Cómo evitar el estrés al conducir: síndrome de furia al volante - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

28 Junio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¡Furia al volante! Mantén el control

Lunes 17 de abril del 2017, 09:38 am, última actualización

Para algunos conductores, subir a su automóvil incita una transformación conocida como furia al volante, digna de los personajes literarios "Dr. Jekyll" y "Mr. Hyde". ¿Te ha pasado que te sientes perfectamente bien antes de meterte en el tráfico, pero tan pronto se te atraviesa otro vehículo sufres ataques de ira? Si es así, ¡te conviene conocer cómo manejar sin estrés!

Ataques de ira al conducir, Por qué somos agresivos al manejar

Ataques de ira en el camino

El síndrome de furia al volante desata la ira fuera de control del conductor, como respuesta a acciones de otros automovilistas. Se manifiesta con conducción agresiva y derivar en otros síntomas como:

  • Maldecir (mental o verbalmente) y hacer señas obscenas a conductores.
  • Arrojar objetos.
  • Chocar vehículos con su automóvil.
  • Sacar a automóviles del camino.
  • Detenerse, salir del vehículo y agredir físicamente a conductores.
  • No respetar a los peatones.
  • Incitar a pasajeros a pelear con otros conductores.

Ya que da lugar a acciones inseguras con mala intención o indiferencia, este comportamiento es peligroso para tu seguridad y la de los que te rodean, pues puede resultar en daño físico, accidentes vehiculares, consecuencias legales e incluso muertes.

Conducción agresiva, camino a la furia

Usualmente, la furia al volante es precedida por conducción agresiva, es decir, acumulación de maniobras irresponsables e ilegales derivadas del estrés. Identifica si practicas o has observado estos comportamientos agresivos en tu conducción:

  • Acercarte al vehículo de enfrente para presionarlo a avanzar.
  • Cortar el paso, "aventar la lámina" o cambiar de carril entre automóviles para pasar primero.
  • Hacer giros inapropiados o no usar direccionales.
  • Excederse o cambiar súbitamente de velocidad.
  • Tocar la bocina desmedidamente.
  • Usar faros o frenos para "castigar" a otros conductores.
  • No ceder el paso.
  • No seguir las señales de tránsito.
  • Conducir utilizando smarthphones.

Estos hábitos de conducción son principalmente faltas de consideración que puede molestar o provocar a otros conductores agresivos y poner a todos en peligro.

¿Por qué somos agresivos al manejar?

En el momento en que nos ponemos tras el volante experimentamos eventos que cobran peaje en nuestros niveles de estrés. Incluso, tareas simples como mantener una velocidad constante y frenar lo aumentan.

Conducir puede tornarse en una de las actividades más desesperantes al presentarse congestionamientos vehiculares que, aunados a la frustración e ira del día pueden desembocar en estrés.

Nuestros cuerpos están diseñados para huir o enfrentarse a situaciones estresantes. Al estar sentados dentro del automóvil no podemos liberarlo de estas formas, así que la tensión se acumula y estalla agresivamente ante cualquier estímulo.

Aunque todos somos susceptibles al síndrome de furia al volante, estudios demuestran que hombres jóvenes y personas con trastornos psicológicos, así como aquellos con tendencia a la competitividad y al narcicismo, son más propensos a estos comportamientos.

¿Cómo controlar la ira al volante?

Evitar la ira mientras manejas puede ser difícil, especialmente si te encuentras estresad@. Pero hay maneras de prevenir ataques de ira al conducir y mejorar tu estado de ánimo cuando estás al mando de tu auto:

  • Duerme lo suficiente, la falta de sueño puede causar estrés.
  • Limita tu consumo de alcohol, puede provocar falta de control.
  • Crea un ambiente relajante con música, calefacción o aire acondicionado y gafas de sol.
  • Ejerce el autocontrol, procura mantenerte tranquil@ en congestionamientos vehiculares pensando en cosas agradables.
  • No permitas emociones fuera de control, cuando comiences a estresarte toma un momento para relajarte.
  • Recuerda que le importas a alguien, piensa en tus seres queridos para evitar ataques de ira.
  • Si eres el copiloto, recuerda mantenerte seren@ y ayudar al conductor a tranquilizarse.

¿Cómo evitar el estrés al conducir viajes largos?

  • Planea tu ruta si no conoces la zona de tu destino, ten a la mano el GPS o mapas.
  • Toma descansos para estirarte y caminar frecuentemente.
  • Come aperitivos ligeros en lugar de comidas pesadas.
  • Mantén tu vehículo en buen estado para evitar el estrés por averías.

Recuerda que todo el mundo se enoja, pero no es excusa para justificar una conducción agresiva. El control del enojo te ayudará a evitar cualquier situación potencialmente problemática que pueda aparecer en tu camino.

¿Cómo evitar la ira de otros al conducir?

Estos consejos para conducir sin ira ni estrés pueden ayudarte a reducir tus posibilidades de liarte con otros automovilistas, toma nota:

Respeta a otros conductores

Los siguientes comportamientos son causas de enfurecimiento de otros, ¡evítalos!:

  • No cortes el paso. Al incorporarte al carril asegúrate de tener espacio de sobra y utiliza tus luces intermitentes. Si te cortan el paso, reduce tu velocidad y deja espacio para que avancen.
  • Guarda distancia entre vehículos. Cuando veas al auto de adelante pasar un punto fijo, cuenta dos segundos antes de pasar por ese mismo punto para mantener una distancia segura.
  • No hagas gestos obscenos. Mantén tus manos al volante y evita hacer gestos que podrían enfadar a otros conductores, incluso expresiones de irritación "inofensivas" como sacudir la cabeza.

No respondas a provocaciones

Los conductores enfadados no pueden empezar una pelea si evitas contacto con ellos, por ello:

  • Mantente alejad@. Si un conductor intenta iniciar peleas en el tráfico, pon distancia entre los vehículos y márchate. Bajo ningún motivo bajes de tu auto para solucionar el problema "cara a cara".
  • Evita el contacto visual. No mires a los ojos a automovilistas que parezcan estar enojados contigo, así evitarás que se torne en un encuentro personal.
  • Busca ayuda. Si crees que otro conductor te sigue o busca iniciar una pelea, llama a la policía o acude a un lugar concurrido para desalentar al agresor.

Cambia tu actitud al conducir

Cambiar tu enfoque a la hora de conducir puede hacer tus viajes más placenteros y seguros:

  • No es una competición. ¿Conduces echando carreras contra el reloj? Procura salir antes y tener más tiempo para realizar tus traslados.
  • No lo tomes personal. Mantén la calma sin importar la razón por la que otros conduzcan agresivamente.
  • ¿Crees tener un problema? Pide ayuda. Los cursos sobre el control de la ira pueden ayudarte a cambiar tus expectativas en cuanto a la conducción.

Antes de ponerte detrás del volante, toma nota de estos sencillos tips para asegurarte de que tú u otros conductores no se vean afectados por ataques de ira. ¡Abróchate el cinturón de seguridad y mantén la calma!

SyM - Eduardo Cerqueda

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

En la actualidad, 30% de la población mundial está expuesta a sufrir calor potencialmente mortal durante 20 días al año o más, según advierten expertos.




Comscore