Obesidad aumenta el riesgo de padecer Alzheimer - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

La obesidad aumenta el riesgo de padecer Alzheimer

Lunes 30 de enero del 2017, 05:56 pm, última actualización

El exceso de peso ya no sólo se asocia con problemas circulatorios, sino que también podría favorecer el desarrollo del mal de Alzheimer. Ello se debe a que la obesidad aumenta la concentración de beta-amiloide, sustancia que se acumula en el cerebro de quien sufre el padecimiento.

La obesidad aumenta el riesgo de padecer Alzheimer
La obesidad aumenta el riesgo de padecer Alzheimer

Durante los últimos cinco años han surgido evidencias científicas de que muchas de las condiciones que aumentan el riesgo de enfermedad cardiaca, como obesidad, diabetes (elevada concentración de glucosa en sangre debido a la incapacidad del organismo para utilizarla), hipertensión (presión arterial alta) e hipercolesterolemia (colesterol elevado), también incrementan el riesgo de sufrir Alzheimer.

En este sentido, un equipo formado por investigadores del Instituto Farber de Neurociencias en la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia (Estados Unidos) y de la Universidad Edith Cowan en Joondalup (Australia) encontró fuerte correlación entre el índice de masa corporal (medida de asociación entre el peso y la talla de un individuo) y altos niveles de beta-amiloide, sustancia que se cree que tiene importante papel en la destrucción de neuronas y problemas cognoscitivos.

Al respecto, el Dr. Luis Miguel Gutiérrez Robledo, director del Instituto de Geriatría de la Secretaría de Salud (Ssa), en la Ciudad de México, asegura que, en efecto, obesidad, síndrome metabólico, hipertensión y diabetes son factores de riesgo importantes en el mal de Alzheimer.

Hallazgos

Los investigadores australianos y estadounidenses, tras estudiar a grupo de adultos obesos, encontraron correlación estadística significativa entre el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de beta-amiloide. Ésta es una de las primeras tentativas para intentar descubrir en ambos niveles, patológico y molecular, cómo la obesidad aumenta el riesgo de padecer Alzheimer. Una implicación de estos resultados podría ser que, perdiendo el exceso de peso y manteniendo el adecuado, se reduciría la posibilidad de padecer dicho tipo de demencia.

El siguiente paso consiste en dar seguimiento a los pacientes a largo plazo para determinar cuántos de ellos contraen Alzheimer. Para tal fin es necesario desarrollar un medicamento que logre reducir la producción o acumulación de amiloides, apunta el equipo de investigación, ya que hasta el momento sólo se han desarrollado fármacos con efectos prometedores en ratones, cuyas pruebas en humanos apenas inician.

Por su parte, un estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) revela que los obesos de mediana edad tienen mayor riesgo de desarrollar Alzheimer al llegar a ancianos pues, de acuerdo con los investigadores, el sobrepeso se asocia a enfermedades cardiovasculares que, a su vez, podrían guardar relación con las demencias.

Los participantes del estudio sueco fueron estudiados en 1972, 1977, 1982 y 1987. Tras darles seguimiento medio de 21 años, 1,448 individuos de entre 60 y 79 años volvieron a ser examinados. Así, los investigadores descubrieron que las enfermedades neurodegenerativas eran más frecuentes entre aquellos pacientes que presentaron un IMC mayor al ideal durante la etapa media de su vida.

Hacia el Alzheimer

El Dr. Gutiérrez Robledo indica que la edad, así como el nivel educativo, son otros factores asociados con el Alzheimer, mismo que en México afecta aproximadamente a 700 mil personas. “La educación influye en esta enfermedad porque las personas con menor escolaridad crecieron en ambientes más adversos, en donde es común seguir dieta inadecuada que conduce a la obesidad, además de que el acceso a los servicios de salud es menor”.

El especialista explica que la enfermedad se caracteriza por la pérdida de las facultades mentales, lo que se traduce en olvidos, confusión o conductas que no tienen una justificación. Además, apunta que el padecimiento no es hereditario y que sólo 5% de los casos detectados tienen origen genético, mientras que 95% se debe a la confluencia de varios factores que propician el deterioro vascular.

Lo anterior es muy importante porque abre la oportunidad para la intervención preventiva y terapéutica, “sobre todo cuando reconocemos a los individuos en riesgo y corregimos a tiempo los factores que pueden determinar la progresión al deterioro”, afirma el especialista.

Deterioro progresivo

A nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 30 millones de personas padecen esta enfermedad y que cada 7 segundos se agrega un caso nuevo. Por desconocimiento de la enfermedad y sus síntomas, el Alzheimer en México se diagnostica hasta 6 o 7 años después de su expresión; sin embargo, es necesario lograr su detección temprana, eliminar los factores de riesgo para retardar la velocidad del deterioro y mejorar la calidad de vida, señala el Dr. Gutiérrez Robledo.

Al respecto, la investigadora Zoila Trujillo, del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la Ssa, también en la Ciudad de México, destaca que el síndrome metabólico —diabetes, hipertensión, trastorno de lípidos— se encuentra en 60% de las personas que padecen Alzheimer, y que si bien las medidas preventivas contra este problema no siempre evitan la aparición del padecimiento neurológico, pueden ayudar a disminuir sus consecuencias.

Al alza

De acuerdo con la Federación Mexicana de Alzheimer, actualmente en México hay cerca de 600 mil personas con la enfermedad. El padecimiento va en aumento y se prevé que en el año 2050 serán alrededor de 100 millones los afectados.

En este contexto, es importante considerar que el impacto de este trastorno en las familias es muy grande: se presenta desintegración del grupo y quienes tienen que cuidar a los enfermos dejan sus trabajos, ejercen violencia contra el paciente o sufren cuadros agudos de estrés o depresión debido a la sensación de que la situación los rebasará en cualquier momento.

Por tanto, se tiene que promover el conocimiento de la enfermedad para poder enfrentarla y así profesionalizar a los cuidadores, los cuales se estima que son aproximadamente 60 millones en todo el mundo.

Así, con base en las investigaciones más recientes, los expertos recomiendan adquirir hábitos que permitan llevar vida más sana, alimentación adecuada y actividad física, ya que los mexicanos tenemos costumbres nocivas para la salud, como el hecho de que en la actualidad somos el segundo país que consume más refrescos en el orbe.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore