Fetichismo, el deseo sexual puesto en un objeto - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Fetichismo, el deseo sexual puesto en un objeto

Martes 20 de diciembre del 2016, 02:54 pm, última actualización

El estímulo sexual suele motivarse volcando los cinco sentidos hacia las zonas erógenas del cuerpo, aunque a veces éstas son sustituidas por prendas u objetos, llegando a ser la única manera de obtener satisfacción. Quien así vive su sexualidad es llamado fetichista.

Fetichismo, el deseo sexual puesto en un objeto

En nuestros días no resulta raro o extraño conocer las distintas maneras que tiene el ser humano de lograr su satisfacción sexual más allá de la relación íntima tradicional. Estas prácticas reciben el nombre parafilias, y los sexólogos han catalogado más de 130 categorías distintas en este rubro (casi todas ellas de exclusiva práctica masculina), entre las que pueden mencionarse como las más recurrentes:

  • Acrotomofilia. El orgasmo es proporcionado por contacto, frotación o penetración de algún miembro amputado de la pareja.
  • Autonepiofilia. Cuando se representa el papel de un bebé y la pareja lo trata como tal.
  • Coprofilia. Identifica la excitación erótica motivada por el olor o contacto con excrementos.
  • Formicofilia. Es cuando se tiene contacto con pequeñas criaturas, como caracoles, ranas, hormigas u otros insectos que se deslizan, arrastran o mordisquean partes genitales y pezones.
  • Frotteurismo. El placer deriva de rozar, o ser rozado, en el área genital, en un acto en donde interviene otra persona; es indispensable que se lleve a cabo sin su consentimiento, por ejemplo, en una multitud.
  • Gerontofilia. Excitación sexual con una pareja de la misma edad de los padres o abuelos.
  • Klismafilia. El placer y el orgasmo se logran cuando la pareja se somete a un enema (introducción por el ano de líquido para limpiar recto y estómago).
  • Masoquismo. Cuando se es sometido a prácticas que generan dolor, el cual se transforma en placer.
  • Muerte autoerótica. Ocurre cuando una persona decide masturbarse y, al mismo tiempo, trata de autoestrangularse o autoelectrocutarse.
  • Narratofilia. La excitación se obtiene al utilizar palabras o contar historias calificadas comúnmente como sucias, pornográficas u obscenas en presencia de la pareja.
  • Necrofilia. Tener sexo con cadáveres.
  • Paidofilia. Espiar, tocar o abusar de los niños.
  • Sadismo. Producir deliberadamente dolor a la víctima para sentir placer.
  • Travestismo. Vestir prendas, especialmente interiores, del otro sexo.
  • Troilismo. Observar a la propia pareja con una tercera persona mientras realizan actividades sexuales en las que se incluye el coito.
  • Urofilia. La persona con esta disfunción siente placer cuando bebe la orina de otra persona, o cuando permite que orinen sobre ella.
  • Voyeurismo. La satisfacción se deriva de observar, a escondidas, un acto sexual o a la persona deseada.
  • Zoofilia. También conocida como bestialismo, es sexo hecho con animales, que en algunos casos son entrenados para eso.

Algunas resultan verdaderamente raras, por no decir aberrantes; si bien varias de ellas se disparan completamente de lo que para muchos es el sentido común y requieren de atención por parte de psicólogos o psiquiatras, hay una parafilia más que ha sido motivo de estudio por sinnúmero de investigadores, el fetichismo, del cual se estima que 99% de los casos se presenta en varones.

Más que una fascinación

La palabra deviene del francés fètiche, que en latín significa "ficticio" o "artificioso", y de ismus, también del latín, e indica "estado" o "condición". Lo que para muchos es una perversión, consiste en el uso de partes del cuerpo (ajenas al propio) u objetos que en sustitución de los genitales de la pareja se tornan indispensables para provocar el orgasmo. En otras palabras, la utilización de manos, pies, senos, nalgas, piernas y más, de otras personas para alcanzar la satisfacción sexual; pero igualmente participan prendas de vestir, guantes, medias, pieles, zapatos, cinturones, bufandas, ropa interior y lo que la imaginación permita, siempre y cuando sean o hayan sido parte de la indumentaria de un ser deseado.

Esta patología se define como una fantasía sexual que adquiere su significado erótico/psicológico cuando el fetichista toma una prenda para reemplazar al ser humano y transformarlo en un objeto de deseo. Se trata, por lo regular, de cosas que por su suavidad y calidez evocan la primer infancia de alguien que vivió una educación con cánones marcados por represión sexual y en quien el sexo es visto como una falta o pecado.

Como es de suponer, el perfil de un fetichista es el de un individuo solitario y reprimido, cuyos sentimientos no son compartidos con nadie y quien evita el encuentro sexual con una pareja, pues el contacto físico le causa angustia.

La explicación que dan los investigadores sobre el hecho de que el fetichismo se presenta casi únicamente en varones, es que para excitarse sexualmente el hombre no requiere necesariamente de caricias y muestras de afecto como la mujer, ya que responde más fácilmente a estímulos sexuales. Ello aclara también porqué el fetichista quiere poseer los objetos de su deseo con los cinco sentidos, no sólo viéndolos, sino también tocándolos, acariciándose con ellos, oliéndolos y hasta metiéndoselos en la boca.

Ahora bien, dentro del fetichismo hay también clasificaciones, de ahí que podamos identificar a la dorafilia, que consiste en la excitación sexual proveniente del tocar pelo o cabello, piel, cuero y pieles, no sólo humanas sino en ocasiones animales. Igualmente, y dentro de la amplia gama de fetiches el calzado tiene un lugar especial, al grado que si se trata de cualquier tipo o modelo la parafilia se llama retifismo, o, yendo más allá, si el objeto de deseo son zapatos de tacón alto, se identifica como altocalcifilia.

Es posible que a estas alturas de la lectura todo esto te parezca una locura, pero detrás de lo anterior hay nuevamente una explicación científica que argumenta que el bebé jugando sobre la alfombra solo percibe los zapatos de la gente que lo rodea, con lo que este objeto se transforma en símbolo de afecto en esta etapa, es decir, lo amado y lo que le da protección.

¿Hasta dónde es sano?

Como sucede en mucha parafilias, mientras el objeto se utiliza como algo externo y complementario a la relación, puede jugar un papel importante y enriquecerá ésta; pero si el fetiche es el único medio para lograr la satisfacción sexual estamos ante un problema que requiere ayuda profesional.

En otras palabras, el fetichista puede llegar a ser alguien que enfoca su sexualidad en objetos más que en personas. De ahí que también los aparatos diseñados con el propósito de estimular a los genitales, como los dildos o vibradores, sean catalogados como fetiches.

El fetichismo en este extremo requiere tratamiento integral en donde se busque controlar la angustia que lo lleva a desencadenar la parafilia, al tiempo que el paciente pueda establecer relaciones de pareja.

Se ubican también dentro de la categoría fetichismo:

  • Estigmatofilia. La pareja tiene un tatuaje, cicatriz o perforaciones en el cuerpo por el uso de joyería, especialmente en la región genital, que incitará a la práctica sexual.
  • MisofiliaEl orgasmo se consuma al oler o masticar ropa sudorosa o sucia, o artículos para higiene íntima femenina.
  • Olfatofilia. El orgasmo deviene de olfatear olores emanados de las diferentes partes del cuerpo, especialmente de las áreas genitales y adyacentes.

Es importante aclarar que si bien algunos tenemos objetos que hacen las funciones de amuletos y les atribuimos cualidades específicas que sólo a nosotros son aplicables, eso no nos hace fetichistas en el sentido estricto de la palabra, pues lo anterior implica connotaciones eminentemente sexuales.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore