Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Codependencia: peligrosa falta de identidad

Viernes 28 de febrero del 2014, 11:15 am, última actualización.

Las personas que dependen emocionalmente de terceros tienen muchas dificultades para establecer amistades y relación de pareja estables, ya que viven a menudo situaciones problemáticas y dolorosas que se repiten una y otra vez, sin poder evitarlo ni entender por qué. Conozca más sobre este problema y prevéngalo.

Codependencia: peligrosa falta de identidad

Cuando alguien vive solamente a través de lo que les ocurre a los demás pierde conexión con todo lo que siente y necesita; si se porta dulce o agradable es porque busca la aceptación de quienes le rodean, ya que considera que su valor como individuo depende de las opiniones ajenas.

"A este problema se le conoce como codependencia, el cual ocasiona que el afectado pierda su identidad, se preocupe y dependa (emocional, social y/o físicamente) en exceso de personas, lugares u objetos, pues trata de cubrir sus requerimientos con estímulos externos; llega a sentir 'pena ajena' por lo que hacen otros e invierte enorme cantidad de energía en mantener cierta imagen o estatus que le permita impresionar a los demás debido a que tiene gran necesidad de ser aprobado", explica en entrevista exclusiva para saludymedicinas.com.mx el Dr. Víctor Montiel Mejía, miembro fundador de la Asociación Psiquiátrica Mexicana.

Cabe mencionar que la codependencia provoca en el paciente cierta especie de "atadura" emocional y física que puede manifestarse de dos maneras, ya sea entrometiéndose en cuestiones que no son de su incumbencia o asumiendo responsabilidades de otro individuo.

Origen

La mayoría de las situaciones que generan conflicto y alteran la salud del individuo se remontan a la infancia. Tomemos en cuenta que si los progenitores son personas emocionalmente sanas tendrán equilibrio entre sentimientos y razonamiento que les permitirá rodear de cariño y estabilidad a sus hijos. Sin embargo, si uno o ambos padres experimentó carencias afectivas y emocionales en la niñez, lo más probable es que sus vástagos no reciban suficiente amor porque él o ella son incapaces de proporcionarlo.

Tal situación deja profundas "cicatrices" en el alma de sus descendientes, condición que más tarde puede llevarlos a comportamiento anormal en la edad adulta, como el ocasionado por la codependencia, es decir, buscan cubrir sus carencias mediante la aprobación de los demás, a quienes dedican la mayor parte de su tiempo y vida.

"Es importante tener presente que generalmente los niños de familias disfuncionales (con problemas) crecieron sin haber escuchado mensajes positivos de sus padres, como 'eres muy inteligente', 'te felicito, estás haciendo un buen trabajo' o 'gracias, mi amor, has sido de gran ayuda'. Por ello, conforme crecen se van sintiendo abandonados, no desarrollan alta autoestima y buscan que otras personas los acepten para sentirse mejor consigo mismos. En ciertas ocasiones, su 'hambre' de amor y aprobación es tan grande al llegar a la adolescencia o adultez, que están dispuestos a soportar cualquier cosa con tal de recibir aunque sean 'migajas' de cariño y atención", indica el entrevistado.

Perfil psicológico

"Quien presenta ataduras emocionales tiene particular estilo de vida y manera especial de relacionarse con sus semejantes; por ejemplo, se enfoca siempre en ellos y no en sí mismo, no sabe divertirse porque toma la vida demasiado en serio, se le dificulta tener intimidad con otras personas porque teme que éstas le maltraten, siente ansiedad cuando debe tomar decisiones por miedo a equivocarse y busca complacer a todo el mundo", señala el Dr. Montiel Mejía.

Cabe destacar que el afectado suele tener la siguiente perspectiva de sí mismo en cuanto a su relación con los demás: "El que pueda sentirme bien conmigo mismo depende de que le agrade a la gente y me acepte; "concentro mi atención en resolver todos sus problemas y aliviar su dolor"; "mi autoestima aumenta si les ayudo a superar sus penas" o "no sé lo que quiero, pero es más importante saber qué desean los demás".

Este tipo de personas se sienten responsables por cada una de las cosas que hagan o dejen de hacer quienes les rodean y piensan que pueden tener el control o evitar que alguien sea irresponsable, conduzca en estado de ebriedad o consuma drogas (se convierte en especie de protector).

"Las consecuencias del comportamiento y actitudes descritas llevan al codependiente a olvidarse de sí mismo y a caer en el anonimato social, escolar y laboral, ya que si se le presenta la oportunidad de progresar, su decisión dependerá de que alguien le indique si está bien o no. Por supuesto, esta situación lo mantiene en desventaja ante el mundo real, dado que no cuenta con 'armas' que le permitan enfrentar la gran competencia que existe actualmente en todos los ámbitos", indica el psiquiatra.

¿Qué hacer?

Debe considerarse que en los casos de codependencia existe la llamada "ceguera emocional", es decir, el afectado no se da cuenta de lo "demandante" que es, que se entromete en la vida de los demás y se ha olvidado de sí mismo; sin embargo, puede llegar el momento en que descubra que algo en su vida le impide ser feliz, o bien, que alguien cercano le haga ver su error.

"El primer paso que debe darse consiste en que la persona mire hacia su interior reconociendo que tiene cierto vacío emocional y poca seguridad en sí misma; una vez logrado esto, conviene buscar ayuda profesional, para lo cual puede acudir a algún especialista en salud mental, quien evaluará su situación y precisará la terapia a seguir, pues cada caso es único", puntualiza el Dr. Montiel Mejía.

De acuerdo a lo anterior, es imprescindible que aprendamos a valorarnos a nosotros mismos, así como a consolar y cuidar al niño que todos llevamos dentro. A su vez, si los sentimientos de temor, ira o dolor nos agobian, es preciso solicitar auxilio a fin de identificar el motivo del conflicto y la forma de afrontarlo.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Salud Mental

Flojera mental, ¡cuidado con la demencia!


Ver más...


Aproximadamente 350 mil personas en la República Mexicana padecen Alzheimer y 1 de cada 3 habitantes conoce esta enfermedad debido a algún ser querido.

Logo Comscore