Smart pills, píldoras inteligentes que afectan la memoria - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Smart pills, consumirlas no es nada inteligente

Viernes 23 de diciembre del 2016, 10:06 am, última actualización

Las píldoras inteligentes o smart pills están “de moda” entre estudiantes que buscan mejorar su capacidad de memoria y aprendizaje; sin embargo, y a pesar de que ofrecen algunos resultados, su costo para la salud es elevado.

Píldoras inteligentes, Smart pilss

Si alcanzar un notable nivel de inteligencia, razonamiento y capacidad para resolver problemas se pudiera conseguir en poco tiempo y de manera sencilla, el mundo estaría lleno de genios. No decimos esto para desanimar a quienes estudian o se esmeran en aprender habilidades nuevas, sino para desalentar el uso de fórmulas mágicas que prometen volvernos un Albert Einstein, Leonardo da Vinci o Charles Darwin con sólo tomar una tableta.

Recientemente se ha observado un fenómeno alarmante: cada vez más jóvenes en edad escolar recurren al uso de smart pills o píldoras inteligentes, estimulantes que supuestamente sirven para incrementar el rendimiento mental en etapas de alta exigencia académica, como al finalizar cursos, presentar exposiciones o realizar exámenes. Incluso hay quienes las toman en días de fiesta porque piensan que les ayudarán a divertirse y a contrarrestar los efectos adversos del alcohol y la falta de sueño.

Muchos estudiantes son convencidos porque les aseguran que estas pastillas han sido probadas en protocolos médicos, carecen de reacciones secundarias y no generan adicción. Este punto de vista es erróneo, y vamos a ver por qué.

Drogas inteligentes

Las smart pills, también llamadas nootrópicos, potenciadores cognitivos o drogas inteligentes, poseen sustancias naturales u obtenidas en el laboratorio, capaces de estimular determinadas funciones del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

Entre los ingredientes más empleados encontramos vitaminas, aminoácidos, químicos que mejoran la oxigenación de la sangre y precursores de hormonas, así como ciertos medicamentos, entre ellos metilfenidato, anfetamina, dextroanfetamina y modafinilo.

Sobre estos últimos debemos señalar que, en efecto, han sido sometidos a estrictos protocolos de investigación, para demostrar su utilidad en la atención de enfermedades como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), depresión y afecciones del sueño como narcolepsia (excesivo sueño diurno), pero no para mejorar la inteligencia, ya que ésta no es su función.

Por tanto, su empleo requiere vigilancia médica estricta, a fin de evitar posibles efectos adversos:

  • Metilfenidato. Puede generar adicción y cambios en el comportamiento habitual, además de que su uso en combinación con bebidas alcohólicas es riesgoso. Cuando se ha consumido por mucho tiempo y se suspende repentinamente, causa depresión. Otros problemas que ocasiona son: nerviosismo, insomnio, náusea, vómito, falta de apetito, malestar digestivo, temblores, dolor de cabeza, descamación de la piel, menstruación dolorosa, alteración del ritmo cardiaco, falta de aire, desmayo, agitación y alucinaciones.
  • Dextroanfetamina y anfetamina. También pueden producir dependencia y desencadenar síntomas como erupción de la piel, dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad, hiperactividad, pérdida de apetito y de peso, cambios de personalidad y en la capacidad sexual, ritmo cardiaco acelerado y visión borrosa. Su uso excesivo causa muerte súbita y graves problemas circulatorios, como infarto cardíaco y cerebral.
  • Modafinilo. Puede ocasionar trastornos del dormir y disminución en la capacidad de juicio o raciocinio. Su abuso genera adicción, así como dolor de cabeza, afecciones digestivas, sed excesiva, sangrado nasal, sudoración, elevación de la temperatura corporal, temblor incontrolable de alguna extremidad, entumecimiento de la piel, dolor ocular, descamación de la piel, úlceras bucales, hinchazón en diversas zonas del cuerpo, estado de ánimo frenético y pensamientos autodestructivos o suicidas.

Mejor abstenerse

Queda claro que promover el uso de smart pills (lo cual suele suceder en algunos foros “de expertos” y páginas de respuestas en Internet) es acto irresponsable que no considera los daños tanto en el plano personal como en el familiar y social.

Cabe la posibiliad de que el uso de estos productos de moda logre que algún joven mejore su atención, lucidez y concentración (ante todo por sugestión o porque, por ejemplo, sufre problema psiquiátrico que no ha sido diagnosticado), pero para mantener este efecto deberá continuar el consumo de nootrópicos en mayor cantidad, ya que el sistema nervioso se habitúa a los estimulantes y deja de producir ciertas sustancias que le permiten comunicarse (neurotransmisores). A través de este mecanismo se genera una adicción física.

Por ello, la mejor alternativa es prepararse para la etapa final de cursos y de exámenes con anticipación, tener una alimentación balanceada, practicar algún deporte o actividad recreativa para lograr un adecuado manejo del estrés, y dormir en promedio 8 horas diarias.

En aquellos casos donde se perciba que las capacidades de memoria, concentración, raciocinio, inteligencia y procesamiento de información no son las adecuadas y hay problemas para enfrentar la presión escolar, lo más recomendable es acercarse a un especialista en salud mental (psicólogo, psiquiatra) para recibir la orientación y ayuda adecuada.

SyM - Israel Cortés

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore