Tics nerviosos, conductas repetitivas que revelan nerviosismo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Tics nerviosos, defensa contra las tensiones

Viernes 23 de diciembre del 2016, 11:49 am, última actualización

Comerse las uñas, jugar nerviosamente con el cabello, parpadear, tartamudear o morderse los labios sin control son actos cotidianos para mucha gente que, lejos de ser gratos, pueden interferir en su vida y autoestima. Les llamamos tics, y en muchos casos se deben a problemas de personalidad originados en la infancia.

Tics nerviosos, defensa contra las tensiones

Un tic es más que un gesto curioso con el que podemos identificar a una persona; es un acto repentino, sin control, veloz y repetido que en ocasiones puede ser controlado. Generalmente son hábitos transitorios, es decir, duran pocos días, y aunque afectan a 10% de los niños, en los primeros años escolares suelen ser ignorados, ya que se les confunde con muestras de nerviosismo.

Sin embargo, quien manifiesta tics durante la infancia vuelve a mostrarlos en la edad adulta, pues el origen de estos movimientos es psicológico, no por capricho: parpadear, guiñar el ojo, carraspear, olfatear, jugar con las orejas, resoplar o repetir sonidos o muecas es la manifestación de una energía reprimida o, con más exactitud, la manera de descargar la tensión interna que ésta produce.

Los psicólogos explican que la emoción reprimida puede ser angustia, rabia, aflicción, turbación, excitación sexual o triunfo, y cuando tales impulsos se acentúan (a veces por situaciones de tensión) crean una situación desfavorable. Los ambientes familiares rígidos, con demasiadas normas, poca libertad y fuerte control, o la relación conflictiva con la madre originan mucha tensión, por lo que el niño utiliza al tic como “válvula de escape”.

Una vez aprendida esta “lección”, el mismo individuo, ya como adulto, repite un movimiento de manera involuntaria ante posibles amenazas, y en casos más severos puede desembocar en conductas repetitivas (lavarse las manos, ordenarlo todo) para encubrir problemas severos, como neurosis o trastorno obsesivo compulsivo (estado de ansiedad que interfiere en el funcionamiento cotidiano de las personas que lo sufren, e inclusive puede limitar, en grado extremo, su capacidad para relacionarse socialmente). Curiosamente, los tics afectan tres veces más al hombre que a la mujer, quizá por las presiones sociales hacia los varones.

Hay especialistas que se han dado a la labor de relacionar los tipos de tics con su origen, y sin que esto sea una fórmula, establecen, por ejemplo, que el parpadeo continuo manifiesta tensión excesiva; el tartamudeo refleja a alguien que no sabe qué decir; la tos y el carraspeo se dan en quienes esperan que las cosas ocurran sólo como ellos desean; morderse los labios quiere decir que se tienen problemas para exteriorizar lo que se piensa, y quienes dan tirones continuos a su cabello, cejas, pestañas o bigotes son personas egocéntricas. Por su parte, morderse las uñas permite reprimir agresividad, tensión y ansiedad, en tanto que rechinar los dientes denota angustia acumulada.

Asimismo, una persona puede sufrir más de un tic a la vez y, en los peores casos, cuando desaparece uno surge otro. Cuando son ya habituales, se presentan hasta en situaciones relajadas, de modo que pueden relacionarse con actividades concretas, como ver televisión, maquillarse o ir al dentista.

Es conveniente tomar medidas cuando estos movimientos involuntarios se repiten muchas veces, si aparecen diversos tics en una misma secuencia, o en aquellos casos en que impiden la movilidad, pues afectan la convivencia y la autoestima de manera gradual, creando nuevos estados de tensión que buscan una salida.

En estas situaciones, para que el problema no vaya a más conviene recurrir entonces a técnicas aconsejadas por expertos, como aprender a relajarse, practicar algún deporte que permita exteriorizar la agresividad y facilite la convivencia, o incluso acudir a terapia psicoanalítica para conocer el conflicto inconsciente que se esconde tras el tic

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore