Influenza, más que un resfriado - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

26 Mayo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Influenza, más que un resfriado

Viernes 27 de enero del 2017, 12:22 pm, última actualización.

Un virus es el causante de una enfermedad llamada influenza, que tiene síntomas similares a los del resfriado o gripe común, por lo que puede llegar a confundirse. Sin embargo, es más severa, y si no se tienen cuidados culmina con la muerte.

Influenza, Gripe

Durante el invierno es común que se vean afectadas las vías respiratorias, debido a las bajas temperaturas y a la proliferación de gran cantidad de virus. En particular, uno de estos dañinos microorganismos se dirige a bronquios y pulmones, dando origen a la llamada influenza (flu en países sajones), que puede complicar la salud de quien la padece.

La presencia de esta enfermedad se extiende en el hemisferio Norte (en el que se ubican México y Estados Unidos) de noviembre a marzo o abril de cada año, aunque no es nada raro que se presente en cualquier otra época. En tanto, en el hemisferio Sur (Australia y Suramérica) aparece con mayor frecuencia entre abril y septiembre.

El virus de influenza, llamado Myxovirus influenzae, es transmitido de manera indirecta al ser humano: el agente infeccioso reside en los intestinos de las aves, sobre todo en las acuáticas (patos, por ejemplo), de manera que cuando su excremento entra en contacto con el ambiente se aloja en otros animales que a su vez lo transmiten al hombre. Quienes son más susceptibles de padecer su embate son los bebés menores a 1 año, jóvenes entre 15 y 24, y adultos mayores de 45, al igual que individuos que han sufrido asma, bronquitis o enfisema, y aquellos cuyo sistema inmunológico se encuentra debilitado.

Las apariencias engañan

La influenza puede presentar en primera instancia los mismos síntomas que un resfriado o catarro, pero al paso de las horas la fiebre y los dolores de cabeza, muscular y de pecho se hacen más intensos, además de que hay debilidad y agotamiento que pueden durar hasta tres semanas. Un rasgo distintivo de este padecimiento es que no siempre hay flujo nasal, estornudos o dolor de garganta, como sucede en el resfriado común.

Aproximadamente al quinto día de sufrir la enfermedad se registra leve mejoría, aunque el agotamiento se extiende durante una semana más. Este periodo es también el más contagioso, por lo que se debe evitar tener contacto con el enfermo.

La influenza se transmite fácilmente a través de estornudos o tos, al hablar o por contacto directo al saludar o besar a un enfermo. El virus se introduce por nariz o boca, se aloja en las vías respiratorias y destruye las células ahí localizadas para poder multiplicarse, acción que favorece la actividad de ciertas bacterias, causantes de los malestares de un resfriado, por lo que es común autoprescribirse analgésicos que aminoren las molestias. El microorganismo puede llegar hasta los bronquios, lo que puede originar fiebre, tos seca y, posteriormente, bronquitis y neumonía. Es importante señalar que, en casos extremos, si el número de glóbulos blancos disminuye notablemente por causa del ataque del virus, puede traer otro tipo de consecuencias, como leucemia.

Vacuna bendita

Algunos estudiosos de la historia de la Medicina ubican los primeros indicios de esta afección hace más de mil años. Sin embargo, en 1918 se suscitó una epidemia de influenza (tal vez la más devastadora) en Europa, que condujo a la muerte a más de 20 millones de personas. Tras esta situación de emergencia, los biólogos de ese tiempo lograron aislar el virus -al que nombraron Myxovirus influenzae-, para realizar experimentos y tratar de obtener una vacuna, lo cual se consiguió en la década de los 40, gracias al trabajo del biólogo británico Frank McFarlane, quien investigó distintas cepas del microorganismo obtenidas de huevos de gallina, pues era sabido ya que en las aves está el origen del virus. Es así que se reconoce al inglés como el precursor de las vacunas que todavía hoy se aplican para prevenir la influenza.

Las primeras pruebas con humanos se hicieron en 1943, en plena Primera Guerra Mundial, y desde entonces se ha dado seguimiento a los estudios, ya que pese a clasificar el virus en tres categorías (A, B y C de acuerdo al grado de peligrosidad), los investigadores han identificado que se modifica constantemente y encuentra nuevas formas de atacar.

Investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) efectúan año tras año un rastreo de las cepas, iniciando el muestreo en China, pues creen que es en ese país donde surgen las epidemias de influenza. De allí se extienden al resto de Asia, siguen por Norteamérica, Europa y finalmente América del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

Si no conocías las características de esta enfermedad toma tus precauciones a partir de esta temporada, busca ayuda del médico y pregúntale sobre la vacuna contra influenza que, como ya se vio, puede disfrazarse de insignificante resfriado.

SyM - Domingo de la Mora

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Tos

EPOC, incapacidad para respirar


Ver más...

En algunos casos de implante de válvulas cardiacas se utilizan válvulas de vaca y oveja como reemplazo. La ventaja de estas válvulas biológicas es que los pacientes no necesitan tomar anticoagulantes de por vida.




Comscore