y fracaso por no poder cambiar las cosas, a la vez que sufre ansiedad, depresión e incluso cree que tiene problemas físicos debido a dolores de cabeza y musculares.

En ocasiones los afectados consideran que con el paso del tiempo o un par de días libres se solucionará el problema, pero no es así, ya que el desarrollo de este síndrome es cíclico: después de una baja laboral temporal, el afectado suele incorporarse a su puesto de trabajo con ganas de empezar de nuevo, pero la situación y los problemas con que se encuentra son los mismos y descubre que nada ha cambiado.

Finalmente, se estima que en 5% a 10% de los casos la sensación de cansancio y desgaste se vuelve permanente, de modo que el padecimiento avanza a su fase crónica, misma que se caracteriza por cambios de conducta negativos en los que el trabajador se comporta "a la defensiva": evita las tareas estresantes, incrementa su consumo de alcohol y tabaco, discute airadamente con sus compañeros o comienza a tratar a las personas solicitantes de servicio en forma distanciada, rutinaria y mecánica para no comprometerse con nadie. El desgaste llega a ser tal en estos casos, que puede presentarse incapacidad para volver a laborar en este tipo de actividades.

Los principales síntomas del síndrome de burnout, agrupados en categorías, son los siguientes:

  • Agotamiento emocional. Son comunes y significativas la disminución de disposición por ayudar y la pérdida de vitalidad emocional.
  • Falta de realización personal. Tendencia a evaluar su propio trabajo en forma negativa, expresa que sus actividades no le satisfacen y, por ende, presenta rasgos de baja autoestima.
  • Deshumanización. Se desarrollan actitudes negativas, de insensibilidad y de cinismo hacia quienes reciben el servicio.
  • Manifestaciones físicas. Suelen ser los mismos que en otros estados de estrés: cansancio, malestar general, dolores de cabeza y espalda, insomnio y alteraciones gastrointestinales y del ritmo cardiaco (taquicardias).
  • Mentales. Persisten los sentimientos de vacío, agotamiento, fracaso o impotencia; también son frecuentes nerviosismo, inquietud, dificultad para la concentración, sentimiento de persecución, baja tolerancia a la frustración y agresividad en su núcleo familiar.
  • Problemas de conducta. Pueden iniciarse conductas adictivas; aumenta el consumo de café, tabaco o alcohol, e incluso se incurre en el uso de drogas. También son notables ausentismo laboral, bajo rendimiento personal, distanciamiento afectivo y frecuentes conflictos con los compañeros de trabajo.

Asimismo, se ha observado que existen dos grupos de factores de riesgo del síndrome de burnout:

  • Características del puesto de trabajo: es común observar el surgimiento de este síndrome en ambientes laborales tensos, con poca motivación, competencia desleal, infraestructura poco adecuada y nula probabilidad de intervenir en la toma de decisiones. Asimismo, se observa más incidencia en centros donde la atmósfera se vuelve tensa y hay mayor cercanía con hechos que no pueden modificarse, como pobreza, violencia, frustración y muerte, lo que da lugar a hostilidad entre el grupo de trabajadores.
  • Personalidad del trabajador: se sabe que las personas más afectadas son las que tienen alto grado de autoexigencia y presentan baja tolerancia a que las cosas no salgan como desean, incurriendo en estados de ansiedad y frustración. También el desempeño emocional influye, debido a que quienes presentan simultáneamente problemas laborales y en su familia o pareja son más vulnerables a estrés.

¿Cómo detenerlo?

No existe una estrategia simple y universal para la prevención o tratamiento del síndrome de burnout, por lo que es a través de la combinación de varias técnicas que se disminuyen los riesgos de caer en este estado psicológico; técnicas para manejar estrés y resolver conflictos, o de autocontrol y psicoterapia son parte del arsenal empleado para evitar que el problema surja o evolucione a grados extremos e impida definitivamente su realización profesional.

Como medidas preventivas en lo individual se recomienda realizar actividades extra laborales, como asistir al cine, dedicarse a la lectura, practicar deporte o adentrarse en técnicas de relajamiento y meditación, a la vez que se deben mejorar las relaciones personales, familiares y sociales. Asimismo, en todo caso en que se considere que hace falta el apoyo de un profesional en salud mental, conviene recurrir a él sin dudarlo.

Empero, se debe mencionar que la mejor manera de evitar este síndrome es cuidando el ambiente laboral; para ello, se deben generar mecanismos de motivación en las empresas y eliminar presiones excesivas en los individuos, ya que se ha observado que esto ayuda a suprimir gran parte de la presión. Asimismo, hay notable mejoría cuando las actividades productivas (y la responsabilidad) se reparten en equipo y son dirigidas por un líder capaz que marque objetivos precisos y razonables.

El líder puede contribuir a la prevención del síndrome de burnout a través de:

  • La correcta elección del equipo de trabajo para evitar la incursión de miembros que pudieran dañar el desempeño del grupo.
  • Capacitación y actualización adecuada para el personal, a fin de que sus expectativas y motivación aumenten.
  • Controlando los factores de estrés a través de reuniones grupales o de pequeñas actividades que ayuden a relajar al grupo o a individuos determinados.
  • Involucrar a los miembros del equipo en la toma de decisiones o en la aportación de ideas para proponer cambios de estrategia.
  • Desarrollar reuniones periódicas en las que los trabajadores realicen aportaciones útiles para su desarrollo conjunto o para salir de situaciones difíciles.

Finalmente, se debe subrayar que las personas que brindan servicio a la población o que se encuentran en contacto directo con víctimas de distintas formas de violencia y maltrato, deben mostrarse atentas a la aparición de los síntomas del síndrome de burnout para acudir al especialista en problemas emocionales, y así evitar el riesgo de desarrollar la fase crónica del padecimiento; es por su bien y por el de toda la comunidad.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore