Estrés postraumático por fenómenos naturales - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

14 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Fenómenos naturales, fuente de estrés postraumático

Lunes 25 de septiembre del 2017, 09:55 am, última actualización

Sismos, actividad volcánica o tormentas suelen provocar nerviosismo y ansiedad pasajeros; sin embargo, en algunas personas causan crisis emocionales tan intensas que se consideran víctimas de trastorno por estrés postraumático. Si este es tu caso, te ofrecemos algunas recomendaciones para contrarrestar su efecto.

Fenómenos naturales, fuente de estrés postraumático

El trastorno por estrés postraumático (TEPT) es problema de ansiedad que puede ocurrir a cualquier persona (sin importar su edad) luego de haber observado o experimentado hechos traumáticos que representan amenaza de lesión o muerte, entre ellos, algún desastre natural como fuerte temblor, tromba, inundación o incendio.

Los expertos clasifican los síntomas de trastorno por estrés postraumático en tres categorías:

  • Reviviscencia repetitiva del hecho. El incidente parece estar sucediendo una y otra vez, lo que provoca pesadillas, sensación de angustia permanente, así como reacciones físicas fuertes y molestas a situaciones que recuerdan el evento.
  • Evasión. El individuo no puede recordar aspectos importantes del trauma, adopta actitud despreocupada o desinteresada hacia las actividades que habitualmente le atraían, y muestra menos expresión de estados de ánimo (aparenta “insensibilidad” emocional). Evita personas, lugares o pensamientos que revivan el episodio en su mente, al tiempo que vislumbra futuro incierto.
  • Excitación. El sujeto presenta problemas para concentrarse, se sobresalta fácilmente, tiene respuesta exagerada a eventos sorpresivos. Se muestra irritable, con ataques de ira y dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido. Puede albergar sentimientos de culpa acerca del hecho, y mostrar signos de ansiedad, estrés y tensión.

Después de la tempestad, ¿adiós a la ansiedad?

Expertos en salud mental advierten que los efectos psicológicos por un fenómeno natural más graves se perciben tiempo después, es decir, comienzan a evidenciarse luego de que se ha retomado la rutina cotidiana y, curiosamente, la gente de la comunidad se siente fuera de peligro. De hecho, una vez que las necesidades básicas de la población han sido atendidas, existen elevadas posibilidades de que las sensaciones de confusión, temor, agitación, ira y dolor que rodean a un gran acontecimiento traumático, den paso a otros trastornos psicológicos.

Además, la angustia generada por la situación de desastre puede combinarse con la predisposición que tiene cada individuo hacia trastornos de estrés, lo cual suele generar reacción emocional extrema. Esto significa que si hay tendencia a responder con nerviosismo a cualquier problema en casa o la oficina, al vivir un fenómeno natural de gran impacto se elevan las posibilidades de sufrir posteriormente trastorno de estrés postraumático.

También se sabe que el hecho de no tener trabajo formal, carecer de un seguro de vida o de documentos que habitualmente sirven como identificación oficial, agravan los síntomas de la afección mental.

Con información confiable, controla el estrés

Cuando las víctimas de desastres naturales reconocen su situación, tienden a tomar decisiones racionales y satisfacer las necesidades inmediatas propias y de personas cercanas de manera óptima.

Por ello, es fundamental que te mantengas enterado de cualquier factor relacionado con los fenómenos naturales que pueden afectar el lugar donde resides, como condiciones del clima y ubicación geográfica (por ejemplo, en un área de alta sismicidad y actividad volcánica), además de conocer las medidas de seguridad para actuar antes y después de un evento de este tipo. En este sentido, las fuentes más objetivas y recomendables suelen provenir de organismos e instituciones oficiales.

Recordar y expresar, para olvidarte del estrés postraumático

Con el objetivo de prevenir el trastorno de estrés postraumático después de un trauma, se sugiere la técnica de desensibilización, tratamiento que ayuda a reducir los síntomas estimulando al afectado a recordar el hecho y a expresar sus sentimientos al respecto. De esta forma, poco a poco las imágenes del evento tienden a volverse menos atemorizantes. Lo ideal es buscar la atención de profesionales en la materia; sin embargo, el apoyo de amigos que se presten a escuchar tus experiencias puede ser también de gran valor.

Después del evento traumático, es recomendable reintegrarse a la vida normal tan pronto como sea posible, a fin de evitar el aislamiento que puede favorecer la depresión.

Finalmente, es importante señalar que aunque los hechos traumáticos pueden ocasionar angustia, no todos los sentimientos de este tipo son señal de TEPT, por lo que una opción es compartir tus emociones con familiares y amigos.

Si la situación no mejora pronto (después de un mes) o te está perturbando y eres incapaz de controlar tu estrés, buscar ayuda profesional, para lo cual puedes obtener orientación gratuita de nuestros médicos en la sección Pregunta al Médico.

SyM - Cecilia Jiménez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore