Melón, indispensable en dietas para bajar de peso - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Melón, dulce y aromática hidratación

Jueves 22 de junio del 2017, 09:38 am, última actualización.

Además de sabroso y refrescante, el melón es excelente alternativa para obtener vitaminas y minerales en distintas épocas del año, sin olvidar que puede disfrutarse solo, combinado con otras frutas o acompañando muchos otros alimentos. Descubre sus secretos.

Melón, Hidratación
Melón, dulce y aromática hidratación

Para los mexicanos no es novedad hablar del melón (Cucumis melo L.), al cual reconocemos como un fruto esférico del tamaño de una pelota mediana, con cáscara rugosa y pulpa anaranjada, aunque su apariencia también puede ser lisa o anillada y su interior verde o blanquecino. Sin embargo, esta familiaridad no existía en otras naciones y sólo a partir de la última década del siglo XX se ha convertido en un producto de amplia aceptación en todo el mundo, invadiendo miles de supermercados gracias a su versatilidad.

Tan creciente demanda ha convertido a este producto en objeto de numerosas investigaciones y mejorías genéticas realizadas en Francia, Italia o Estados Unidos, principalmente, que han permitido la obtención de novedosas y exóticas variedades que difieren en tamaño, textura y sabor respecto a las tradicionalmente cultivadas en nuestro país, Europa, Asia o África.

Pero más allá del amplio abanico de opciones con que contamos en la actualidad, los principales argumentos que consolidan al melón como un alimento de alto valor en la dieta son, sin duda, sus diversas cualidades nutricionales y gastronómicas.

Familia distinguida

La melonera o planta del melón posee un tallo que se extiende sobre la superficie de la tierra (rastrero), por lo que no tiene que soportar el peso de los frutos. Cada ejemplar posee flores macho (productoras de polen) y hembra (con pistilo, donde se almacenan los óvulos), de modo que puede ser fecundada por otras plantas de su especie o por ella misma, gracias a la intervención de insectos.

Forma parte de la familia de las cucurbitáceas, la cual comprende unas 700 especies distribuidas en países de clima cálido, muchas de ellas productoras de frutos de gran tamaño. Entre los célebres miembros de este grupo botánico encontramos al pepino (Cucumis sativus L.), calabacita (Cucurbita pepo L.), kiwi (Cucumis metuliferus), calabaza de Castilla (Curcubita maxima) y sandía (Citrullus lanatus, conocida en algunas regiones como melón de agua).

En términos generales, el melón es uno de de los frutos de mayor tamaño y su forma puede ser esférica u ovalada, dependiendo de la variedad. Su pulpa, de agradable sabor y aroma, puede ser blanca, amarilla, anaranjada o verdosa y en su interior alberga una cavidad donde se encuentran multitud de semillas color crema, mezcladas con una masa gelatinosa y viscosa que se elimina con facilidad.

El origen del melón no es del todo claro, pues algunos especialistas sugieren que proviene de África y otros del oeste de Asia; los primeros se apoyan en diversos testimonios que demuestran que los egipcios lo cultivaban desde hace muchos siglos, en tanto que los segundos toman como argumento estudios arqueológicos recientes que han revelado la presencia de semillas de esta planta en la zona del valle de Harapan, en la India.

Sin embargo, la balanza se sigue inclinando ligeramente a favor de la hipótesis del origen africano, ya que en la actualidad todavía se pueden encontrar especímenes silvestres de este vegetal (C. melo agrestis) en algunas regiones del llamado “continente negro”, como el sur del desierto del Sahara. Desde ahí pudo extenderse hacia el suroeste y centro de Asia, llegando a lugares tan distantes como Turquía, las Península Arábiga y la India.

Los egipcios heredaron a griegos y romanos su afición por el melón, y éstos a su vez propagaron su cultivo en Europa. Finalmente, naciones como España y Francia se encargaron de difundir todavía más a esta planta, introduciéndola al continente americano.

En la actualidad se considera que entre los países con producción más importante de este fruto se encuentran Marruecos, Túnez, Egipto, Israel, España, Italia, Francia, Grecia, Estados Unidos, Venezuela, Argentina, Colombia, Ecuador, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil, Costa Rica, República Dominicana, Honduras y México.

Para todos los gustos

A pesar de la amplia variedad de melones que existen es posible agruparlos en unas diez variedades principales mediante la clasificación que realizó el botánico africano Charles Naudin a finales del decenio 1950-60, y que sintetiza años de estudio de esta especie vegetal. Siguiendo el criterio de este científico, las tres especies más conocidas son:

  • Cantaloupe (C. melo cantaloupensis). Se trata de frutos redondos, de tamaño medio (500 g a 1 kg) y superficie rugosa que, por lo general, son de color grisáceo o amarillento con franjas de color verde que les hacen parecer una calabaza. Su pulpa es anaranjada, muy aromática, y su sabor dulce los ha convertido en los favoritos de Europa. Se les cosecha en verano.
  • Inodoros o de invierno (C. melo inodorus). Alcanzan gran tamaño (hasta 5 kg o más), son de forma redonda y su cáscara es lisa, de color blanco, amarillo y verde. La coloración de la pulpa puede variar, de modo que llega a ser blanca, verde o rosada, y aunque su aroma es menos intenso (de ahí su nombre), se conserva durante largos períodos. Es común encontrarlos en invierno, y a esta variedad pertenece el tipo valenciano.
  • Reticulados (C. melo reticulatus). Se les llama así porque la rugosidad de su superficie semeja una red, y también se les conoce como “escritos” porque las escamas recuerdan a las letras hebreas o árabes. Son de forma ligeramente ovalada, tamaño mediano (más de 500 g y menos de 2 kg), muy aromáticos y pulpa anaranjada, blanca o verde. Siendo estrictos, el popular melón chino entra en esta categoría, pese a que sus características hacen que se confunda con los de la primera clasificación (de ahí que hay quienes le llaman falso cantaloupe).

Otras variedades menos conocidas son las flexuosusconomondudainsacharinuschito acidulus, a las que pertenecen frutos de sabor ácido, tan pequeños como una naranja, y otros de forma alargada y dimensiones considerables.

Hidratante y nutritivo

80% de la pulpa del melón está formada por agua, elemento importantísimo en el organismo humano, ya que forma parte de todas las células, es indispensable para formar sangre o jugos digestivos y ayuda a regular la temperatura corporal mediante el sudor, sin dejar de lado que permite la eliminación de toxinas a través de la orina.

A lo anterior se debe añadir que el contenido de azúcares de este fruto es moderado, pues apenas contiene poco más de 30 calorías por cada 100 gramos; debido a ello, resulta muy apropiado para formar parte de dietas para bajar de peso o con bajo contenido de carbohidratos, como la que deben seguir quienes padecen diabetes (altos niveles de glucosa en sangre por mal aprovechamiento o nula producción de insulina).

Otro tanto hay que decir del importante aporte de vitamina C y beta-caroteno, sustancia que se encuentra principalmente en los melones de pulpa naranja y que en el organismo se transforma en vitamina A. Ambos nutrientes poseen acción antioxidante, es decir, ayudan a eliminar radicales libres, que son responsables de envejecimiento celular y cáncer (formación de tumores debido al crecimiento de células anormales) e intervienen en la formación de colágeno (proteína que da firmeza a la piel), glóbulos rojos (encargados de transportar oxígeno en la sangre), huesos y dientes, además de que ayudan al buen funcionamiento del sistema inmunológico (que nos defiende de enfermedades), visión y mucosas (tejido suave y húmedo con alta resistencia a infecciones, como el que cubre a boca o nariz).

Respecto a los minerales, el melón ofrece dos de gran valía: potasio, necesario para el funcionamiento del sistema nervioso, actividad muscular y equilibrio del agua a nivel celular, y magnesio, que además de contribuir con intestino y nervios forma parte de huesos y dientes.

A pesar de todo lo anterior, cabe señalar que este alimento puede generar un poco de malestar estomacal, por lo que se aconseja que las personas con digestión lenta no lo consuman en la cena.

Para concluir, resta decir que el melón es ampliamente consumido en México como postre, solo o acompañado de helado, aunque no podemos olvidar su uso en la elaboración de aguas frescas tradicionales, repostería y cocteles de frutas; sobre esto último, te recomendamos probarlo con piña, manzana, vino blanco seco y licor de cereza, o acompañado de grosellas y zarzamoras.

Otra buena manera de consumirlo es en ensaladas, con hojas de menta fresca, aceite y limón, o bien, con apio, cebollas, aceitunas y mayonesa. Asimismo, para preparar una entrada deliciosa para la comida basta con cortarlo en rebanadas delgadas y combinarlas con jamón serrano.

Esperamos que todo lo anterior te lleve a considerar al melón como un producto que te ayudará a tener una alimentación saludable, sin olvidar que posee la enorme ventaja de que puedes consumirlo durante casi todo el año y de maneras muy diversas.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Verrugas e Hiperqueratosis

Papilomavirus, antesala del cáncer


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore