Distimia, depresión en los jóvenes muy común - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Distimia, depresión que se extiende entre los jóvenes

Lunes 19 de diciembre del 2016, 10:50 am, última actualización

De entre los varios tipos de depresión, la Ciencia reconoce como la menos severa a la distimia, la cual ha incrementado en años recientes el número de casos entre adultos jóvenes; pese a que este trastorno emocional afecta la relación del paciente con su entorno social, puede ser superado si el enfermo reconoce su problema.

Distimia, depresión que se extiende entre los jóvenes

De acuerdo a la Secretaría de Salud, la depresión es la principal enfermedad mental en México, al grado que 10 millones de habitantes la sufren, a cualquier edad y en sus diversos tipos; asimismo, se reconoce como la causa por la que se ha incrementado el índice de suicidios en las últimas tres décadas, en 200%.

La depresión es un problema emocional en el que la persona que la sufre siente tristeza profunda, vacío existencial, culpabilidad, está de mal humor, se cansa y aburre con facilidad, no duerme bien, asume actitud pesimista, de inseguridad y baja autoestima. Es muy importante destacar que se trata de una enfermedad que requiere de tratamiento médico supervisado por el psiquiatra o neurólogo y en que, en alto porcentaje de casos, necesita fármacos especiales.

Si bien este trastorno puede presentarse a cualquier edad y en diversas intensidades, se reconocen como los principales tipos de depresión los siguientes:

  • Depresión mayor. Se caracteriza por tristeza severa, ansiedad, cansancio, irritabilidad, sueño excesivo, aumento o reducción de peso, pérdida de interés por actividades que antes se disfrutaban, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, dolores de cabeza y estómago e ideas obsesivas en torno a la muerte.
  • Endógena. Se presenta cuando el cerebro no produce en forma natural neurotransmisores, es decir, sustancias que regulan el estado de ánimo y las sensaciones de bienestar y placer, como serotonina y dopamina.
  • Exógena. También llamada reactiva, se manifiesta como respuesta a eventos emocionales, como desempleo, fallecimiento de algún familiar, decepción amorosa, fuertes problemas económicos, estrés excesivo o al recibir una noticia como padecer una enfermedad mortal. Si bien la mayoría de las personas se adapta a esta circunstancia y acepta las consecuencias, algunas no logran ajustarse a esta nueva situación y desarrollan lo que se conoce como trastorno de adaptación.
  • Somatógena. Surge como efecto secundario de algunos medicamentos, como los fármacos utilizados para controlar la presión arterial, somníferos (inducen el sueño) y ocasionalmente anticonceptivos; también se presenta por diversos problemas de salud, como enfermedades cardiacas, infarto cerebral, diabetes, afección en glándula tiroides, anorexia y bulimia, anemia, cáncer o mal de Alzheimer, entre otras.
  • Trastorno afectivo estacional. En ciertas personas la depresión se suscita debido a cambios ambientales, por ejemplo, en el paso de una estación a otra, siendo más notorio cuando se reducen los periodos de exposición a la luz de día; aunque suele llamársele de invierno, no es raro que se inicie en otoño.
  • Trastorno bipolar. El término responde a que el paciente experimenta episodios recurrentes de estados emocionales opuestos: depresión y euforia; se identifica también como trastorno maniaco-depresivo, y de acuerdo al momento que se viva pueden tomarse decisiones poco apropiadas que comprometan la estabilidad, e incluso la salud; cuando el problema no es tan extremista recibe el nombre ciclotimia.

Finalmente, la Medicina distingue como un tipo más de depresión a la distimia, de la cual nos ocuparemos a continuación.

Se incrementa el número en jóvenes

Psiquiatras y psicólogos reconocen que la distimia tiene una duración mínima de 2 años y que suele prolongarse por más de 5 años, pudiendo transformarse en depresión mayor. Aunque los síntomas de distimia no inhabilitan al paciente para desarrollar sus actividades, tampoco sentirá el máximo de energía para llevarlas a cabo, verá limitada su sensación de bienestar, además de que tendrá episodios frecuentes de fácil llanto e irritabilidad.

Sin embargo, habrá un signo más que ayudará al médico tratante a llegar a un diagnóstico, la anhedonia, que es la pérdida de interés para realizar las actividades cotidianas o que solían generar felicidad y placer; algunos especialistas se refieren a ella definitivamente como la incapacidad para disfrutar de las cosas agradables y sentir placer. Cabe destacar que también en este problema existen grados, por lo que hay quienes lo extienden a cualquier circunstancia y en otros casos el problema se reduce a aspectos concretos, como comida, relaciones sexuales, convivencia social o actividades de ocio, situaciones que en otro momento resultaban gratas.

No es raro que la anhedonia aparezca tras situaciones estresantes, disgustos o eventos extraordinarios que disparan la depresión, por ejemplo, una madre no disfruta acariciando a su bebé después de un parto no deseado.

No obstante, habrá más síntomas de distimia que deben ser motivo de visita a psicólogo o psiquiatra:

  • Alteraciones en el sueño. Dormir demasiado o no hacerlo; las personas con depresión suelen despertar y realizar caminatas durante la noche o en la madrugada, teniendo dificultad para conciliar el sueño nuevamente.
  • Problemas de concentración. No es nada raro que resulte difícil enfocar el pensamiento en un objetivo, de manera que no será fácil tomar decisiones y/o realizar ejercicios de memoria.
  • Anormalidades en el apetito. La baja autoestima se reflejará en pérdida o el incremento en el deseo de comer, de forma que puede verse afectado el peso corporal y varias funciones orgánicas.
  • Fatiga. El paciente experimenta cansancio y falta de energía durante tiempo prolongado, llegando incluso a volver lentos los movimientos corporales y el tono de voz monótono y pausado.

Ahora bien, un individuo puede sufrir depresión por una o varias causas, pero es muy común que se presente en varios miembros de una misma familia, es decir, puede heredarse. Igualmente se identifica como posibles candidatos a quienes son débiles de carácter, dependientes de otros, autocríticos y pesimistas, así como quienes tienen bajos niveles de nutrientes, principalmente ácido fólico y vitamina B12.

¿Es alarmante?

Estadísticas a nivel mundial demuestran que la distimia afecta principalmente a adultos jóvenes, comenzando en la adolescencia y bajando en cantidad de casos al inicio de los 30 años. Sin embargo, es importante destacar que esta afección no sólo es simple estado de ánimo triste y pasajero, tampoco sinónimo de debilidad personal ni situación que pueda superarse al sonreír y olvidar los problemas, se trata de algo bastante más serio, pero que si se busca ayuda puede resolverse satisfactoriamente.

Lamentablemente muchos enfermos de depresión no son diagnosticados, ya que gran número de afectados se resisten a aceptar que viven un problema y se niegan a recibir asistencia profesional.

Si piensas que cumples con algunos rasgos aquí mencionados, no dudes en hablar con un médico (de cualquier especialidad), exponle tu deseo de superar el problema y sigue las indicaciones que él sugiera; asimismo, te será de gran utilidad informarte sobre esta enfermedad, trabajar en elevar tu autoestima y no aislarte socialmente; el primer paso, y el más importante, debes darlo tu mismo.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore