Sadomasoquismo, placer sexual mediante el dolor - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sadomasoquismo, simplemente... mucho cuidado

Jueves 22 de diciembre del 2016, 12:44 pm, última actualización

Para mucha gente dolor y erotismo están separados por finísimo velo llamado placer, en juegos o prácticas que, como todo, al llegar a los excesos pueden poner en riesgo la vida. No obstante, extremando precauciones puede ser una forma de "refrescar" la relación de pareja; pero… con mucho cuidado.

Sadomasoquismo, simplemente... mucho cuidado

Un estudio publicado en 2002 en Estados Unidos acerca de la salud nacional y la vida social, reveló que 19% de las mujeres y 54% de los hombres tienen por lo menos una fantasía sexual al día, es decir, esta representación mental de algo creado en la imaginación forma parte de la vida sexual de cada individuo.

Las fantasías sexuales nos ayudan a descubrir nuestro verdadero yo, así como el de nuestra pareja, pero ojo, esto quiere decir que son imaginarias y ello no significa necesariamente que la persona quiera que le sucedan en la vida real, es más, es posible que los valores personales y sociales difieran de nuestras fantasías.

Es así que pueden mencionarse varios tipos de fantasías sexuales, desde apasionados besos, diferentes lugares para hacer el amor o practicar sexo oral, hasta situaciones en donde el individuo se imagina participando en una orgía, teniendo relaciones con un extraño o con una persona del mismo sexo, observando a otras personas o viendo material pornográfico. Psicólogos y psiquiatras no encuentran mal que un individuo tenga este tipo de fantasías, pues ellas ayudan a romper cotidianeidad o rutina de la vida sexual, y donde el placer proporcionado es el resultado de la perfección de la situación imaginada y de lo prohibido de la misma.

No obstante, una fantasía más, y tal vez la que más aficionados encuentra cada día, es el sadomasoquismo, en la que se somete a una persona, o uno mismo es el dominado, a tener relaciones sexuales en contra de la voluntad mediante el uso de violencia.

¿Para trastornados?

Es importante dejar claro que el sadomasoquismo es reconocido como parafilia, palabra que proviene del griego para (junto a) y filien (amar) y que en otro tiempo se llamó perversión sexual. Los sexólogos definen que el individuo parafílico requiere fantasías o estímulos específicos para lograr excitarse y llegar al orgasmo, lo que en el sadomasoquismo significan todos los instrumentos de tortura que se emplean para ello, desde cadenas, látigos, vibradores vaginales o anales, pinzas para los pezones, cinturones de castidad con puntas metálicas y argollas para el cuello o los órganos genitales, entre muchos otros.

Por otra parte, hay que hacer una diferenciación entre los conceptos sadismo y masoquismo: el primero se define como la fantasía sexual, recurrente y altamente excitante, en la que los impulsos o comportamientos sexuales implican actos reales en los que el sufrimiento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el individuo; en tanto el masoquismo implica ser humillado, golpeado, atado o ser víctima de cualquier otra forma de sufrimiento. En otras palabras, el sádico somete y el masoquista es sometido.

Algunos estudiosos de la mente humana explican que el sádico es capaz de conseguir la excitación y el placer sexual cuando puede hacer a otro lo que teme que le hagan a él. En tanto, el masoquista paga por adelantado, con una buena cuota de dolor, el placer que le gratificará posteriormente, es decir, hasta que haya experimentado el suficiente castigo, humillación y dolor será como podrá sentirse con el derecho de obtener el anhelado placer.

Juego teatral

Como es de imaginar para quienes nunca han tenido una experiencia sadomasoquista, la fantasía consiste en representar un acto teatral en el que se juega a que uno lastima y el otro es lastimado pero, y esto es importante, bajo el consentimiento de ambos, pues de no ser así se estaría cayendo en una violación.

La fantasía es muy elaborada, hasta en sus menores detalles, y factor preponderante es el suspenso, sobre todo en el masoquista, pues la incertidumbre de "no saber qué me van a hacer", genera ansiedad e intensa necesidad de descargar la angustia en un desenlace que se hace interminable.

En la mayoría de estos actos el sádico tapa los ojos al masoquista para que la tensión sea mayor, haya presencia de miedo y con él adrenalina, lo que hace aún más excitante el momento. Ahora bien, los castigos apuntan generalmente a la violencia, pero en algunos casos la creatividad del agresor se basa más en la simpatía y prefiere un juego amoroso que no deja de ser sorpresivo en quien juega el papel de víctima, dando un giro tan insospechado como satisfactorio.

A jugarlo

Quienes disfrutan de un encuentro sadomasoquista tienen muy claro que el espectáculo debe seguirse en forma sana y segura, es decir, que se practique de una manera saludable sin riesgo de sufrir consecuencias físicas o psíquicas, de forma que enriquezca a ambas personas y resulte satisfactoria para ambas.

Es por eso que los involucrados deben dejar claro que antes de la práctica habrá límites, sobre todo por parte del sometido, ya que lo que para uno puede ser un dolor insignificante, para otro será auténtica tortura. Por ello la clave del éxito en una relación de este tipo es el diálogo, hablar sobre los gustos de cada uno de los participantes y tener previstas soluciones a posibles fallos o excesos.

El diálogo deberá reanudarse una vez acabado el juego para dejar claro lo que ambos han sentido, qué cosas les han gustado y cuáles no, de forma que puedan llegar a conocerse perfectamente.

Algunos sexólogos reconocen que todos los seres humanos tenemos un rasgo de perversión, de sadistas y masoquista, en mayor o menor grado, pero que es más común en el hombre. De ahí que se explique que las relaciones de dominación-sumisión se lleven al aspecto sexual y tengan cada vez más practicantes, aunque los niveles dependen de cada persona, de sus gustos y experiencias.

El sadomasoquismo, en contra de lo que mucha gente piensa, es totalmente compatible con una relación de pareja estable, y depende de cada persona hasta donde se llegue, en su práctica individual o en grupos. Nunca olvides que se trata simplemente de una fantasía sexual, que realizada con las precauciones convenientes puede resultar muy saludable y excitante.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore