Enfermedades por el cambio climático

  • SyM - Juan Fernando González G.
Enfermedades producidas por el cambio climático, Calentamiento global
12 padecimientos infecciosos podrán propagarse a regiones donde ahora no son habituales.

El calentamiento global no sólo ha ocasionado intensos huracanes o derretimiento de glaciares, también ha cambiado y extendido la distribución de microorganismos que causan enfermedades, 12 de los cuales han sido identificados.

A lo largo de los últimos 50 años el ser humano cambió como nunca la composición de los ecosistemas, en aras de satisfacer la creciente demanda humana, lo que ha dado como resultado una pérdida sustancial de la diversidad de vida en la Tierra.

Docena trágica

Los expertos en salud de la Sociedad para la Conservación de la Vida Salvaje (WCS, por sus siglas en inglés) publicaron un informe en el que señalan 12 padecimientos infecciosos que pueden propagarse incluso a regiones donde ahora no son habituales, como resultado del cambio climático.

Según los científicos, se deben vigilar los desplazamientos y variaciones en la población de las especies animales, pues sólo así se podrá prevenir la aparición de estas enfermedades, ya que se trata de padecimientos infecciosos que pueden transmitirse de animales a humanos (zoonosis).

Aunque las 12 enfermedades son conocidas por el ser humano, e incluso algunas tienen tratamiento, aún falta información sobre la forma en que se están diseminando y redistribuyendo en el planeta. Además del efecto en la salud humana, estas enfermedades pueden causar enorme daño económico.

  1. Tuberculosis. Ocasiona 3 millones de muertes anuales en el mundo y se manifiesta con debilidad, malestar general, fiebre, sudor nocturno, tos intensa, flemas con sangre, dolor en el pecho y pérdida de peso y apetito. Aunque afecta con más frecuencia a los pulmones, puede extenderse a piel, huesos, ganglios linfáticos, hígado, bazo, intestino, médula espinal y cerebro. Los expertos temen que el cambio climático favorezca el contacto entre ganado y animales salvajes, y con ello aumente su transmisión.
  2. Fiebre del Valle del Rift (FVR). De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta principalmente a animales, pero puede propagarse al ser humano y provocar su muerte. El virus que la ocasiona se identificó por vez primera en 1931, en una granja del Valle de Rift (Kenya), y a partir de entonces se han notificado brotes en diferentes zonas de África y Asia.
  3. Enfermedad del sueño. Científicamente llamada tripanosomiasis africana humana, es un padecimiento tropical muy extendido que puede ser mortal. Se transmite por la picadura de la mosca africana tse-tsé (Glossina sp.). En las fases avanzadas ataca al sistema nervioso central y produce cambios de personalidad, alteraciones del reloj biológico, confusión, trastornos del habla, convulsiones y dificultad para caminar.
  4. Marea roja. Fenómeno natural caracterizado por el aumento de ciertas algas microscópicas que pueden cambiar la coloración del agua del mar, aunque no necesariamente. Dichos microorganismos pueden multiplicarse sin control cuando encuentran condiciones ambientales favorables (temperatura, sal, nutrientes y contaminación) y generan sustancias nocivas que se acumulan en moluscos y peces, los cuales, al ser ingeridos por el ser humano, producen intoxicación que en caso extremo puede causar la muerte.
  5. Gripe aviar. Enfermedad contagiosa provocada por cierto virus que normalmente sólo infecta a las aves y, con menor frecuencia, a los cerdos. No obstante, el germen puede afectar al ser humano cuando éste tiene contacto directo con aves de corral infectadas o con objetos contaminados por sus heces.
  6. Babebiosis. Se transmite por garrapatas y afecta a animales domésticos, salvajes y seres humanos. No causa problemas de gravedad en el hombre, aunque se ha visto que lo hace susceptible a otras enfermedades. El contagio se ha extendido de África, su continente de origen, hacia Europa y América del Norte.
  7. Cólera. Infección intestinal aguda causada por la ingestión de alimentos o agua contaminados por la bacteria Vibrio cholerae. El aumento generalizado de la temperatura de las aguas hace prever un incremento de la incidencia de esta enfermedad que se caracteriza por vómito, diarrea y calambres, lo que puede conducir a deshidratación grave y fallecimiento.
  8. Ébola. Originario de África e identificado por primera vez en 1976, se contagia generalmente por estar en contacto con fluidos corporales de alguien infectado o con monos enfermos. Aún no existe cura para esta enfermedad que mata fácilmente a personas y simios. Hay evidencias significativas de que los brotes de este padecimiento se relacionan con variaciones en el patrón de lluvias.
  9. Fiebre amarilla. Los mosquitos que transmiten este virus se concentran en distintas regiones de África, Centro y Sudamérica. Los cambios de temperatura y las lluvias propician la llegada de estos insectos a nuevos territorios. El estudio de la infección en estos animales ha permitido dar con una vacuna que, hasta el momento, protege a los humanos que viajan a las zonas afectadas.
  10. Parásitos intestinales. Multitud de huevecillos y larvas se transportan y viven en el agua; por tanto, los cambios en las temperaturas y el nivel del mar harán que muchos de ellos sobrevivan durante más tiempo. La consecuencia lógica es que podrán infectar a mayor número de individuos.
  11. Enfermedad de Lyme. Infección bacteriana que se caracteriza por erupción cutánea, hinchazón de las articulaciones y síntomas gripales. Se adquiere por la picadura de cierta garrapata, misma que puede ampliar sus fronteras debido al aumento de la temperatura.
  12. Peste. Infección causada por la bacteria Yersinia pestis, que se propaga principalmente entre ratas y moscas. Históricamente, la enfermedad destruyó civilizaciones enteras y hoy es poco común, pero se piensa que si el cambio climático afecta a las poblaciones de roedores y su distribución geográfica, habrá nuevos brotes de este mal.
descarga este artículo en PDF