Virus, enemigos invisibles - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Virus, enemigos invisibles

Martes 31 de enero del 2017, 04:45 pm, última actualización

Los niños pequeños sufren más infecciones por virus (llamadas virales) de las que podemos imaginar, siendo las más frecuentes catarro común y gripe, enfermedades que pueden repetirse de 8 a 10 veces al año.

Virus, enemigos invisibles
Virus, enemigos invisibles

Ante dicha situación, es común pensar que el chiquillo tiene bajas las defensas o algo anda mal en su organismo; sin embargo, no es así. Aunque la criatura tenga en perfecto estado su sistema inmunológico, este último no conoce a los virus y, por tanto, es incapaz de rechazar la infección, lo que le permitiría crear anticuerpos y quedar preparado para la siguiente exposición.

No obstante, como hay gran variedad de esos microbios, pasará tiempo para que su organismo forme la protección adecuada. Por otra parte, también es importante que tomes en cuenta que si tu hijo asiste a guardería o jardín de niños, está más expuesto a virus, no sólo de resfriado común y gripe, sino a otros más.

¿Qué son los virus?

“Se trata de diminutos organismos que necesitan una célula viva para reproducirse y, una vez que la encuentran, se adhieren a ella, asumiendo el control de algunos de sus procesos. Lo anterior le permite mantener su capacidad para infectar”, explica la pediatra María Guadalupe Pérez Flores, quien se desempeña como catedrática en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A diferencia de bacterias y hongos, los virus no pueden sobrevivir por mucho tiempo fuera de estructuras celulares, donde se da cierta especie de acoplamiento entre la célula humana y el microorganismo, de manera similar al que se da entre una llave con su cerradura.

En vías respiratorias

Como ya lo habrá visto con su hijo, las infecciones virales que se presentan con mayor frecuencia son aquellas que atacan las vías respiratorias. De acuerdo con la Dra. Pérez Flores las más comunes son:

  • Resfriado o catarro común. Ataca el revestimiento de nariz, senos paranasales (cavidades que se encuentran a ambos lados de las fosas nasales) y garganta. Sus síntomas, que inician después de 1 ó 3 días de producido el contacto con el virus, incluyen estornudos, congestión nasal, secreciones acuosas y, en algunos casos, tos.
  • Gripe. Causa escalofrío, fiebre (puede subir hasta 38.5 ó 39.5 grados Celsius), secreción nasal, tos, dolor de cabeza, malestar general e inflamación del revestimiento de nariz y vías respiratorias. Los síntomas comienzan aproximadamente en las 48 horas que siguen a la infección y pueden manifestarse de improviso.
  • Crup. Puede ser causado por diferentes tipos de virus y ataca principalmente a niños de 6 meses a 3 años de edad, en quienes se ven afectados los conductos respiratorios superiores e inferiores. Ello causa dificultad respiratoria, sobre todo al inspirar, debido a que se manifiesta inflamación en la membrana que recubre los conductos respiratorios estrechándolos.

Comunes en la infancia

Varias infecciones virales son frecuentes en los pequeñines, mismas que debido a sus síntomas son reconocidas fácilmente por el médico; de acuerdo con la entrevistada, entre ellas se encuentran:

  • Sarampión. Se manifiesta entre los 7 y 14 días después de la infección mediante fiebre, congestión nasal, irritación en garganta, tos seca y enrojecimiento de ojos. Luego aparecen diminutas manchas blancas en boca y, después de 3 a 5 días, tiene lugar erupción en cuello y periferia de las orejas que pica ligeramente y adopta aspecto de superficies irregulares, planas y rojas. En 1 ó 2 días se extiende hacia tronco, brazos y piernas, mientras empieza a desaparecer del rostro.
  • Rubéola. La enfermedad inicia con periodo de 1 a 5 días de ligero malestar, con inflamación de ganglios de cuello y nuca (glándulas que ayudan a la defensa del cuerpo contra infecciones) y, en algunas ocasiones, dolor articular. La garganta no se inflama pero se pone roja al principio de la enfermedad; aparecen erupción leve que dura aproximadamente tres días y manchas en paladar.
  • Varicela. Provoca erupción formada por grupos de manchas pequeñas, planas o elevadas, ampollas llenas de líquido y costras, lo cual va acompañado de comezón. Estos síntomas comienzan entre los 10 y 21 días después de adquirido el virus.
  • Parotiditis. También conocida como paperas, se trata de infección contagiosa que causa agrandamiento doloroso de las glándulas salivales, escalofríos, dolor de cabeza, falta de apetito, sensación de malestar general y fiebre baja o moderada.
  • Hepatitis A. ocasiona inflamación en hígado y puede manifestarse con algunos de los siguientes síntomas: falta de apetito, malestar general, náuseas, vómito y, con frecuencia, fiebre, dolores articulares y manchas rojas en la piel.

En aparato digestivo

Seguramente habrás escuchado algún comentario sobre el rotavirus. Pues bien, se trata de virus específico que representa la causa más importante de diarrea aguda (intensa) inductora de deshidratación grave que pone en peligro la vida de los niños menores de dos años de edad. En México puede presentarse en cualquier época del año, pero existe mayor prevalencia durante las temporadas de otoño e invierno.

El cuadro se inicia de manera abrupta con vómito y fiebre, seguidos de diarrea acuosa y abundante. La temperatura baja rápidamente, los vómitos ceden dentro de 24 a 48 horas y la diarrea en 2 a 7 días.

¿Qué hacer?

El tratamiento de las infecciones virales es a base de reposo, ingesta de líquidos y medicamentos que disminuyan los síntomas ocasionados por la enfermedad, como fiebre, dolor y malestar general. En algunos casos, dependiendo de la severidad, se valora el uso de fármacos antivirales y, sólo si hay infección bacteriana agregada, se justifica el empleo de antibióticos.

“En los casos de infección de vías respiratorias que incluyan cuadro gripal o en aquellos que ocasionan erupción con prurito (ardor y comezón) intenso deberá valorarse la administración de antihistamínicos (ayudan a controlar la congestión y flujo nasal), así como de algunas sustancias o soluciones tópicas (de aplicación directa en la zona de la piel afectada), respectivamente”, señala la especialista.

Además, enfatiza que es necesario tener presente que, al igual que las bacterias, los virus han desarrollado multitud de mecanismos para explotar la debilidad del sistema de defensas. Estas estrategias que le dan al microorganismo tiempo para establecerse en los tejidos son tan efectivas que persisten en el afectado de manera indefinida sin producir enfermedad.

“Entre tales habilidades se encuentra la de infectar a las células del sistema inmunológico, dejando al organismo susceptible a la infección por bacterias, hongos y otros virus, así como evitar que el mecanismo de defensas los reconozca”.

La mejor manera de proteger a su hijo de sufrir el ataque de algunos virus, como el del sarampión, rubéola, varicela, paperas o hepatitis A (además de algunas bacterias), es llevándolo a vacunar de acuerdo al Esquema Nacional de Vacunación. Y, en caso de infección, acuda al pediatra para que sea evaluado y procúrele los cuidados adecuados para evitar que la enfermedad se complique.

Vías de Contagio de Infecciones Virales Comunes

Enfermedad

Transmisión

Resfriado común

Inhalación de microgotas de saliva y contacto directo.

Gripe

Inhalación de microgotas de saliva y contacto directo.

Crup

Inhalación de microgotas y contacto con objetos infectados.

Sarampión

Inhalación de microgotas de saliva contaminada.

Rubéola

Inhalación de microgotas de saliva y contacto directo.

Varicela

Inhalación de microgotas de saliva.

Parotiditis

Inhalación de microgotas y contacto con objetos infectados.

Hepatitis A

Consumo de agua y alimentos contaminados con excremento.

Rotavirus

Consumo de agua y alimentos contaminados.

¿Cómo se defiende el organismo?

Cuando un virus ingresa al cuerpo inmediatamente se activan distintas variedades de linfocitos o glóbulos blancos (células sanguíneas de defensa), los cuales actúan de manera similar a como lo haría un ejército para defender su territorio. Así, los denominados linfocitos B y T aumentan en número, promoviendo la formación de anticuerpos y de células asesinas que atacan a las que ya están infectadas. Pero además de esto, los linfocitos T generan sustancias químicas que ayudan a suprimir la capacidad infecciosa del virus.

 

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Tos

Broncoscopia


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore