El arte de la inyaculación

  • SyM - Karina Galarza Vásquez
Inyaculación, Método para retardar la eyaculación
Para quien domina esta técnica, la eyaculación brinda placer más prolongado.

¿Te imaginas gozar un orgasmo durante minutos o, incluso, horas? No es broma, si aprendes a controlar la eyaculación y manejar tu energía sexual, puedes ingresar al valle del placer y experimentar las más exquisitas sensaciones.

Placer por más tiempo

La explosión de placer en el momento máximo de la excitación es de las mejores sensaciones que puedes experimentar, aunque su corta duración (tan sólo 6 o 7 segundos) es un inconveniente. Por fortuna, puede incrementarse si consigues inyacular, actividad surgida como práctica chi kung, es decir, de respiración y manejo de la energía interna.

El llamado arte de la inyaculación consiste en "cultivar" el semen, en otras palabras, evitar expulsarlo para no "desperdiciar la energía sexual", según explica el sexólogo Jerónimo García Zenteno.

De acuerdo con la Medicina Tradicional China, la inyaculación puede proporcionar salud, longevidad, vitalidad y plenitud de funciones aun en edad avanzada; su práctica requiere preparación y ejercicios especiales que se componen de los siguientes pasos:

  • Apertura de conductos: es necesario abrir ciertos canales de acupuntura, los cuales facilitan la circulación de la energía. El llamado vasogobernador, por ejemplo, corre desde el cóccix, pasa por la espalda, da la vuelta al cráneo y termina en la encía superior; el otro es vasoconcepción, que va desde el perineo (entre testículos y ano) hacia la parte frontal del cuerpo, hasta llegar a la encía inferior. Cuando el individuo une la lengua al paladar, ambos canales se cierran formando la denominada órbita microcósmica. Mediante ejercicios, por ejemplo de tai chi chuan, se abre dicha órbita; para comprobarlo sólo hay que empujar al practicante, quien no se moverá ni se despegará del piso.
  • Cámara de succión: una vez abiertos los canales, se crea una cámara de succión en todo el cuerpo. Algo similar ocurre cuando un bebé es amamantado, toda vez que la succión (al seno materno) se lleva a cabo con la boca mientras se contraen manos, pies, ano y genitales; tal acción permite absorber la leche y la energía incluida en ella.
  • Respiración testicular: a través de ejercicios de respiración se logra retirar la energía concentrada en pene y testículos para dirigirla hacia la cabeza y, finalmente, almacenarla en abdomen.
  • Inversión de la polaridad del pene: al tener una excitación, el pene se expande y para aprender a inyacular es necesario invertir esa polaridad, es decir, lograr contraerlo para que la energía que emana el semen suba. Cuando está excitado, los espermatozoides agitan sus flagelos (apéndices largos que permiten el movimiento) en promedio de 2 mil 000 ciclos por segundo, lo que genera gran cantidad de electricidad. Toda la energía que experimenta un hombre en la zona pélvica al estar excitado se mueve para que circule a través de la órbita cósmica. Así, es posible experimentar sensación orgásmica cuya duración puede ser no sólo de minutos, sino de horas (de ahí que se hable de un estado de éxtasis).

Herramientas de apoyo

Algunas fases clave en el proceso de inyaculación incluyen:

  • Control de la respiración. Se recomienda practicar varios minutos diarios de respiración abdominal y aumentar la concentración; para ello también conviene practicar ejercicio frecuente.
  • Acondicionamiento. Es preciso fortalecer los músculos sexuales, en especial el perineo. Un ejercicio para lograrlo consiste en interrumpir el flujo de orina y reanudarlo a voluntad, realizando frecuentes contracciones y relajaciones.

Para poner en práctica la inyaculación, se recomienda buscar la asesoría de algún instructor calificado y certificado, a fin de reducir el riesgo de realizar una mala práctica.

En este sentido, uno de los problemas que podrían enfrentarse es la retención seminal, lo que implica que un hombre se excite y no eyacule, todo ello sin mover la energía de la zona pélvica, lo cual podría llevarlo a experimentar dolorosa inflamación de testículos, epidídimo (conducto alargado y estrecho situado en el borde posterior de los testículos) y próstata.

La práctica del también llamado chi kung sexual no altera al semen no los espermatozoides, pues cuando estos mueren, algunos quedan en la próstata o en cierto conducto, "pero no obstruyen nada ni se estancan, ya que el cuerpo se encarga de descomponerlos y absorberlos", señala el sexólogo. Además, al inyacular no se pierden tantos espermatozoides, por lo que los testículos ya no están tan ocupados en fabricarlos y se dedican a producir hormonas de mejor calidad.

descarga este artículo en PDF