Musicoterapia para la salud mental de adultos mayores - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¡Música, maestro!

Martes 10 de enero del 2017, 03:41 pm, última actualización

Melodías y ritmos del pasado pueden ser más que motivo de nostalgia, y convertirse en poderosos aliados que a través del canto o baile pueden mejorar la salud física y mental.

Musicoterapia, Beneficios de la música, Salud mental

Es verdad, y se trata de métodos bien probados por una disciplina médica relativamente nueva: musicoterapia.

El secreto de esta especialidad es sencillo, pero bien definido: aprovecha la ancestral cualidad movilizadora de la música para provocar respuestas positivas en las personas (crear, jugar y despertar sensaciones corporales), siempre con la ayuda de un guía que intuye, propone y plantea modelos de comunicación no verbal. El trabajo puede ser individualizado, pero se presentan mejores resultados cuando se practica colectivamente.

Aunque las propiedades terapéuticas de la música han sido bien conocidas desde la antigüedad a través de prácticas rituales y mágicas, e incluso filósofos como Platón y Aristóteles hablaron de su valor en la atención de terrores y fobias, la musicoterapia moderna nace en la primera mitad del siglo XX gracias al compositor y pedagogo Emile Jacques Dalcroze, que mostró que toda persona es susceptible de ser educada eficazmente conforme al impulso de la música.

No es una ilusión; está comprobado, por ejemplo, que la música actúa sobre la bioquímica de nuestro organismo y produce variaciones en el ritmo cardíaco y respiratorio, a la vez que ayuda al trabajo mental en áreas dedicadas a memoria, atención y creatividad.

Hoy en día, la evolución de técnicas y conocimientos permite la aplicación de terapias musicales con fines educativos, recreativos, de rehabilitación, preventivos o psicoterapéuticos, que son aplicables a las necesidades de cada paciente. En particular, han demostrado eficacia en personas de la tercera edad, pues ayudan a recuperar movilidad, autoestima y confianza para afrontar el futuro de manera independiente. 

Oye cómo va, mi ritmo

Desafortunadamente, los cánones sociales encasillan a los miembros de la tercera edad y les someten a una serie de limitaciones que van de la descalificación social de su trabajo a la falta de oportunidades para recrearse y adquirir nuevos conocimientos, sin olvidar el rechazo de familiares y la amenaza que ocasiona la "cercanía" a la muerte.

En medio de este panorama poco halagador, pero también falso (un anciano no es improductivo, ni carece de valor humano), la musicoterapia se vale del juego y la camaradería grupal para originar actividades que sustituyan o proporcionen nuevas gratificaciones. De este modo, cada individuo redescubre su naturaleza activa y abierta para vivir con serenidad los beneficios y sensaciones placenteras de la ancianidad como en cualquier otra etapa de la vida.

Las herramientas y métodos más utilizados por el musicoterapeuta son los siguientes:

  • Pueden realizarse improvisaciones sonoras, ya sea vocales, instrumentales o con las palmas, para que los individuos se desinhiban y alcancen una forma de expresión distinta.
  • El trabajo con melodías y baile permite coordinar pensamiento y movimientos, pues todo desplazamiento rítmico requiere tomar conciencia del espacio que se dispone y del propio cuerpo, de modo que un recorrido por distintos estilos musicales permite agudizar atención, memoria y coordinación.
  • Sesiones de canto ayudan a mejora la dicción empobrecida, agilizar memoria, mente, conocer inhibiciones o bloqueos y facilitar la extraversión.
  • Escuchar las melodías más famosas que los miembros del grupo disfrutaron en su juventud permite recuperar episodios del pasado, ya que todos pueden aportar sus memorias y entrelazar recuerdos colectivamente hasta reconstruir las costumbres, modas, frases y personajes de la época. Así se ejercita la memoria.

Todas estas actividades se realizan tratando de disminuir la agitación, a la vez que se desarrollan autoestima, autorrealización, confianza y seguridad en uno mismo, promueven la prevención del aislamiento gracias al estímulo de la actividad comunitaria, ayudan al fortalecimiento emocional, e incitan la espontaneidad, a fin de que las personas de la tercera edad enfrenten su realidad actual de manera mucho más ventajosa y con todas sus posibilidades.

Además, la musicoterapia puede complementar otros tratamientos, ya que presta ayuda a adultos mayores inhibidos, personas paralizadas en su expresión corporal o encerradas en su soledad. Asimismo, y valiéndose únicamente del ritmo, un musicoterapeuta ágil es capaz de ayudar a personas mayores con problemas de sordera a través de las vibraciones.

Por estas y muchas otras razones difíciles de describir pero alcanzables a través del ritmo y tonadas, la música es viejo aliado y compañero de la humanidad que puede ayudar a todo individuo no sólo a divertirse, sino a recuperar autoestima o mejorar con más rapidez de alguna enfermedad. Tómalo en cuenta y armoniza tu vida.

SyM - Mario Rivas

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore