Encopresis, causas y tratamientos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Encopresis, excremento sin control

Martes 05 de septiembre del 2017, 10:21 am, última actualización

Tal como sucede con la orina, las manchas de heces en la ropa interior del niño causan conflicto en sus padres; la causa puede ser alguna anomalía digestiva, pero en alto porcentaje se debe a problemas emocionales que involucran directamente a los papás.

Encopresis, Control de esfínteres en niños
Encopresis, excremento sin control

Incontinencia fecal en niños

Cuando un niño mayor a 4 años sufre pérdida voluntaria o involuntaria de orina se dice que padece enuresis, pero cuando se trata de pérdida voluntaria o involuntaria de materia fecal el problema recibe el nombre encopresis, el cual es menos común que la primera. Ocurre en casos muy raros en la adolescencia, y se presenta en mayor número en varones que en niñas (la proporción es 4 por 1).

De acuerdo a algunos estudios al respecto, 15% de quienes sufren encopresis lo heredaron de sus padres, es decir, alguno de ellos lo padeció en su infancia.

Ahora bien, dentro de las causas se reconocen dos tipos de encopresis: fisiológicas, que refieren a alguna anomalía orgánica, y psicológicas, aunque se conocen casos en donde se combinan ambas.

En la encopresis por anomalía orgánica es común que haya alteración en los movimientos del colon (sección del intestino en el que se forma el bolo fecal y se prepara para ser desechado), principalmente en contracción y elasticidad, lo que da pie a estreñimiento donde la materia fecal se impacta (adhiere) a las paredes del órgano; cuando así sucede se produce material semilíquido que se derrama involuntariamente por el ano como reflejo al estímulo de la ocupación o dilatación del colon.

Para contrarrestar el estreñimiento se recomienda una dieta con alto contenido en fibra, frutas, legumbres, cereales integrales y cantidades abundantes de agua y líquidos, los cuales favorecen el paso de heces más blandas disminuyendo las posibles molestias causadas por las deposiciones. El uso de laxantes, supositorios o lavativas deberán ser prescritos por el médico.

Padres estrictos, una causa más

Cuando existe encopresis sin presencia de estreñimiento se trata de un problema psicológico, siendo frecuente en niños que fueron exigidos en exceso durante el entrenamiento del control de esfínteres (músculo que abre y cierra el orificio que da salida a la excreción u orina, o para retenerlos, como los del ano y la vejiga), el cual pudo haber sido inadecuado o punitivo (doloroso, represivo o agresivo), causando incluso fobia al inodoro.

El niño o niña en este caso puede percibir la evacuación como una experiencia negativa y retener las heces por temor a las consecuencias de ensuciarse y, lógicamente, mientras más retenga, peores serán las consecuencias.

En otros chicos la encopresis suele ser un desafío hacia el entorno, una forma de llamar la atención, principalmente en niños antisociales o de carácter agresivo, impulsivo e incluso en hiperactivos; cabe señalar que este problema es muy común en individuos con cierto retraso mental.

En todos los niños encopréticos suele producirse vergüenza ante los demás, con sentimientos de culpabilidad y baja autoestima, acrecentándose el problema al sufrir acusaciones de padres y hermanos, o al ser descubiertos por los compañeros de escuela.

Para conocer el origen del padecimiento deberá realizarse una evaluación médica que descarte anomalías en el sistema digestivo, la cual partirá de una historia clínica en la que se informe qué medicamentos se han empleado desde el nacimiento; igualmente deberá realizarse una revisión psiquiátrica en la que se hará una valoración de los trastornos de conducta, afectivos e incluso mentales, así como de los posibles antecedentes en la familia y el ambiente que priva en ésta.

¿Cómo educar a los niños para ir al baño?

Los pediatras (especialistas médicos en salud de los niños) no reconocen una edad específica para que el chico aprenda a usar el baño, la cual -señalan-depende de su madurez física y psicológica. Un bebé menor de 12 meses todavía no tiene control sobre sus intestinos y vejiga, y seguirá así aproximadamente durante los siguientes seis meses, al cabo de los cuales empezará a mostrar signos de estar listo, entre los que pueden mencionarse:

  • La expresión facial, postura o palabras revelan que el niño niña desea orinar o defecar.
  • Puede seguir instrucciones verbales sencillas.
  • Se siente incómod@ con el pañal sucio y desea que se le cambie; a veces desea usar ropa interior para mayores a él.
  • Pide usar el inodoro o la bacinica.
  • Sabe desvestirse y volverse a vestir.

El primer paso para enseñar a tu hijo a ir al baño se da cuando se muestre deseoso de cooperar, y si aún denota miedo no debe obligársele; si protesta vigorosamente es mejor esperar un poco. Ten en cuenta que algunos problemas en el hogar pueden dificultar la labor de aprendizaje, por ejemplo, si la familia acaba de mudarse de casa o lo hará pronto, si viene en camino un nuevo bebé o hay uno recién nacido, o bien si hay conflictos familiares, o alguna enfermedad grave o muerte en el entorno social.

Estos son algunos consejos en el entrenamiento del niño para que use el baño que te serán de utilidad:

  • Orinar y defecar son procesos naturales del organismo y como tales deben ser tratados, no los "disfraces" con nombres alternos, como tampoco deberás hacerlo con las partes del cuerpo involucradas; es mejor utilizar términos que no ofendan, confundan o apenen a otras personas, y evita utilizar términos como "apestoso" o "cochino" para productos de deshecho, ya que las palabras negativas pueden hacer que el niño se sienta avergonzado.
  • Si el pequeño intenta jugar con las heces no lo dejes, pero cuida no hacerlo sentirse culpable u ofenderlo, simplemente infórmale que no debe llevarlo a cabo.
  • Previo al entrenamiento compra una bacinica o entrenador que sea fácil de usar por un niño pequeño, y con el cual sus pies toquen el piso.
  • Antes de defecar, el niño puede hacer algunos sonidos como gruñidos, o dejar de jugar por unos momentos, o a veces su cara se pone roja al pujar; explícale que probablemente es tiempo de usar el baño.
  • Los niños se interesan frecuentemente por las actividades de la familia en el baño, por lo que a veces es conveniente que observen a otros miembros usarlo. Si es posible, las madres deben enseñar a las niñas y los padres a los niños, pero también pueden aprender de hermanos mayores u otros familiares.
  • Felicita al chico o chica cuando te demuestre su deseo por orinar o defecar, y llévalo de inmediato.
  • Al llevarlo a la bacinica explícale qué deseas que suceda de manera alegre y natural; si el pequeño protesta enérgicamente no insistas, es mejor esperar.
  • Por lo general, el niño te hará saber cuándo puede cambiar de la bacinica al inodoro.
  • Enseña al niño a limpiarse correctamente, principalmente a las niñas, quienes deberán hacerlo de adelante hacia atrás para evitar infecciones en vejiga y vagina; asegúrese de que después se laven las manos.
  • Algunos niños piensan que sus desechos son parte de su cuerpo, de forma que ver que los arrojan puede asustarlos, así como si se activa la descarga del inodoro mientras están sentados; corresponde a los padres explicar que se trata de secreciones corporales. Para darle al niño sensación de control, permite que él jale el baño, ya que esto hará que se pierda el temor al sonido del agua y a la desaparición de las heces.
  • Puede tomar semanas, incluso meses, antes de que el entrenamiento sea completo; no trates de forzar resultados rápidos. Los intentos exagerados para el entrenamiento pueden resultar en diarrea o estreñimiento.
  • Apoya los esfuerzos del niño y elógialo cuando haya éxito, pero si ocurre algún error no muestres enojo, pues el castigo hará que el chico se desilusione y el proceso tomará más tiempo.
  • Al principio, muchos niños orinan o defecan justo cuando se levantan de la bacinica. Si estos "accidentes" ocurren muy seguido, tu niño no está listo para el entrenamiento.
  • Algunas veces el niño pedirá un pañal cuando necesita defecar y podrá ir a algún lugar en privado. En vez de considerar esto un fracaso, felicita al niño por reconocer sus movimientos intestinales. Sugiere que se quede en el baño de pie y después haz que se siente en la bacinica, con el pañal puesto, y después quítaselo.

La mayoría de los niños alcanzan absoluto control de esfínteres durante el día a los 3 o 4 años, pero si después de esta edad continúan ensuciándose coméntaselo al pediatra. Puede tomar varios meses o años antes de que el niño tenga el mismo control por las noches.

Ten en cuenta que a cualquier edad las tensiones psicosociales o las enfermedades pueden determinar la regresión del control de esfínteres o una alteración en los hábitos intestinales que puede potenciar nuevamente encopresis. Finalmente, consulta a tu pediatra si el niño presenta cambios en la naturaleza de las heces o si muestra molestias al defecar.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore