Conflicto de identidad sexual en la infancia: niños transgénero - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Niños transgénero, cambiando de sexo

Miércoles 21 de junio del 2017, 07:28 pm, última actualización

Hay quienes desde niños insisten en que su género no coincide con su cuerpo y apariencia. Comienzan entonces los conflictos de identidad sexual en la infancia que suelen prolongarse hasta la adolescencia o adultez. Pero, ¿qué pasa cuando un niño advierte que está atrapado en el cuerpo de una niña o viceversa, y desea vivir con su verdadera identidad de género?

Conflictos de identidad sexual en la infancia, Niños transgénero
Niños transgénero, cambiando de sexo

Identidad de género y orientación sexual

Se estima que 1 de cada mil personas en el mundo, tiene un trastorno de identidad de género, es decir, nació sintiendo que su ser no corresponde a su cuerpo, lo que a menudo se confunde con la orientación sexual, pero cabe aclarar las diferencias entre estos conceptos:

  • Identidad de género es la sensación interna que tiene una persona de saberse hombre o mujer. La forma en que elige comunicar esta identidad a otros, ya sea a través de su vestimenta o formas de actuar, representan su expresión de género.
  • Orientación sexual describe hacia quién se siente atraída una persona sexualmente (por ejemplo, la homosexualidad: atracción de un hombre o una mujer hacia personas de su mismo sexo).

Ser transgénero no tiene que ver con intersexualidad (conocida comúnmente como hermafroditismo, en el que existen alteraciones cromosómicas por las que no es posible determinar claramente el sexo de una persona). Tampoco implica ninguna forma específica de orientación; las personas transgénero (o trans, en inglés) pueden identificarse como heterosexuales, homosexuales, bisexuales o asexuales.

El término transgénero solamente se refiere a personas que se sienten incómodas con su sexo de nacimiento.

Disforia de género en niños

Según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, 1 de cada 15 mil niños es transgénero. A partir de los 3 años de edad, los pequeños comienzan a desarrollar su identidad y mostrar señales de persistente identificación con el sexo opuesto (disforia de género):

  • Inconformidad con su género. Uno de los signos más frecuentes de este rechazo es cuando el niño asegura que es niña o viceversa. Niños transgénero suelen repudiar sus genitales y desear que desaparezcan. Las niñas trans también reniegan de sus órganos sexuales, no quieren que sus senos crezcan ni tener menstruación, anhelan tener pene y se niegan a orinar sentadas.
  • Ropa, lecturas, juegos y juguetes distintos. Aunque ocasionalmente los niños quieran vestirse diferente o se aburran de jugar con los mismos objetos, en el caso de los niños transgénero se trata de conductas repetitivas en las que optan por vestir o jugar con objetos propios del sexo contrario.
  • Autoaislamiento. El niño con trastorno de identidad de género suele sentirse incómodo en grandes grupos, sobre todo con gente de su propio sexo (prefiere reunirse con amigos del género con el que está más identificado), por lo que pasa más tiempo solo.
  • Pláticas de género. Los niños con disforia de género suelen sorprender a sus padres con pláticas relacionadas a su género que comúnmente un niño de su edad no tendría, y realizan preguntas como “¿soy niño gay?”.

Estas actitudes pueden ser parte del crecimiento y ser superadas con el tiempo o inclinarse a la homosexualidad.

¿Cómo saber si mi hijo es homosexual?

Cuando los padres se preguntan “¿cómo saber si mi niño tiene tendencia gay?", pueden prestar atención a manifestaciones como:

  • Pasa demasiado tiempo con niños del sexo contrario (generalmente los menores de 10 años comparten más con niños de su mismo sexo y rechazan al contrario).
  • Exagera el contacto físico (muy delicado, en caso de ser chico, o muy agresivo, si es chica).
  • Presenta actitudes propias del otro género, aunque en caso de niños amanerados, los padres deben ocuparse de que estos modos no terminen por estigmatizar a sus hijos o confundir su orientación sexual infantil, pues no siempre son gays.

Cambio de sexo en niños, ¿es posible?

Cuando un niño empieza a identificarse como parte del género opuesto, no se puede determinar si es algo permanente, por tanto, la transición de género debe realizarse gradualmente y expertos recomiendan esperar a la adolescencia para cambios definitivos. Padres de niños transgénero pueden apoyar de distintas formas en este largo proceso:

Algunos comienzan con permitirles la expresión de género: elegir su ropa, juguetes y hasta corte de cabello de acuerdo al género que prefieran. Después aceptan la forma en que sus niños deseen que les llamen y los pronombres para referirse a ellos, modifican la decoración de la habitación infantil y explican a amigos y familiares la decisión de sus hijos.

Esta etapa es llamada “transición social” y no requiere intervenciones médicas ni quirúrgicas, pero sí la ayuda de profesionales en salud mental. Es completamente reversible por si el niño decide “volver” a su sexo biológico.

La siguiente fase de la transición comienza cuando la pubertad se acerca, pues es etapa de crecimiento y cambios hormonales. Si aún existen dudas sobre la identidad de género, hay medicamentos que bloquean el efecto de las hormonas y detienen la adolescencia con la intención de que los chicos analicen si quieren la transición de género definitiva. Estos tratamientos también son reversibles y, si los suspenden, comienza la pubertad.

Cuando persiste la convicción del cambio de sexo, pueden recurrir a terapia hormonal para niños transgénero, es decir, después de largas evaluaciones por parte de los profesionales de salud mental, es posible llevar tratamiento médico para vivir la pubertad del otro género.

Las niñas que se sienten niños toman medicamentos para suprimir las hormonas femeninas y evitar el crecimiento mamario, así como la llegada de la menstruación. Los niños que se identifican como niñas toman bloqueadores para evitar su desarrollo óseo y muscular, el cambio de voz y la aparición de vello facial.

La mayoría de los fármacos administrados son orales en combinación con intradérmicos (inyectables); su concentración varía conforme se perciban resultados o en caso de haber cirugía de reasignación de género, pero la administración de estas hormonas será de por vida.

Apoyar a un(a) hij@ en la transición de género

La Asociación Estadounidense de Psicología advierte que no es útil obligar a los niños transgénero a actuar acorde a su sexo biológico, pues pueden caer en depresión, problemas de conducta y suicidio.

Los padres tampoco deben sentir culpa o responsabilidad sobre la naturaleza de sus hijos, pues no existe evidencia científica que confirme que la paternidad contribuya a que un niño sea transgénero.

Para los transgénero, el apoyo de sus seres queridos, principalmente de sus padres, resulta fundamental, por lo que éstos deben ser cariñosos y comprensivos al momento en que hijos o hijas decidan revelar su orientación sexual o su identidad de género. Un paso de esta magnitud requiere valor, pero es señal de que la autoaceptación ha comenzado y quieren tener una relación honesta y abierta con su gente cercana.

Escucharlos, darles la oportunidad de desahogarse, no juzgarlos y expresarles cariño son las formas de demostrar a los hijos que están seguros y que se les ama por sobre todas las cosas.

Es normal que en los padres surjan sentimientos confusos o negativos respecto a la condición de sus hijos, pero es mejor no expresarlos hasta haberse detenido a analizarlos a solas. Resulta útil platicar con familiares y amigos de otros trans.

Posteriormente encontrarán la forma respetuosa y amorosa de ayudarlos ante los desafíos personales y familiares que se avecinan. Entre otras cosas, pueden acordar que no “revelarán” o hablarán sobre su identidad de género sin previo permiso ante desconocidos y que dejarán que ellos decidan cuándo, dónde, cómo y ante quién lo platican.

Los niños transgénero no tienen desorden físico ni malformación en sus órganos sexuales. Sólo experimentan una desconexión entre su sexo biológico y su género, el cual incluye conductas, roles y actividades. Sin embargo, siguen siendo niños y, como tales, requieren cuidados, comprensión y mucho amor.

SyM - Ingrid Díaz

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore