Demencia: manifestaciones, tipos, detección y tratamiento - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Demencia

Viernes 10 de febrero del 2017, 02:47 pm, última actualización

Es el deterioro de las facultades mentales en grado tal que interfiere con las actividades laborales y sociales que la persona realizaba con normalidad. Así, memoria, reflexión, juicio, concentración, comunicación y capacidad de aprendizaje están disminuidos, además de que puede producirse deterioro de la personalidad. No es una enfermedad aislada, sino diversos padecimientos de larga duración que empeoran con el tiempo, es decir, son crónico degenerativos.

Demencia, Alzheimer, Parkinson, Huntington, Pick

Habitualmente la demencia se desarrolla en personas mayores de 60 años, pero esto no significa que forme parte del proceso normal de envejecimiento ni descarta que pudiera aparecer antes, por ejemplo, a partir de la cuarta década de vida. Además, llega a presentarse en personas jóvenes como consecuencia de accidentes, enfermedad o exposición prolongada a sustancias tóxicas.

Es importante subrayar que la falta de memoria en personas mayores, denominada pérdida de memoria senil benigna, no es un signo de demencia, ya que la segunda es un deterioro mucho más grave de las facultades mentales y empeora gradualmente

Así, mientras las personas que envejecen normalmente pueden olvidar detalles que no afectan su existencia, quienes sufren demencia olvidan por completo los acontecimientos recientes y tienen alteraciones que les impiden valerse por sí mismos.

  • Enfermedad o mal de Alzheimer. Es el padecimiento más común de este tipo pues, según estimaciones, es responsable del 50% de todos los casos. Todavía no se ha determinado su causa, pero se sabe que ocasiona daño microscópico en los tejidos del cerebro, mismo que consiste en la formación de cúmulos anormales de proteínas, llamados depósitos de amiloide, y aparición de ovillos o nudos neurofibrilares por la degeneración en la estructura de las redes de neuronas. Existen dos tipos de enfermedad de Alzheimer: la de inicio temprano, cuyos síntomas aparecen antes de los 60 años, progresan rápido y se presentan en personas con antecedentes familiares, y la de inicio tardío, que es la más común (90% de los casos o más), se desarrolla con lentitud en quienes han vivido más de seis décadas y, según se cree, es menos probable que sea hereditaria.
  • Demencia vascular. Se vincula con enfermedades que alteran el sistema circulatorio, como exceso de colesterol en sangre, hipertensión (presión arterial elevada) y diabetes (aumento en la concentración de azúcar en sangre). Tales padecimientos producen pequeños infartos en el cerebro (muerte de neuronas debida al taponamiento o ruptura de vasos sanguíneos que les impide recibir sangre), cuyo efecto es acumulativo; este fenómeno, conocido como estado lacunar, daña paulatinamente las conexiones que existen entre distintas áreas encefálicas.
  • Demencia por cuerpos de Lewy. Es causa importante de demencia degenerativa en adultos mayores y se relaciona con la formación de estructuras proteínicas anormales en ciertas áreas del cerebro. Comparte varias similitudes con la enfermedad de Alzheimer, pero mientras en ésta la primera capacidad en verse afectada es la memoria, la demencia por cuerpos de Lewy suele debutar con alteraciones en atención y percepción visual.
  • Enfermedad de Parkinson. Surge por la destrucción gradual de células nerviosas en la zona del cerebro que controla el movimiento y donde se genera una sustancia que permite la comunicación neuronal, llamado dopamina. Ocasiona temblores y dificultad para coordinar movimientos, además de que en casos graves desencadena deterioro mental general, es decir, demencia.
  • Enfermedad o corea de Huntington. Es causada por un defecto genético que provoca desgaste o degeneración en células nerviosas que se hallan cerca de la base del cerebro. Los síntomas más notorios son muecas repentinas y el movimiento exagerado de las extremidades (antes se le llamaba baile o mal de San Vito), además de cambios en el comportamiento y demencia.
  • Enfermedad de Pick o demencia fronto-temporal. También es similar al mal de Alzheimer, sólo que sus efectos se localizan en la parte delantera del cerebro y generan deterioro del comportamiento social, incapacidad para interactuar con la gente y alteraciones de la personalidad. Conforme evoluciona, suele ocasionar fallas en las facultades mentales.
  • Hidrocefalia normotensiva. Es el aumento en la cantidad de líquido cefalorraquídeo (protege a la masa encefálica) que afecta el funcionamiento cerebral. Se presenta en adultos, genera presión sobre los tejidos neuronales y una de sus consecuencias suele ser la afectación de las capacidades intelectuales.
  • Complejo de demencia relacionado al VIH/sida. Mientras que la mayoría de los trastornos relacionados con el sida son causados por infecciones que aprovechan el debilitamiento de las defensas del paciente, esta demencia es la única enfermedad causada directamente por el virus de inmunodeficiencia humana. Dicho microorganismo daña a las células nerviosas del cerebro, aunque todavía no se ha esclarecido con exactitud cómo lo hace. Las nuevas terapias han reducido la incidencia de este problema.

Otras causas menos comunes de deterioro en las facultades mentales son la anoxia (falta casi total de oxígeno en el cerebro), esclerosis múltiple (daño en la estructura protectora de las neuronas del cerebro y médula espinal que genera interrupción de estímulos nerviosos) y enfermedades de Creutzfeld-Jakob (causa formación de tejido esponjoso en el cerebro y, en consecuencia, disminución de las funciones mentales y del movimiento) y de Binswanger (ocasionada por microinfartos que dañan la sustancia blanca del cerebro, que es la que permite transmitir señales nerviosas con rapidez).

También debemos mencionar al cáncer (tumores en el cerebro), trastornos de la tiroides (glándula localizada en el cuello que se relaciona con casi todos los procesos de nuestro organismo) y cantidades bajas de vitamina B12 (el déficit de este nutriente afecta el buen desempeño del sistema nervioso) como causas de demencia.

Manifestaciones comunes

A pesar de que se debe a diferentes causas, de manera general se manifiesta a través de ciertos síntomas de demencia:

  • Pérdida progresiva de memoria de corto y largo plazo.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Dificultad para ubicarse en tiempo y espacio.
  • Colocar objetos fuera de su lugar habitual.
  • Alucinaciones y confusión.
  • Percepción alterada.
  • Incapacidad para reconocer objetos o personas familiares.
  • Deterioro de la interpretación sensorial.
  • Trastornos del sueño, como insomnio o deseo de dormir más.
  • Problemas para coordinar movimientos (incapacidad para vestirse, caminar o dibujar figuras geométricas).
  • Imposibilidad para aprender, efectuar cálculos matemáticos o resolver problemas.
  • Alteración en la capacidad de leer, escribir y/o hablar.
  • Cambios de personalidad (depresión, irritabilidad, ansiedad).
  • Falta de espontaneidad y pérdida de la iniciativa.
  • Incapacidad para cuidar de sí mismo.

Toda persona que note algunos de estos síntomas de demencia debe acudir al médico (neurólogo, geriatra) lo más pronto posible, a fin de determinar si se deben a demencia o no. Asimismo, cuando estas señales se descubran en un familiar, es conveniente convencerlo de que acuda a evaluación con el especialista; por su parte, la persona con este problema puede acudir por cuenta propia con el facultativo y comentarle lo que ocurre, para recibir orientación. Un diagnóstico rápido permite llevar a cabo un tratamiento más efectivo.

Detección y abordaje médico

Para el diagnóstico de la demencia es indispensable elaborar la historia clínica del paciente, ya que este documento permite saber desde cuándo presenta los síntomas, cuáles son sus antecedentes familiares y si sufre hipertensión o diabetes.

A continuación, la persona es objeto de estudios para evaluar sus tejidos neuronales, como tomografía axial computarizada (sistema de rayos X que permite obtener imágenes “en rebanadas”) o resonancia magnética (obtiene gráficos mediante el uso de campos magnéticos). También son indispensables la medición de la actividad eléctrica del cerebro (elecroencefalograma) y análisis de sangre para detectar infecciones, déficit de vitaminas, intoxicación por medicamentos y trastornos en la tiroides.

Por lo que respecta al tratamiento de demencia, debemos señalar que la mayoría de los casos de demencia no tienen cura y por ello la terapia tiene el objetivo primordial de controlar los síntomas y frenar el avance del padecimiento. No existe abordaje médico único, sino que dependerá de la afección específica con que se relacione.

En el caso de la enfermedad de Alzheimer pueden emplearse medicamentos como tacrina, donepezilo, rivastigmina o galantamina, los cuales ayudan a retrasar la evolución del mal aunque también generan efectos secundarios muy molestos (náuseas, vómito, diarrea, fatiga, calambres).

La demencia causada por microinfartos cerebrales no cuenta con tratamiento que la erradique, pero su evolución se aminora mediante el control de la presión arterial y de la concentración de azúcar en la sangre.

Los medicamentos para la enfermedad de Parkinson no son eficaces para la demencia que la acompaña y algunos pueden incluso empeorar los síntomas. La evaluación médica debe ser cuidadosa e individualizada para saber cuál es la estrategia adecuada a seguir.

En lo que toca a la demencia relacionada con sida, tampoco existe tratamiento que le erradique, pero al llevar a cabo terapia con retrovirales (que detienen la multiplicación del VIH) se ha observado notable disminución en el número de pacientes con problemas en sus facultades mentales.

La hidrocefalia normotensiva puede ser tratada con la extracción del exceso de líquido dentro del cráneo a través de un tubo de drenaje o derivación. Asimismo, debemos señalar que no existe tratamiento para las enfermedades de Pick, Huntington y Creutzfeldt-Jakob, ni para la demencia por cuerpos de Lewy; sólo se administran algunos fármacos para controlar altibajos en el estado de ánimo.

Es importante señalar que diversos productos que se usan para mejorar la capacidad mental afectada por el envejecimiento no son útiles en el tratamiento de la demencia. Hablamos de lecitina, mesilato ergoloide, ciclandelato y vitamina B12 (salvo en pérdida de facultades mentales por déficit de dicho nutriente).

Por otra parte, es imprescindible señalar que el paciente con demencia debe contar a largo plazo con vigilancia y asistencia en el hogar o alguna institución especializada. Enfermeras, ayudantes de cabecera, grupos de apoyo y servicios voluntarios pueden asesorar a la familia para hacer frente a esta situación.

En cualquier ambiente donde se decida brindar la atención al paciente con demencia deben existir objetos y personas familiares. El hecho de dejar las luces encendidas en la noche puede reducir la desorientación, y la programación de actividades cotidianas debe ser simple para evitar confusión.

La modificación de la conducta puede ayudar a algunas personas a controlar actitudes inaceptables o peligrosas, y consiste en recompensar acciones apropiadas o positivas, e ignorar las inadecuadas. La orientación constante y ubicación en la realidad también pueden ayudar a reducir problemas.

Asimismo, debido al importante desgaste que implica el cuidado del enfermo, se debe dar tratamiento psicológico a las personas más allegadas al paciente que decidan asumir su cuidado.

Finalmente, las instrucciones por adelantado, un poder legal y otras acciones legales pueden facilitar la toma de decisiones respecto al cuidado de la persona con demencia. El asesoramiento jurídico se debe buscar al comienzo del trastorno, antes de que la persona con demencia sea incapaz de determinar lo que le conviene.

Consulta a tu médico

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore