Sexo y amor, la mejor medicina

  • SyM - Cecilia Jiménez
Sexo y amor, Amor y relaciones sexuales
El amor debe ser estimulado, en parte, por el deseo sexual.

Aunque muchos creen que el amor profundo y las pasiones más ardientes nacen del corazón, la ciencia asegura que el origen está en el cerebro. Por ello, te presentamos 10 verdades sobre sexo y amor que los estudiosos del tema han revelado y que seguramente te ayudarán a entender a tu pareja, además de motivarte para tener una vida sexual ¡más animada que nunca!

1. Existe alivio del dolor

Se ha demostrado que muchas áreas del cerebro normalmente involucradas con la respuesta al dolor, también se activan con los pensamientos amorosos. De hecho, los sentimientos intensos y apasionados de amor pueden tener efecto analgésico, similar al de los medicamentos.

2. Causan adicción

El amor es un hábito que requiere ser estimulado, en parte, por el deseo sexual y puede causar dependencia; se dice que un "cerebro enamorado" responde de forma similar a cuando una persona se vuelve adicta a alguna droga.

3. Se mejora el esperma

Observar a la competencia en acción aumenta las capacidades reproductivas del sexo masculino. Se sabe que cuando los varones ven a dos hombres y una mujer practicando sexo producen más esperma que aquellos que miran sólo a dos mujeres.

4. Existe efecto fitness

Tener vida sexual activa ayuda al organismo a conservar un buen estado físico, ya que fortalece y tonifica casi todos los músculos sin riesgo de lesión. Además, genera un gasto de 350 calorías si la actividad dura, por lo menos, 20 minutos.

5. Se favorece la monogamia

El amor estimula zonas del cerebro relacionadas con la monogamia y la vinculación en pareja.

6. Apaga el cerebro

Durante el orgasmo (llamado petite mort en francés o "muerte chiquita" debido a que la actividad cerebral “se suspende” por segundos), la región del cerebro detrás del ojo izquierdo (corteza orbitofrontal) se apaga. En esta área reside el control del comportamiento y la razón, por lo que durante el clímax se pierde por completo el propio dominio.

7. Elimina el estrés

A lo largo de un encuentro sexual placentero el cerebro se siente totalmente libre de estrés, listo para alcanzar el orgasmo. Expertos aseguran que cuando tenemos relaciones sexuales, se eleva la segregación de serotonina, también llamada hormona "de la felicidad". ¿Ahora entiendes esa sonrisa que te acompaña (generalmente) al final de un encuentro erótico?

8. Cambia tu comportamiento involuntariamente

Al comienzo de la adolescencia, los varones producen 200 a 250% más testosterona que en su niñez, lo cual les provoca un incremento en su interés sexual que hace casi imposible dejar de pensar en ello.

9. Ignoras el tiempo

Enamorarse toma exactamente 5 segundos, durante los cuales el cerebro responde liberando compuestos químicos ante “la persona amada”.

10. Existen sutiles diferencias

Mientras el deseo sexual tiene una meta muy específica, el amor es más abstracto y complejo.

Ahora ya lo sabes: sexo y amor, entre más frecuentes, ¡mejor!