Tecnoestrés, ansiedad causada por la tecnología - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Tecnoestrés, tecnología que provoca ansiedad

Miércoles 19 de abril del 2017, 04:44 pm, última actualización

La tecnología hace la vida más fácil... pero también la complica. Los expertos hablan de un nuevo trastorno, el tecnoestrés, que genera ansiedad ante el deseo de tener una nueva laptop, smartphone, tableta o consola de videojuegos. ¿Sabes cómo escapar?

Tecnoestrés, tecnología que provoca ansiedad

Alguna vez tu abuelo o tu padre te habrán comentado lo maravilloso que resultó para el mundo conocer la televisión, calculadoras y puesta en órbita de los satélites. Es muy probable que te hayan dicho también que debes valorar lo que tienes, porque antes no había ninguno de estos adelantos y, a pesar de ello, “se vivía mejor que ahora”.

Sí, es casi seguro que tu padre te haya “llamado a la cordura” para que dejes de lado tanta tecnología y reconsideres la importancia de tener un libro entre tus manos. Pero sabemos que dicha recomendación será inútil porque él no comprende la importancia de tener el modelo más reciente de cierto celular, la computadora más pequeña, el software más novedoso, la consola de videojuegos más exitosa y, en resumen, no entiende tu necesidad de estar al día en cuestión de gadgets (avances tecnológicos de gran diseño, casi siempre pequeños y de uso personal), que prácticamente son tus “hermanos” de generación.

Sin embargo, tenemos que decirte que hay un nuevo fenómeno que es materia de estudio para muchos investigadores de todo el mundo, que se refiere al abuso de la tecnología y la ansiedad que provoca no tener acceso a los más recientes avances aplicables a la oficina y el hogar. Sí, tal como lo leíste.

Es verdad que este desequilibrio se conoce desde 1984 como tecnoestrés y fue “bautizado” por el psicólogo estadounidense Craig Bord, primer experto que observó las alteraciones físicas y emocionales que sufrían algunos individuos cuando se enfrentaban al manejo de las computadoras (sí, aunque te dé risa). No obstante, ahora, casi transcurrida la primera década del siglo XXI, el trastorno se ha extendido más allá del área informática y tiene que ver también con aquellos artefactos de la era digital que se han colado a casi todos los aspectos de nuestra vida.

Una interpretación

María Teresa Pinelo Nava es experta en el tema. Su interés por el comportamiento humano le ha llevado a conocer de cerca los “puntos finos” del tecnoestrés, el cual “se configura cuando hay un conflicto entre la tecnología y su adopción dentro de la vida diaria; no importa que se trate de una computadora, reproductor multimedia, celular, agenda, cámara digital o de video, u otros accesorios que cada vez son más tecnificados y difíciles de manejar”.

La experta, quien estudió Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y luego cursó la maestría en Orientación Psicológica en la Universidad Iberoamericana (UIA), ambas en la capital del país, explica que los efectos del tecnoestrés alcanzan a la mitad de la población universitaria en Estados Unidos y que una situación muy parecida ocurre en naciones como Japón e Inglaterra. En México también “se cuecen habas” al respecto, ante todo por la influencia de nuestro “vecino del norte”.

Debes recordar que, en general, el estrés es una respuesta corporal y emocional que presenta una persona cuando debe resolver un problema o enfrentar un conflicto que parece no tener solución, dice Pinelo Nava. Entonces, en el caso específico de la tecnología, síntomas como nerviosismo, angustia o ansiedad aparecen en el momento en que nos enfrentamos a algo novedoso y, en apariencia, bastante complejo, o porque deseamos adquirirlo.

Peldaño por peldaño

La también catedrática comenta que el tecnoestrés que usualmente se relaciona con los gadgets se presenta en tres momentos: el primero es cuando te enfrentas a miles de opciones y no sabes cuál se ajustará mejor a tus necesidades; es decir, todo comienza cuando te diriges hacia una tienda con la idea de observar las novedades, o bien, con la certeza de que comprarás algún “juguetito” sobre el que ya tienes información.

Muchos jóvenes y adolescentes, explica Pinelo Nava, se someten a presión innecesaria ante la gran oferta tecnológica que encuentran o porque consideran que no hay un aparato o accesorio que cumpla exactamente lo que quieren.

A esta ansiedad le puede seguir gran frustración cuando te percatas de que en realidad aprovechas muy poco el potencial de un aparato o, de plano, en un arranque de sinceridad, aceptas que no sabes usarlo ni cuando lees todo el manual.

Finalmente, dice Pinelo Nava, el proceso llega a su apogeo cuando piensas que lo que compraste empieza a ser “obsoleto” porque es remplazado por modelos de última generación, casi siempre más potentes, más vistosos y con más funciones, los cuales son adquiridos por chicas y chicos que suelen presumirlos en los pasillos de la escuela o al caminar por una plaza comercial.

Es en este punto, dice la investigadora, cuando un joven puede angustiarse por no estar actualizado, y esto provoca que gaste más dinero para obtener lo que cree que le hace falta.

Se puede controlar

A diferencia de otros tipos de estrés, el que nos ocupa no se considera grave y, mejor aún, puedes controlarlo al seguir algunos consejos muy sencillos, todos ellos orientados a que recuperes la calma, si es que te encuentras un tanto desesperado.

Primero, debes saber que en un estado de estrés tu ritmo respiratorio y latidos se aceleran, al tiempo que disminuye la oxigenación del cerebro. Ello porque la sangre se dirige a tus músculos para que puedan reaccionar, toda vez que tu organismo cree que existe una situación de peligro (recuerda que esta reacción surgió en tiempos remotos y le servía a nuestros ancestros para huir o enfrentar a un mamut furioso o tigre hambriento). El cuadro se completa con dilatación de tus pupilas, sudoración y palidez.

Lo que debes hacer ante esto no puede ser más sencillo: detente, respira profundamente y espera a que el ritmo de tu cuerpo vuelva a la normalidad. Recuerda que la oxigenación dará claridad a tu cerebro y que lo más probable, después de que hayas controlado esa marejada de nerviosismo, es que recuperes la visión correcta de las cosas.

Un tip que también te puede servir es que te mantengas bien informado sobre los gadgets o aparatos tecnológicos que te interesan, pues de esa manera tendrás más certidumbre sobre lo que necesitas y difícilmente caerás en las garras del vendedor, el cual, dalo por hecho, está más preocupado en su comisión que en tus necesidades.

SyM - Manuel Tarres

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore