Pictorerapia, salud mental a través de la pintura - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Pictorerapia, arte que cura la mente

Miércoles 11 de enero del 2017, 10:16 am, última actualización

La pintura puede convertirse en medio de expresión para personas con padecimientos mentales, ya que les permite comunicar sus emociones e ideas con imágenes, pero también es un recurso que facilita y mejora el abordaje de estas enfermedades.

Pictorerapia, arte que cura la mente

El arte es una de las formas que tiene el ser humano de alimentar su espíritu, además de un divertimento e, incluso, una manifestación representativa que documenta la historia e identidad de cada uno de los pueblos del planeta.

Más aún, esta expresión cultural se utiliza desde hace mucho tiempo como una terapia alternativa para toda clase de enfermos, y en México empieza a aplicarse en forma incipiente a través de la pintura para brindar bienestar y mejor calidad de vida a los enfermos mentales, preferentemente aquellos que padecen trastorno bipolar (se caracteriza por períodos de excitabilidad o manía que alternan con momentos de depresión) y esquizofrenia (dificultad para diferenciar entre experiencias reales e irreales, pensar de manera lógica y socializar).

Casi todas las actividades artísticas, por sí mismas, poseen numerosas cualidades terapéuticas: satisfacción, relajación, evasión y distracción, lo cual nos ayuda a reencontrarnos con el equilibrio perdido. Sin embargo, el objetivo real de este tipo de terapia es otro y tiene que ver con la búsqueda de un lenguaje que permita al paciente expresar lo que existe en su inconsciente y que no puede exteriorizar de manera verbal. Lo importante, entonces, es el proceso que utiliza la persona para comunicar lo que le ocurre en su interior, lo cual, evidentemente, no se relaciona con el aspecto estético.

Pinceladas históricas

Es bien sabido que el arte se utilizó como técnica terapéutica desde los tiempos de la Grecia clásica, aunque se puede decir que en la época moderna surgió como una herramienta para buscar el equilibrio general del ser humano durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Dicha consideración surgió a partir de la experiencia de Adrian Hill, un artista inglés que liberaba su nostalgia y angustias realizando pinturas, mientras convalecía en un hospital.

Hill compartió con otros enfermos los reconfortantes efectos de esta actividad creativa y, con el paso del tiempo, se comprobó que algunos pacientes pudieron comunicar por medio del dibujo los miedos y sufrimientos que habían vivido en el campo de batalla. Al terminar el conflicto bélico, Adrian Hill decidió quedarse en el hospital, convirtiéndose en uno de los primeros terapeutas artísticos contemporáneos.

El reconocimiento a esta especialidad en su etapa moderna data de hace 20 años, aproximadamente, y su profesionalización avanza a paso firme en países como Gran Bretaña, Italia, Francia o Estados Unidos, donde ya ha sido concebida como un poderoso apoyo al tratamiento diagnóstico e investigación en la salud mental, además de que posee validez profesional por parte de algunas universidades.

¿Y México?

Para profundizar en el tema, saludymedicinas.com.mx charló en exclusiva con el Dr. Horacio Reza-Garduño Treviño, jefe de la División de Cuidados Especiales y Especialidades Médicas del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, adscrito a la Secretaría de Salud y localizado en la Ciudad de México. Tal vez él sea el único terapeuta mexicano especializado en la llamada pictoterapia, método alternativo que es sumamente eficaz para complementar el tratamiento tradicional que siguen los pacientes con enfermedades mentales.

El también egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México explica que “realmente no se hace pictoterapia o arteterapia en nuestra nación, porque los talleres de pintura que se ofrecen en hospitales psiquiátricos son de carácter lúdico, muy directivos, pero sin ninguna orientación terapéutica. En Europa o Estados Unidos esta terapia tiene más de dos décadas operando como una carrera profesional y existe una estructura académica de asociaciones que forman recursos humanos; en Italia, por ejemplo, existen la Escuela de Terapia Expresiva no Verbal, situada en Turín, la Escuela de Arteterapia de Bolonia, y una más, que se encuentra en Cagliari, dedicada a la danza”.

En nuestro país, afirma, “no existe la formación de arteterapeutas; yo estudie en la Sociedad Internacional de Psicopatología de la Expresión, en Verona, Italia, y desde mi regreso a México he tratado de implementar este tipo de talleres terapéuticos en el Hospital Fray Bernardino Álvarez. Quizá no sea el único en el país, pero la verdad es que no conozco a alguien más que haga lo mismo”.

Los trazos del subconsciente

La pictoterapia, explica el Dr. Reza-Garduño Treviño “se puede aplicar en pacientes psicóticos (que tienen pérdida de contacto con la realidad), por ejemplo, esquizofrénicos o con trastorno bipolar que se encuentran en su fase de manía o euforia, pero también en pacientes con problemas de personalidad, ansiedad o depresión”.

La técnica, sentencia quien fue Coordinador Nacional de Salud Mental, “es semejante a las sesiones psicoanalíticas en el sentido de que el conductor del grupo participa muy poco y prácticamente se convierte en un observador, pero el paciente va a utilizar como método expresivo la pintura y no la palabra. Es importante recalcar en que en el taller no nos importa producir obras estéticas, no perseguimos un objetivo lúdico ni la formación de pintores, por lo que el juicio de valor queda fuera”.

Abunda al respecto: “Los pacientes pintan en una sala en la que se instala una mesa central, la cual alberga todo el material de pintura, es decir, agua, pinceles y colores. Se prefiere trabajar con el acrílico porque seca más rápido y porque la textura de este material suele crear un especie de regresión que evoca la época infantil en la que se podían manipular pinturas o colores de cera”.

Los pacientes, explica el entrevistado, “dibujan de pie sobre un cartón o lienzo que se pega a la pared, porque se cree que hacerlo sentado es una postura viciada, toda vez que la posición fisiológica o natural del ser humano es erecta. Además, se hace de este modo porque se presta mucha atención a la vibración del cuerpo y a cómo se transmite ésta hacia el lienzo. Es un hecho: en el cuadro queda marcado el lenguaje corporal del paciente”.

La pintura en estas condiciones debe considerarse como una técnica terapéutica, dice el especialista en salud mental, “porque tiene un poder mágico en el sentido de que es un espacio que se introyecta exclusivamente para la creatividad y le proporciona un significado especial tanto al lugar como al conductor del grupo. Por ello, es importante que las sesiones se realicen siempre en el mismo lugar, a la misma hora y con el mismo instructor”.

Se procura que el grupo se mantenga silencioso la mayor parte del tiempo porque “buscamos la expresión mediante la pintura, y en ese sentido la verbalización interrumpe la expresión artística. Claro, hay pacientes que hacen preguntas, pero uno como conductor se debe limitar a dar un consejo técnico cuando el individuo quiera un juicio sobre su obra”.

Con los pacientes psicóticos, por citar el caso, “evitamos dar juicios estéticos porque la interpretación puede provocar más paranoia en el grupo. En cambio, con los pacientes neuróticos (con trastornos de ansiedad, por ejemplo) tal vez se puede lograr mayor tipo de interpretación porque, efectivamente, existe una lectura del cuadro”.

Lo que más interesa, dice el también pintor, “es comprender el cuadro en base a la repetición de los símbolos que se plasman en el lienzo; digamos que si yo veo que un paciente siempre pinta el sol en el ángulo superior derecho y lo repite en forma constante, me está demostrando algo, por lo que tendré que desentrañar lo que significa el ‘astro rey’ para ese paciente. Quizá represente a su padre o a alguna figura de autoridad, y el lugar que está colocado tal vez indique los ideales o la perspectiva que el enfermo tiene sobre su futuro”.

Avances tangibles

Es cierto que la terapia pictórica apenas empieza a aplicarse en nuestro país, y es por ello que todavía no forma parte de un protocolo médico formal que ayude a definir con exactitud los cambios que se generan en la calidad de vida de los pacientes mentales. Sin embargo, el Dr. Reza-Garduño Treviño está plenamente convencido de sus efectos.

“Lo que puedo decir, de acuerdo con mi experiencia, es que la pictoterapia es una herramienta terapéutica muy rica, que colabora para que los pacientes mejoren. Es un hecho que si comparamos a un grupo de pacientes que acude a la pictoterapia con otro que no lo hace, ambos bien diagnosticados y medicados, veremos que el primero avanza con mayor facilidad, y esto sucede porque trabajamos en áreas que el medicamento no interviene”, asevera.

Las mejorías que se alcanzan mediante esta terapia alternativa se encuadran en diferentes aspectos. Así, explica el especialista: “Cuando reunimos a un grupo de psicóticos se alcanzan tres metas: primero, la diferenciación, porque los pacientes esquizofrénicos pierden el límite entre el ‘yo’ y ‘lo que no soy yo’; entonces, en el momento en que el paciente pinta en un lienzo (un espacio limitado) empieza a distinguir lo que es de él y lo que es de otra persona”.

También se consigue que el sujeto “desarrolle un sentido del tiempo y el espacio; por ello la importancia de que las sesiones se realicen a la misma hora, el mismo día de la semana y con el mismo conductor. Esto le ayuda a una persona con esquizofrenia o trastorno bipolar maníaco a estructurarse. Una meta más es la integración, misma que se consigue cuando el paciente logra distinguir, a través de la pintura, lo que es real y lo que es producto de una alucinación”.

En el caso de los no psicóticos, por ejemplo, personas deprimidas o con problemas de ansiedad o angustia, se describe con mayor facilidad cada una de sus patologías, aunque la interpretación, explica el entrevistado, debe realizarse cuando se disponga de al menos 10 obras pictóricas del paciente. Hacerlo de otra manera, digamos, a partir de una sola obra, sería muy subjetivo.

La pictoterapia y la interpretación de los trazos en este tipo de pacientes, establece el funcionario de la Secretaría de Salud, refuerza el concepto que el enfermo tiene sobre sí mismo y le permite entender un poco mejor sus problemas y lo que le rodea, como sucede en la psicoterapia, solamente que sin verbalizar sus experiencias o preocupaciones.

Abordaje integral

El pionero de la pictoterapia en México deja en claro que los enfermos a los que nos hemos referido no podrán rehabilitarse del todo si no siguen un tratamiento adecuado, el cual incluye buen diagnóstico, cumplimiento de la medicación y atención psicoterapéutica permanente.

“Una rehabilitación debe ser psicosocial e integral, sobre todo si hablamos de pacientes bipolares o con esquizofrenia. Hay que partir del hecho que debemos hacer buenos diagnósticos; eso es fundamental, así como no perder el enfoque médico, porque no hay que olvidar que estas personas cursan con una enfermedad mental.

“Debemos vigilar que haya un buen tratamiento farmacológico y después considerar las técnicas alternativas, dentro de las cuales existe la pictoterapia, que ayudan a que el paciente se rehabilite o se controle mejor. Cierto, es una técnica poco común y novedosa, pero es muy agradable para los pacientes.”

Los enfermos que dibujan no se dan cuenta, pero mediante la pintura “están reestructurando los sistemas de identificación simbólica a nivel consciente y los complejos afectivos, en una especie de autocuración. El arte nos ayuda a todos y, evidentemente, proporcionar técnicas terapéuticas alternativas es enriquecedor para cualquier persona. Estoy completamente convencido de ello”, concluye el galeno.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Salud Mental

Todo sobre pruebas antidoping


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore