Reflujo gastroesofágico

Reflujo gastroesofágico

 
El esófago está provisto de una especie de “compuerta” controlada por un músculo (esfínter) que evita el regreso de la comida y ácido clorhídrico a causa de los movimientos que ocurren en el estómago (A). Sin embargo, el mal funcionamiento de esta barrera puede ocasionar que los líquidos gástricos regresen hacia la boca por este segmento del tracto digestivo (B).

Esta condición, llamada reflujo gastroesofágico, causa daño al tejido que cubre al esófago, así como dolor quemante en el pecho, regurgitación de comida, producción excesiva de saliva y, debido a la irritación que ocasionan los ácidos gástricos, tos y voz ronca. Aunque se asocia a niños pequeños, es un padecimiento común en personas mayores de 50 años debido al envejecimiento.