Vitamina C, sube las defensas cuando baja la temperatura - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Vitamina C, sube las defensas cuando baja la temperatura

Viernes 30 de junio del 2017, 02:33 pm, última actualización

Los ataques de microorganismos que afectan las vías respiratorias se multiplican especialmente cuando baja la temperatura y la humedad ambiental, así que en invierno conviene aumentar el consumo de vitamina C, la cual fortalece nuestras defensas (sistema inmunológico) y protege la función pulmonar.

Vitamina C, protectora del sistema de defensas
Vitamina C, sube las defensas cuando baja la temperatura

Protección contra infecciones por virus

El sistema inmunológico nos protege del ataque de microbios que puedan generar infecciones. Pensemos, por ejemplo, en la invasión de virus causantes de resfriados o gripe, ante los cuales estaríamos indefensos si el proceso protector no trabajara o lo hiciera en forma deficiente, lo que puede suceder cuando la temperatura baja.

Para evitar que esto ocurra interviene la vitamina C o ácido ascórbico, compuesto con propiedades químicas que fortalece nuestras defensas, es decir, al conjunto de células (fagocitos y linfocitos) encargadas de reconocer y destruir a los agentes agresores del organismo.

En virtud de que el ser humano no produce por sí mismo la vitamina C, debe recibirla a través de la alimentación mediante el consumo de frutas como kiwi, naranja, limón, mandarina, guayaba y melón, así como jitomate, papa y espinaca.

Ubicada dentro de la categoría de vitaminas solubles en agua (hidrosolubles), la vitamina C es potente antioxidante, es decir, brinda protección a las células contra los llamados radicales libres, cuyo cometido es acelerar el envejecimiento celular, problema que se acentúa en fumadores y personas que se exponen demasiado al sol.

Estudios realizados por el Instituto Nacional de Cáncer (en Estados Unidos) han demostrado relación directa entre el consumo de alimentos ricos en vitamina C y la reducción de ciertos tipos de cáncer, al parecer porque ofrecen protección a las células y con ello, se impide la formación de tumores. De hecho, actualmente se investiga el mecanismo de acción del ácido ascórbico y sus efectos sobre el corazón, con resultados no concluyentes, pero sí alentadores.

Vitamina C para niños

Cuando la presencia de vitamina C es pobre, al organismo se le dificulta absorber el hierro que se incorpora a través de los alimentos, lo que facilita el desarrollo de anemia, es decir, disminuyen en sangre los niveles de hemoglobina (proteína que se encuentra en glóbulos rojos y transporta oxígeno desde pulmones a todo el cuerpo utilizando como vías a venas y arterias).

La deficiencia de vitamina C genera síntomas como:

  • Cansancio.
  • Palidez.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensación de falta aire.
  • Pérdida de apetito.
  • Diarrea.

Al no recibir la cantidad de oxígeno adecuada, ciertos órganos no cumplen debidamente su función, siendo en los niños aún más peligroso, ya que su crecimiento y desarrollo cerebral puede verse comprometido; además, crece el riesgo de que sufran escorbuto, enfermedad que suele afectar a pequeños de 6 a 12 meses de edad desencadenando variados síntomas, desde falta de apetito e imposibilidad para aumentar de peso, hasta irritabilidad y alteraciones en los huesos que producen dolor.

Por otra parte, la vitamina C es requerida por numerosas enzimas (sustancias que descomponen los alimentos para que sus nutrientes puedan ser aprovechados) para su óptimo funcionamiento; también interviene en el crecimiento y mantenimiento de huesos, dientes, encías, ligamentos y vasos sanguíneos, así como en la cicatrización de heridas y quemaduras.

Por si fuera poco, el ácido ascórbico contribuye al metabolismo (proceso de absorción y aprovechamiento por parte de las células del organismo) de grasas para que no se acumulen en el cuerpo, en otras palabras, puede ayudar a evitar el sobrepeso u obesidad.

¿Cuánto comer?

Las necesidades diarias de vitamina C varían en cada individuo, pero puede considerarse que una dosis normal oscila entre 20 y 60 gramos, lo cual se consigue al consumir una naranja, un kiwi o dos mandarinas; sin embargo, para una mujer embarazada o en periodo de lactancia, los requerimientos cotidianos deben registrarse entre 80 a 100 gramos.

El organismo posee cierto mecanismo que regula la absorción de ácido ascórbico, de forma que si recibe cantidad superior a la requerida, el sobrante se elimina fácilmente a través de la orina al cabo de tres horas.

No obstante, las dosis excesivamente altas provocan diarrea o bien, que el líquido de desecho de los riñones se torne ácido y forme cálculos (piedras) renales en quienes están predispuestos a sufrir este trastorno.

Varios expertos aseguran que el jugo de naranja recién exprimido aporta al organismo entre 15 y 35 miligramos de ácido ascórbico, siempre y cuando no transcurran más de 30 minutos de exprimido (después de ese tiempo, el aire provoca su oxidación y ve reducido su efecto a menos de la mitad). 

Selfie de la vitamina C


  • Alimentos que contienen vitamina C: col de Bruselas, coliflor, pimiento y tomate verde, chile, fresa, kiwi, limón, melón, naranja, así como toronja, mandarina, tangerina, piña, papaya, guayaba y mango; otros alimentos que la contienen en menor cantidad son leche, carne y cereales.
  • El grado de madurez de frutas y verduras determina la cantidad de vitamina C que contienen: es menor cuando están verdes, aumenta si están en su punto y luego vuelve a disminuir.
  • Una dieta balanceada que incluya cereales, leguminosas (frijol, haba, alubia y lenteja), productos de origen animal (queso, huevo o carne), frutas y verduras, cubre los requerimientos diarios de vitamina C.
  • El sistema inmunológico se ve afectado si estás sometid@ a fuerte tensión o tiene baja ingesta de vitamina C. Quienes viven en grandes ciudades y sufren estrés a diario se benefician especialmente al consumir ácido ascórbico a través de la dieta diaria o mediante suplementos alimenticios.
  • Ante las bajas temperaturas, no dejes toda la protección de tu salud en manos de la vitamina C, adopta otras medidas para evitar problemas en vías respiratorias, como abrigarte antes de exponerte a ambientes fríos, no fumar y ejercitarte regularmente para fortalecer tus pulmones.

 

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Tos

Broncoscopia


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore