Consejos para cumplir tus propósitos de Año Nuevo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¡Alcanza tus metas con voluntad y motivación!

Martes 10 de enero del 2017, 02:48 pm, última actualización

Si este Año Nuevo fuiste capaz de comer 12 uvas y pedir igual número de deseos, ¡ya diste el primer paso! Ahora tienes la oportunidad de que, con constancia y esfuerzo, esos sueños se conviertan en realidad. ¡Te ayudamos a lograrlo!

Objetivos de vida, Voluntad y motivación

Propósitos de Año Nuevo, que no se queden en planes

La euforia por iniciar un nuevo año es tan especial que tal vez en medio de ese ambiente jovial, tomaste el valor suficiente para decretar distintas cosas que deseas realizar en tu vida, como bajar de peso, leer más o acudir con mayor frecuencia al cine, salir mejor en la escuela o hasta emprender un proyecto profesional.

Seguro que mientras se escuchaban las campanadas, todo parecía alocadamente posible y al alcance de la mano. Pero ahora, después de pasar por la "cruda realidad", tus metas de Año Nuevo pueden parecer distantes y a lo mejor hasta se te fueron las ganas de empezar.

Esto nos ha pasado a todos alguna vez, así que no te sientas tan mal y piensa que si te pones las pilas y te organizas en serio, vas a lograr que tus sueños se vuelvan realidad en vez de que se queden flotando a la deriva. Todo es cuestión de mantener actitud positiva.

Ocho pasos esenciales para alcanzar tus objetivos de vida

Aunque no existen fórmulas mágicas para lograr tus metas, puedes facilitarte mucho las cosas con estas sugerencias:

  • Fíjate un objetivo. Empieza por conseguir lápiz y papel (o un dispositivo electrónico donde puedas apuntar), y anota los objetivos de vida que deseas que se hagan realidad: mejorar tus calificaciones, practicar ejercicio con regularidad o aprender a tocar un instrumento musical. Puedes tener metas muy ambiciosas u objetivos numerosos, y se vale soñar a lo grande, pero toma en cuenta que, entre más desees, más tendrás que esforzarte.
  • Sé concret@. Toma en cuenta que es mucho más fácil planificar y alcanzar objetivos concretos que otros que todavía están muy dispersos. Supongamos que tu meta es perder peso, la cual es bastante vaga; en cambio, queda mucho más claro si especificas cuántos kilos quieres bajar, por qué, en cuánto tiempo y cuáles serán las actividades que realizarás para lograr este fin. Esto te ayudará a planificar la mejor forma de obtener lo que deseas.
  • Con los pies sobre la tierra. Una de las causas por las que la gente abandona sus propósitos de Año Nuevo es porque sus expectativas son poco razonables, así que si deseas fracasar ya sabes lo que tienes que hacer. Es cuestión de sentido común: si pretendes dejar de fumar de la noche a la mañana tras varios años de hacerlo, o correr un maratón con una semana de preparación, no lo vas a lograr. Por el contrario, si quieres evitar frustraciones y mantener tu voluntad y motivación, debes ser realista sobre lo que puedes conseguir dentro del periodo de tiempo que te has fijado. Desde luego, se vale que quieras ser gran atleta, escritor, empresario, artista, científico... pero esto lo lograrás luchando poco a poco y administrando tu esfuerzo, con plena conciencia de tus capacidades y alcances. Recuerda: la Pirámide del Sol no se hizo en un día.
  • Escríbelo. Recordando viejos tiempos de la primaria, anota tus propósitos varias veces, haciendo una plana o poco menos todos los días. No es capricho: escribir tu meta te ayuda a comprometerte y te recuerda lo mucho que deseas alcanzarla.
  •  Objetivos parciales. Ya que necesitas dedicar atención constante para no apartarte de tus metas de Año Nuevo, una forma de aplanar el camino es dividir tu objetivo en pequeños pasos. Por ejemplo, si deseas inscribirte en una carrera de 10 km, empieza a prepararte con meses de anticipación. De inicio trata de cubrir únicamente 1 ó 2 km, y aumenta gradualmente la distancia. Pide a un entrenador que te ayude a fijar objetivos parciales coherentes, y que te sugiera ejercicios para mejorar tu rendimiento. El hecho de alcanzar frecuentemente pequeños logros es algo que te transmitirá confianza, seguridad en ti mism@ y motivación para continuar. Y aquí tienes un consejo más: también es conveniente que anotes tus objetivos parciales, ya que así podrás llevar seguimiento de lo que necesitas hacer y disfrutarás aún más conforme te vayas acercando a tu meta.
  • Comprueba y celebra tus progresos. Ahora que has dividido tu propósito en una serie de objetivos parciales, cerciórate de tus progresos cada día. Cuando cumplas cada paso, márcalo en tu lista y recompénsate con algo que te hayas prometido; ¡saborea el éxito! Y luego piensa en cómo vas a alcanzar la siguiente etapa.
  • Actitud positiva. Imagínate o sueña que por fin cumples tu objetivo principal. Esto no es para que te duermas en tus laureles, no pierdas de vista lo que intentas lograr y esto te fortalecerá cuando sientas que flaquea tu voluntad o pasas por una racha de desmotivación. El lenguaje interno también será buen aliado para impulsarte, ya que te permitirá adoptar actitud positiva. Repite mentalmente: "Merezco tener buenas calificaciones, porque me he esforzado", o "ahora sí voy a entrar en los pantalones que dejé de usar el año pasado, porque estoy siguiendo bien mi programa de ejercicios y mi dieta".
  • Busca apoyo. Otra buena alternativa es que te unas a algún amigo o amiga que tenga una meta similar a la tuya. Contar con alguien que comparta tus objetivos de vida puede marcar la diferencia si te falla la voluntad. En caso de que no obtengas lo que necesitas, estás en libertad de alejarte y cambiar a mejor compañía. ¡Prohibido tirar la toalla!

Si voluntad y motivación fallan y las cosas no salen como pensabas, es importante que vuelvas a comprometerte con tu objetivo. No se vale que te culpes y mortifiques por los errores, pues de nada servirá tenerte a ti mism@ como enemig@; mejor perdónate y organiza un nuevo plan para retomar el camino que te llevará a tu meta.

Ten en cuenta que la mayoría de la gente sufre algún traspié cuando intenta introducir cambios en su vida, es normal. Precisamente por eso insistimos en la importancia de tus apuntes: escribir tus objetivos, tareas diarias y progresos, te ayudará a darte cuenta del momento en que empiezas a aflojar el paso y de que te acercas a una caída.

Ahora bien, es probable que después del primer resbalón vengan otros más; cuando esto suceda, pregúntate a ti mism@ si estás comprometido con tus objetivos. Si la respuesta es afirmativa, vuelve a ponerlos por escrito y traza tus metas; si no lo haces, es probable que estés más "enganchad@" a la fantasía que a la realidad de "sudar" para lograrlo.

Finalmente, piensa que aprender a hacer algo nuevo no es más que asumir la responsabilidad de tu vida. Encontrar la motivación para hacerlo no es necesariamente fácil, pero siempre es posible. Los cambios son emocionantes y sin ellos la vida sería muy aburrida. ¡Buena suerte en la realización de tus propósitos de Año Nuevo!

SyM - Tania Morales

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore