Centro de Tos / Guías

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, enfermedad común

¿Qué es?

Es enfermedad sumamente común en tiempos recientes, que provoca gran dificultad para respirar. Engloba dos trastornos:

La mayoría de las personas con EPOC presentan indistintamente estas afecciones, mismas que se originan sobre todo por el humo de tabaco en fumadores activos y pasivos. El trastorno también puede ser producto de contaminación en ambientes interiores (generada por combustibles sólidos en cocina y calefacción), así como por exposición a polvos y productos químicos, e infecciones repetidas de las vías respiratorias.

Los síntomas de EPOC son:

¿Cómo se diagnostica?

Mediante historia clínica y prueba diagnóstica simple, llamada espirometría, que mide la cantidad y velocidad de aire inspirado y expulsado. El examen consiste en soplar con tanta fuerza como sea posible dentro de dispositivo que evalúa la capacidad pulmonar. El resultado puede interpretarse de inmediato.

En ocasiones el especialista (médico general, neumólogo) se vale del estetoscopio para auscultar los pulmones. Este análisis, aunque eficaz, no es determinante, ya que los pulmones pueden parecer sanos a pesar de que la EPOC está presente. Lo mismo sucede con los estudios de imagen (radiografías y tomografías computarizadas); es decir,  pueden ser útiles, pero no son determinantes.

En casos excepcionales el médico ordenará la realización de examen de sangre (gasometría arterial) a fin de conocer la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono.

¿Cómo se trata?

No hay cura para esta enfermedad, pero afortunadamente se puede seguir terapia para controlar síntomas de EPOC e impedir que la condición empeore. Será imprescindible dejar de fumar.

Los medicamentos más comunes en el tratamiento de EPOC son:

En casos severos, o debido a la agudización de los síntomas, se administran antiinflamatorios esteroides por vía oral o a través de una vena. Del mismo modo, es común que se prescriban antibióticos durante las crisis para evitar que cierta infección bacteriana empeore el cuadro.

Algunos enfermos necesitarán oxigenoterapia en el hogar, y otros más se someterán a rehabilitación pulmonar, con lo cual aprenderán a respirar de manera diferente para permanecer activos.

Otras medidas que pueden seguir los enfermos con EPOC:

Conviene señalar que también existen métodos quirúrgicos, los cuales se consideran como última opción. La cirugía consiste en extirpar las partes afectadas (se utiliza principalmente en enfisema), o bien, trasplante de pulmón en casos graves.

¿Cómo se previene?

A través de vida sana, apartada del tabaquismo y de los fumadores activos; además, es necesario alejarse de lugares ostensiblemente contaminados y detectar eventuales fuentes de riesgo (tiraderos de basura y uso de solventes u otro tipo de agentes químicos en el trabajo, por ejemplo).

También será importante no exponerse a cambios bruscos de temperatura y seguir plan de ejercicio, moderado si se quiere, pero constante. Resulta fundamental, asimismo, programar estudios clínicos periódicos para que, en todo caso, sea posible actuar en una etapa temprana de la enfermedad.

Fuentes: