Nuevos tratamientos para tuberculosis - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Continúa la lucha contra la tuberculosis

Miércoles 22 de marzo del 2017, 01:03 pm, última actualización

En México se reportan 20 mil casos anuales de tuberculosis, enfermedad que se manifiesta con tos persistente, expectoraciones con sangre, pérdida de peso y fiebre. Generalmente daña a los pulmones, pero puede extenderse a otras partes del organismo y ocasionar la muerte.

Tuberculosis

Todos estamos expuestos a la bacteria que ocasiona la tuberculosis, conocida como bacilo de Koch o Mycobacterium tuberculosis, pues cuando los enfermos tosen la expulsan y cualquier individuo puede aspirarla; sin embargo, sólo presentan el padecimiento quienes tienen sistema inmunológico (aquel que nos protege de infecciones) debilitado, ya que no generan las defensas necesarias para combatir a los microorganismos invasores.

Aunque niños y ancianos son más susceptibles a adquirir la infección, cabe destacar que hay diversos factores de riesgo para desarrollarla, como desnutrición, algunas enfermedades (por ejemplo, sida), predisposición genética y administración de ciertos medicamentos (como cortisona).

Grave problema

Pese a las jornadas de vacunación, la tuberculosis sigue siendo un problema de salud pública, ya que al año ocasiona tres millones de muertes en todo el mundo. Esta enfermedad se manifiesta con debilidad, malestar general, pérdida de peso y apetito, fiebre, sudores nocturnos, tos intensa, expectoraciones con sangre y dolor en el pecho.

Aunque afecta con más frecuencia a los pulmones, puede extenderse a otros órganos, como piel, huesos, ganglios linfáticos (mecanismos de defensa), hígado, bazo (se encuentra a la izquierda del estómago), intestino, medula espinal y cerebro, por lo que si no se diagnostica a tiempo ni se recibe tratamiento, puede acabar con la vida.

Ahora bien, ante la problemática que genera este padecimiento, especialistas del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) de la Secretaría de Salud (Ssa) realizan estudios para conocer los mecanismos de defensa que se activan cuando Mycobacterium tuberculosis ingresa al organismo y desarrolla la enfermedad, así como la respuesta inmune que genera el pulmón. A decir del Dr. Eduardo Sada Díaz, jefe del Departamento de Investigación en Microbiología del INER, "al conocer mejor estos elementos será posible obtener tratamientos y vacunas más eficaces, lo que a su vez permitirá que el uso de antibióticos sea sustituido por sustancias que mejoren las defensas".

Cabe destacar que en el INER ya se ha ensayado nueva vacuna experimental en modelos animales (ratones) y hasta ahora se han obtenido resultados alentadores, "pero para poder aplicarla en humanos se requieren más pruebas que demuestren su eficacia al 100%", indica el especialista.

¿Qué ocurre en el organismo?

Una vez que las bacterias causantes de la enfermedad ingresan al organismo, el sistema inmunológico inmediatamente estimula la producción de células defensoras conocidas como macrófagos alveolares, las cuales se comen a las "invasoras". Sin embargo, esta acción no detiene a Mycobacterium tuberculosis, ya que es capaz de crecer y reproducirse dentro de la estructura que la ingirió para luego romperla y trasladarse a otras regiones del pulmón y sistema circulatorio, de donde se dirigen a otros órganos.

Sada Díaz explica que "mientras el bacilo de Koch se disemina por el organismo humano, éste activa otros mecanismos de defensa, como las células llamadas linfocitos (tipo de glóbulos blancos), que a su vez generan sustancias llamadas citocinas para evitar que la bacteria siga reproduciéndose; asimismo, alrededor de los sitios en donde se aloja el microorganismo se genera inflamación, con lo que se detiene su propagación.

Cabe destacar que las células y sustancias de defensa creadas por el cuerpo humano sólo matan un porcentaje de Mycobacterium tuberculosis, pues las sobrantes quedan en estado de latencia, es decir, su actividad se bloquea temporalmente, pero cuando el sistema inmunológico por alguna razón se debilita vuelven a activarse y reproducirse, lo que pone al afectado en alto riesgo de desarrollar nuevamente la enfermedad.

Por lo anterior, es muy importante tomar en cuenta que ante los primeros síntomas de tuberculosis es necesario acudir al neumólogo (especialista en enfermedades pulmonares), quien solicitará análisis de una muestra de secreciones y radiografía de tórax para confirmar el diagnóstico, posteriormente, prescribirá combinación de antibióticos por un periodo de 12 meses o más.

Pero el tratamiento de tuberculosis también debe indicarse (aproximadamente durante nueve meses) a las personas que conviven con el paciente, ya que aunque no presenten la enfermedad tienen la bacteria en su organismo y son susceptibles a desarrollarla.

Nuevos hallazgos

El laboratorio a cargo del investigador del INER tiene importantes actividades en relación con tuberculosis, una de ellas consiste en mejorar el diagnóstico de la enfermedad mediante la utilización de métodos más rápidos que los convencionales, área en la que ha invertido aproximadamente 14 años de trabajo.

La detección tradicional del microorganismo se efectúa al observar cultivos de las secreciones del pacientes a través de un microscopio; sin embargo, "esta técnica resulta poco práctica debido a que el microbio se identifica hasta después de seis semanas de haber ingresado al organismo. Por otra parte, los resultados no son 100% seguros, ya que hay quienes están infectados por Mycobacterium tuberculosis y lamentablemente no siempre es posible confirmarlo bajo la óptica del laboratorio clínico", afirma el especialista. Es por ello que ha desarrollado otro método de diagnóstico a partir de investigaciones propias y de otros grupos científicos, el cual consiste en buscar la bacteria (contenida en muestras de secreciones) a través de la identificación de su ADN (ácido desoxirribonucleico).

Otra línea de investigación que ha abordado Sada Díaz se centra en el estudio de la respuesta inmune del pulmón, que es el proceso que se activa cuando la bacteria ingresa al organismo, es ingerida por los macrófagos y éstos desarrollan una serie de señales que permiten que otras células de defensa se activen. Anteriormente, el análisis de ello se realizaba en sangre, pero debido a que tal fluido no expresa lo que sucede dentro del órgano en cuestión, se requirió el estudio de sus células.

La exploración y obtención de tejido pulmonar de pacientes con tuberculosis se realizan mediante fibrobroncoscopia, método que consiste en introducir un tubo delgado al órgano, mediante el cual se extraen células y, con ayuda de un aparato de fibra óptica, se efectúa minuciosa revisión de su estructura. Posteriormente, se separan los macrófagos alveolares y poblaciones de linfocitos (participantes de respuesta inmune) y, una vez logrado el aislamiento, se estudia su capacidad de comer y destruir a Mycobacterium tuberculosis, así como el potencial para generar la respuesta inmune. "Con tal conocimiento, será posible tener mejor control de la enfermedad", puntualiza el doctor Sada Díaz.

SyM - Gonzalo de Garay

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Tos

Broncoscopia


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore