Amigdalitis

    SyM
Amigdalitis

¿Qué es?

  • Es la inflamación de las amígdalas, es decir, de los ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la parte de arriba de la garganta, lo cual casi siempre sucede por infección viral o bacteriana.
  • Otras causas poco habituales son infección por hongos o parásitos, así como reacción al humo de cigarro.
  • Los virus que la causan con mayor frecuencia son: adenovirus, de la influenza, de Epstein-Barr y del herpes simple.
  • Por su parte, las bacterias más comunes que la producen son: Grupo A ß-estreptococos hemolíticos (GABHS), Neisseria gonorrea, Haemophilus influenzae y Micoplasma tipo B.
  • Los niños son el grupo más vulnerable a este problema, sobre todo durante los meses de invierno o cuando hace mucho calor.
  • La enfermedad se propaga por falta de hábitos de higiene: no lavarse las manos, compartir utensilios y estornudar sin taparse la boca, entre otros.
  • Enrojecimiento o supuración visibles en la garganta, tos, dolor y dificultad al comer, fiebre, disminución del apetito, malestar general, náuseas y vómito son los síntomas de amigdalitis más frecuentes.

¿Cómo se diagnostica?

  • A través de la observación de los síntomas.
  • Asimismo, el médico (general, otorrinolaringólogo), debe realizarse inspección de la boca y garganta en busca de amígdalas visibles y agrandadas, casi siempre enrojecidas y con manchas blancas.
  • Los exámenes que puede realizarse son: prueba rápida para estreptococos y cultivo de muestra faríngea (exudado).

¿Cómo se trata?

  • Si la infección es por virus, el tratamiento de amigdalitis se enfoca a calmar los síntomas, ya que los antibióticos no son de utilidad en las infecciones de este tipo.
  • La medicación puede incluir: acetaminofén para controlar el dolor y pastillas para disolver en la boca, a fin de aliviar las molestias en la garganta.
  • Si la infección es por bacterias, el médico prescribirá antibióticos, ya sea orales o inyectables.
  • En todo caso, es de utilidad hacer gárgaras de agua tibia con sal, tomar mucho líquido y guardar reposo.
  • En ocasiones, las personas que presentan infecciones repetitivas pueden necesitar cirugía para extirpar las amígdalas (amigdalectomía).

¿Cómo se previene?

  • Sobre todo en el caso de los niños, debe restringirse el acercamiento a personas afectadas por este problema, que tosan o con dolor de garganta.
  • Evitar frío extremo y cambio brusco de temperatura.
  • Practicar buenos hábitos higiénicos, por ejemplo, lavarse las manos con frecuencia, desinfectar las superficies de uso común (manijas de puertas o lavamanos, superficies de trabajo) y cubrirse la boca con el antebrazo al toser. Hay que enseñar a los menores a hacer lo mismo.
  • Consumir frutas y verduras de temporada, por lo menos 5 al día, así como agua en cantidad suficiente (8 vasos diarios).
  • La inflamación de las amígdalas por Grupo A ß-estreptococos hemolíticos (GABHS) debe tratarse a largo plazo, ya que de otra forma puede producir infecciones generalizadas y amigdalitis bacteriana crónica y permanente.

Fuentes:

  • Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos / Institutos Nacionales de Salud (NIH). Amigdalitis. MedlinePlus [en línea].
  • The Nemours Foundation. Amigdalitis. KidsHealth [en línea].
  • Rush University Medical Center. Amigdalitis. Rush, Información de Salud en español [en línea].
descarga este artículo en PDF